cáncer

El cáncer testicular, como su propio nombre indica, ocurre en los testículos. Estos están dentro del escroto. Unos saquitos de piel que están bajo el pene. La función de los testículos es importante, ya que se encargan de crear los espermatozoides.

Tan solo el 0,5% de los cánceres en los hombres son de este tipo. Este cáncer no entiende de edades, puede sucederte con 14 años o con 45.

Por suerte, el cáncer de escroto es fácil de tratar, pero siempre tienes que estar atento a las señales que te mande tu cuerpo. El principio del cáncer testicular es con un descenso de espermatozoides sanos. El testículo, debido a las células cancerígenas, comienza a fabricar espermatozoides inmaduros.

No se conoce por qué se produce el cáncer de testículos o cómo las células germinativas empiezan a transformarse en anormales. Pero con una simple prueba de ultrasonido es fácil de diagnosticar.

Te comentaré algunos síntomas a los que tienes que estar alerta y si los tienes debes acudir a tu médico.

Bulto en los testículos

cáncer

Como en cualquier otra parte del cuerpo, tener un bulto o un agrandamiento es necesario observarlo y acudir al médico para que lo observe.

La aparición de un bultito en un testículo es, la mayoría de las veces, el primer síntoma de cáncer testicular. Se trata cuando uno de los dos testículos tiene como una masa, al palparlo puedes notar el agrandamiento.

Ten en cuenta que el cuerpo humano es asimétrico. Esto significa que tienes un testículo más grande que otro, al igual que una mano o un seno. Conoces tu cuerpo y sabes el tamaño de tus testículos. En ocasiones, el bulto debido al cáncer puede doler, pero en la mayoría de los casos no sientes nada.