Desokupa
Miembros de Desokupa con Esteve a la cabeza.

La empresa de Daniel Esteve presume de haber realizado más de 1.000 desocupaciones a lo largo de estos últimos años. Desokupa defiende que utiliza métodos legales, pero sus detractores tachan a sus empleados de “matones”. Ético o no, lo cierto es que funciona.

“Somos la empresa especializada en la intermediación amistosa de pisos okupados ilegalmente. Pioneros y creadores de la fórmula legal de desalojo de viviendas ocupadas”. Estas es la carta de presentación de Desokupa. Su director, Daniel Esteve, explica que lo que hace su compañía es intermediar y negociar con el ‘okupa’, a través de la creación de vínculo. Sus contratos son completamente legales, según la propia compañía.

¿Su método? Un control de acceso a la seguridad privada en el que participan “negociadores” -según palabras del propio Esteve- o “matones” -según la versión de sus detractores- .

narcopisos

Los narcopisos pinchan la burbuja inmobiliaria de Barcelona

La proliferación de lo narcopisos en el barrio del Raval desinflaron el precio de la vivienda en esta zona. Ahora, el adinerado barrio del...

Sus clientes son propietarios de viviendas ocupadas que, desesperados por la lentitud de la justicia, optan por contratar a estos comandos para que expulsen a los inquilinos ilegales. La idea parece mas propia de una película que de una empresa, pero la realidad es que es del todo legal. De hecho, a día de hoy y después de casi tres años en el mercado, continúan operando En la Península Ibérica, Canarias y Baleares.

El negocio de Desokupa comenzó en Barcelona. De hecho, durante sus inicios sólo trabajaba en la Ciudad Condal y al rededores, pero su popularidad -y eficacia- aumentó en un tiempo récord. Ese aumento de su fama trajo consigo nuevos clientes y por lo tanto nuevos horizontes y lugares en los que trabajar. Ahora Esteve tiene hombres repartidos por toda España, aunque es en Barcelona donde tiene su base o su sede central.

Desde su nacimiento, Esteve siempre ha negado prácticas violentas para conseguir el desalojo de los ‘okupas’ o de los inquilinos precarios. De hecho, defiende que nunca han arrastrada a nadie por la calle para expulsarla de la vivienda. Sin embargo, los críticos con sus actuaciones denuncian prácticas que escapan a la Ley para conseguir su objetivo.

Para contratar a esta compañía el cliente ha de demostrar primero que es el propietario del inmueble que desea desalojar. Para ello ha de presentar las escrituras del piso. Una vez certificada la veracidad de las escrituras y firmado el contrato, Desokupa se encarga de realizar una primera visita al ‘okupa’ -en algunas ocasiones lo hacen junto al propietario- para mediar en la negociación. Eso sí, un negociador con un aspecto poco pacífico y más parecido a un puerta de seguridad de una discoteca es el encargado de acompañar al propietario.


Si la primera visita no resulta efectiva. Es decir, si tras el primer encuentro el inquilino ilegal no cede en su ‘okupación, la empresa monta un operativo de control de acceso a la propiedad privada, que se dedica a hacer guardia las 24 horas del día. Lo que buscan estos peculiares negociadores es desgastar a los ‘okupas’ e incomodarles con su presencia. Además, les ofrecen una compensación económica para abandonar el inmueble por las buenas y les advierten que, si un día la vivienda se queda vacía, no podrán volver a entrar.

Lo cierto es que en muy pocas ocasiones los ‘okupas’ acceden a abandonar la vivienda de primeras y en la gran mayoría es necesario la presencia durante todo el día de los hombre de Esteve. Hombres que ya sólo con su presencia intimidan al o a los inquilinos. De todos modos, el director de Desokupa explica que si la situación del desalojo pacífico se tensa, siempre han requerido la presencia policial.

¿RELACIÓN CON LOS MOSSOS?

Una relación entre Policía y miembros de Desokupa que ha desatado recientemente los rumores sobre una supuesta colaboración entre ambos grupos en los desahucios que tienen lugar en la ciudad de Barcelona. Un supuesto que ha tomado tanta fuerza que hasta el conseller de Interior, Miquel Buch, ha tenido que salir a la palestra para negar esta vinculación.

Buch negó este miércoles que haya una “complicidad” entre los Mossos d’Esquadra y la empresa Desokupa en los desahuciosen Catalunya, ya que asegura que el papel de la policía catalana en los desahucios es acompañar a la comitiva judicial para garantizar su seguridad. El conseller se pronunció durante la sesión de control al Govern en el pleno del Parlament, tras las preguntas de la diputada de la CUP Maria Sirvent, que ha acusado a los Mossos de colaborar con Desokupa en un desahucio “ilegal” en el barrio de Poble Sec de Barcelona el 15 de enero.

Sirvent afirmó que ese día una decena de “matones” de Desokupa fueron a desahuciar a varias personas de un edificio de Poble Sec y que, según ella, los Mossos entraron por la fuerza a los domicilios y sin orden judicial para ayudar a la empresa.

NI RASTRO DE LAS CUENTAS

En cuanto a la actividad económica de la empresa, MERCA2 ha intentado tener acceso a sus cuentas, pero no ha encontrado ni rastro de ellas en los portales de información comercial de empresas. Además, este medio se ha puesto en contacto con Desokupa vía email, pero no ha obtenido respuesta alguna. Los únicos datos conocidos son los pocos que Esteve ha aportado en alguna que otra entrevista, entre los que destaca la tipología de clientes: Un 30% fondos de inversión y un 70% particulares.