tributos

Cada vez que llega el final de año se anuncian ciertos cambios fiscales que, en mayor o menos medida, acaban afectando a los autónomos. Aunque 2020 ha sido un año diferente al resto en muchas cosas debido a la pandemia de Covid-19, por lo que se refiere a cambios en la normativa fiscal no va a diferenciarse mucho de los demás, porque ya conocemos los nuevos ajustes que van a hacerse.

Uno de los objetivos de cara a los próximos años es perseguir y reducir el fraude fiscal en los negocios, y por ello se han adoptado medidas que afectan a los pagos en efectivo y a la forma de llevar la contabilidad. Dado que en España la mayoría de los negocios están en manos de autónomos, es fundamental que estos conozcan los cambios que se van a realizar.

Los autónomos, principal objetivo de los cambios fiscales

cambios fiscales anunciados

Las relaciones entre la Agencia Tributaria y los trabajadores por cuenta propia nunca han sido sencillas. No es solo que los autónomos tengan que soportar una elevada carga fiscal, es que además se sienten demasiado observados y controlados, ya que muchos de los cambios fiscales los ponen en el punto de mira. Es cierto que se cometen fraudes, pero los profesionales denuncian que la mayoría de los grandes fraudes no proceden precisamente de autónomos.

Y así también lo piensan muchos inspectores de Hacienda. De hecho, muchos de ellos se muestran partidarios de destinar los recursos públicos a luchar contra el gran fraude fiscal, ese que le cuesta a las Arcas Públicas millones de euros cada año. No se trata de no controlar a los autónomos, sino de no hacer un control tan férreo y dedicar los esfuerzos de la Administración a buscar a los verdaderos grandes defraudadores.