Hemos hablado aquí de cómo hacer la auténtica fabada asturiana o el cocido madrileño. No podía faltar el tercer gran plato español y de todos el más universal: la paella valenciana. Toca mostrarte ahora cómo hacerla pero no una cualquiera sino la auténtica, porque recuerda -y cualquier valenciano te lo dirá- que la paella sólo hay una, aunque le llamemos paella a casi cualquier receta con arroz.

En la ciudad de Valencia tiene a gala de ser el origen de la paella. Este plato gastronómico lleva siglos sirviéndose en la mesa de los valencianos y en la actualidad se ha convertido en todo un referente de la Marca España, siendo conocida en todo el mundo. Que se lo digan a los millones de turistas que nos visitan cada año. Casi lo primero que hacen al llegar es sentarse a la mesa y pedir una paella. Eso sí, la piden en cualquier sitio de España y, aunque en toda la geografía hay lugares donde hacen paellas exquisitas y muchas de ellas auténticas, en Valencia es donde encuentras la esencia con los productos de la zona. Ahora tienes la oportunidad de emularla tal cual en tu casa.

Muy a tener en cuenta, sobre todo el recipiente

paella valenciana

Lo ideal es hacerlo en una paella, porque sino sería no empezar con buen pie. Cualquier valenciano te dirá que ya sin lo más básico no te quedará una paella verdadera ni igual de bien. Recuerda que el recipiente recibe el nombre de paella (o caldero en algunas comarcas valencianas) y no paellera, como muchas veces se tiende a decir para distinguirlo de la receta.

Y también hay que tener en cuenta que paella sólo hay una, que es la que te vamos a mostrar aquí. Luego hay paellas propias de otras zonas de la Comunidad Valenciana y luego diferentes tipos de “arroz con”: las recetas más habituales son arroz al horno, arroz del senyoret, negro, a banda, etc.