Cuanto más aprieta el calor, más apetece un buen helado. Sin embargo, existen cientos de casuísticas que pueden hacer una muy mala idea comprar los helados en los supermercados: intolerancias, vigilancia de los azúcares y grasas contenidos, o simplemente prefieres hacerlo en casa. ¿Cómo hacer heladoas caseros más naturales y sanos para todo el año? Y es que aunque ahora es cuando más apetece, el helado se ha convertido en un postre apetecible incluso en invierno. Con estos consejos para elaborar helados naturales como las de las mejores tiendas de España, conseguirás un capricho saludable que no hará reconcomerte la conciencia por tomar uno de vez en cuando.

¿Se necesita heladera? ¡Para nada! Si bien es cierto que las heladeras son una ayuda para conseguir un efecto cremoso para los helados caseros naturales, lo cierto es que puedes conseguir la misma textura sin ella. Eso sí, te llevará algo más de tiempo. Es la única diferencia que van en encontrar los comensales.

HELADOS CASEROS NATURALES: POLOS DE YOGUR Y FRUTAS

Comenzamos por uno de los helados favoritos de los niños: los polos. Pero en esta ocasión vamos a utilizar ingredientes que no les suele gustar tanto, sobre todo en verano: frutas y yogur. Puede hacer la receta de frasas, plátanos maduros, frambuesa, de limón, o de lo que os apetezca. Solo se necesitan las propias frutas -con una proporción al gusto-, el yogur natural del tipo griego, algo de edulcorante como el azúcar invertido o la pasta de dátiles, que son más saludables que el azúcar refinado y listo. Solo hay que mezclar todos los ingredientes en un vaso, triturarlos con el procesador y con unos moldes, guardarlos en el congelador al menos 4 horas.

 Polos de fruta caseros