bolsas de plastico y mascarillas

Debido al coronavirus la mascarilla se ha convertido en un complemento que nos acompaña en nuestro día a día. Tanto es así que incluso  Agatha Ruíz de la Prada ha diseñado modelos para Lidl  que seguro que van a volar en cuanto lleguen a las estanterías, y cada vez son más las marcas que lanzan sus propios diseños.

La mascarilla la tenemos que llevar a todos lados, y aunque ya nos hemos acostumbrado a ella, el problema viene cuando nos la tenemos que quitar y no sabemos muy bien qué hacer y cómo guardarla. Desde luego dejárnosla a modo de bufanda o incluso ponérnosla en la frente como si fueran unas gafas de sol no es una buena solución, así que vamos a ver algunas alternativas.

¿Por qué es importante guardar bien la mascarilla?

cuidados de la mascarilla

Lo de guardar adecuadamente este elemento de protección no es ninguna tontería ni algo que debamos tomarnos a la ligera. Si la manipulamos o la guardamos incorrectamente puede estropearse, e incluso puede llenarse de gérmenes y suciedad, lo que también nos podría hacer enfermar.

La mascarilla es un vector de contaminación y por tanto hay que tratarla con cuidado. Esto incluye todo lo relativo a su manipulación, no solo al guardarla. Antes de tocarla debemos higienizarnos las manos y retirarla por las gomas o tiras de sujeción, sin tocar en ningún momento la parte exterior, ya que esta podría estar contaminada.

Comentarios de Facebook