China
Trump y Xi Jinping

China ha pasado en unos días de ser un desastre medieval donde sus conciudadanos asalvajados comen murciélagos vivos a convertirse en una lección para el resto del planeta tierra por su maestría de la hora de frenar la pandemia.

Y ni una cosa ni la otra: porque todo lo que leemos de China, no se olviden, está condicionada por la colección incomprensible de intereses geopolíticos que componen la segunda parte de ‘La guerra de las galaxias’ entre capitalistas que son proteccionistas, a conveniencia, y comunistas que son liberales cuando les interesa.

ESTADOS UNIDOS, CHINA Y LA LIBERTAD DE PRENSA

Donald Trump, siempre dispuesto a la hostilidad, anunció el pasado martes que comenzaría a tratar a cinco compañías estatales chinas como a embajadas extranjeras. Este hecho obliga a canales como CGTN a aportar los nombres, edades y direcciones de sus empleados.

Xi Jinping no se quedó atrás y anunció que los corresponsales de The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal, Voice of America y Time debían hacer las maletas por sus supuestas injerencias.

China
Trump

¿El motivo? El real es que Washington y Pekín están tensionando la cuerda a raíz del Covid-19 y la excusa de China es que The Wall Street Journal tituló una columna de opinión de esta forma: “China es el verdadero enfermo de Asia“.

El gigante asiático aseguró que “el pueblo chino no da la bienvenida a los medios que utilizan lenguaje racial discriminatorio y que con malicia difaman y atacan a China. Por tanto, se ha decidido que, con fecha de hoy, se revocarán las credenciales de prensa a tres periodistas del Wall Street Journal”.

AUTODEFENSA

China echa a medios norteamericanos antitrumpistas por sus supuestas complicidades imperialistas con Trump. El Ministerio de Relaciones Exteriores dice que las medidas “son completamente necesarias y recíprocas y China se ve obligada a tomarlas como respuesta a la opresión poco razonable que los medios chinos experimentan en Estados Unidos”.

“Son una autodefensa legítima y justificada en cualquier sentido. Lo que Estados Unidos ha hecho es atacar exclusivamente medios chinos, y por tanto ha estado motivado por una mentalidad de la Guerra Fría y la parcialidad ideológica”, añaden.

El Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos asegura que “la decisión del Partido Comunista Chino de expulsar a periodistas de China y Hong Kong es otro paso más para privar al pueblo chino y al resto del mundo del acceso a información veraz sobre China”.

PREOCUPACIÓN ENTRE LOS CORRESPONSALES EN CHINA

El Club de Corresponsales Extranjeros en China (FCCC) ha expresado su “profunda preocupación y firme condena. La medida tomada contra los corresponsales del WSJ es un intento evidente y extremo de las autoridades chinas de intimidar a los medios extranjeros al tomar represalias contra sus corresponsales en China”.

“Los corresponsales miembros del FCCC y sus colegas en China sufren con cada vez mayor frecuencia acoso, vigilancia e intimidación por parte de las autoridades. La expulsión de los tres periodistas del WSJ es solo la última, y más alarmante, medida que han adoptado las autoridades”, explican.

FANFARRONERÍA

Los tics matoniles de estos dos gigantes imperialistas están acompañados por golpes bajos: Donald Trump califica el Covid-19 como el “virus chino” o “virus de Wuhan” y un portavoz del Ministerio de Exteriores chino aseguró sin pruebas que el coronavirus fue llevado a Asia por las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Estados Unidos, policía mundial que deja morir a sus compatriotas con cáncer, y China, ejemplo de falta de respeto a los derechos humanos y a las libertades individuales, se están pegando fuerte. ¿Por motivos humanitarios? Ja: por dinero.

REPORTEROS SIN FRONTERAS APUNTA A CHINA

Reporteros Sin Fronteras ha recordado que “sin el control y la censura impuesta por las autoridades de China, los medios chinos habrían informado a la ciudadanía mucho antes de la gravedad de epidemia de coronavirus, salvando así miles de vidas y evitando, quizás, la actual pandemia”.

Trump
Xi Jinping. Foto: Youtube.

La ONG dice que “en un análisis publicado el 13 de marzo, los investigadores de la Universidad de Southampton sugieren que el número de casos de coronavirus en China podría haberse reducido en un 86% si las primeras medidas, que se tomaron el 20 de enero, se hubieran implementado dos semanas antes”.

“Si las autoridades no hubieran ocultado a los medios la existencia de un brote epidémico vinculado a un mercado muy popular, el público habría dejado de visitar este lugar mucho antes de su cierre oficial, el 1 de enero”, añaden.

Y rematan: “Si los medios internacionales hubieran tenido acceso total a la información que tenían las autoridades chinas sobre la escala de la epidemia antes del 13 de enero, es probable que la comunidad internacional hubiera evaluado la crisis y la hubiera anticipado mejor, reduciendo el riesgo de que la epidemia se propagase fuera de China y, posiblemente, evitando su transformación en una pandemia”.

Comentarios de Facebook