cardiopatía congénita

Cardiopatía congénita es la enfermedad que ha acabado con la vida de la política socialista Carme Chacón, una enfermedad que afecta a más de 5.000 recién nacidos cada año en España, una enfermedad que no tiene cura y que frena a todos aquellos que la padecen. Dentro de la cardiopatía congénita existen muchas ramas, la de Chacón se denominaba como “transposición de grandes vasos” o “discordancia auriculo-ventricular”, aunque ella prefería decir que tenía el “corazón del revés”.

Su enfermedad provocaba que las aurículas no estuviesen conectadas con los ventrículos adecuados y que los ventrículos estuviesen conectados a las arterias equivocadas, es decir, que el corazón está cambiado de eje y que las venas y las arterias no están conectadas de forma correcta.

Existen más de 25 tipos diferentes de enfermedades provocadas por la cardiopatía congénita.

Las personas que padecen este tipo de afección viven en constante riesgo, y esto lo sabía la exministra de Defensa. Sufría un riesgo mayor que una persona sana al realizar cierto tipo de actividades y experiencias como, por ejemplo, ser mamá. Es más, a las personas que sufren una cardiopatía congénita se les recomienda no tener hijos. Carme Chacón se planteaba un segundo embarazo.

Tampoco pueden realizar deportes, ya que esto acelera al corazón, pero Chacón fue una muy buena jugadora de baloncesto en su adolescencia y decidió seguir jugando durante un tiempo a pesar de los riesgos.

Todo sobre la cardiopatía congénita

Dentro de la cardiopatía congénita existen casos leves y casos graves. En el caso de los leves pueden hacer vida como cualquier otra persona, siempre teniendo ciertas precauciones, pero en el caso de la cardiopatía congénita grave la cosa se complica. Las personas que la sufren tienen un riesgo entre un 20% y un 30% mayor que las personas que no la tienen. Es por ello por lo que los especialistas en medicina afirman que este ha podido ser el motivo de la muerte de la joven socialista que cumplía tan solo 46 años en este año.

cardiopatía congénita

Los doctores han explicado que cuando sucede una muerte súbita está producida por una arritmia que hace que el corazón comience a latir muy rápidamente. Esta velocidad de latido impide tanto admitir sangre como expulsarla, lo que ocasiona que la sangre no llegue al cerebro. Apenas hacen falta 10 segundos para perder el conocimiento, así que si la persona que sufre esta arritmia se encuentra sola es muy probable que no llegue a sobrevivir. Por desgracia es lo habitual.

La cardiopatía congénita, ¿Tiene solución?

En la actualidad se han creado una especie de herramientas llamadas desfibriladores automáticos implantables que cuentan con una eficacia de funcionamiento del 100%. El dispositivo produce un choque eléctrico en el momento en el que se sufre una arritmia para impedirla y para evitar esa muerte súbita. Desgraciadamente no se puede implantar a todo el mundo por el momento.

En el caso de Carme Chacón los médicos consideraron que suponía un mayor riesgo el hecho de implantar un marcapasos que quedarse tal y como estaba. Desafortunadamente, quedarse sin un marcapasos tampoco le ha garantizado un menor riesgo de muerte súbita.

Comentarios