Cain
Merlin busca desprenderse de su cartera de oficinas secundarias.

El fondo norteamericano Cain está en pleno proceso de financiación para captar los 200 millones de euros que cuesta hacerse con las oficinas secundarias de Merlin. Las negociaciones se encuentran muy avanzadas, según ha podido saber MERCA2 y la transacción podría cerrarse entre noviembre y diciembre de este 2019.

La empresa estadounidense pretende hacerse con varios inmuebles entre los que se encuentran el complejo Miniparc en Soto de la Moraleja (Madrid) o el complejo Európolis, en Las Rozas (Madrid). Todo estos activos son de menor calidad, con poco peso dentro del portfolio de Merlin y no tienen cabida dentro del plan estratégico de la socimi.

De producirse el acuerdo será la tercera operación del fondo en España. Una operación avanzada por El Confidencial. Antes, Cain ya había comprado un desarrollo de más de 100.000 metros cuadrados en el distrito 22@ de Barcelona y un solar de 67.000 metros cuadrados de suelo logístico en el sur de Madrid.

La desinversión de esta cartera llamada ‘Juno’ no es nueva para Merlin. De hecho, hubo negociaciones abiertas con otro fondoApollo-, aunque las conversaciones no llegaron a buen puerto. Aunque el ‘core’ de la socimi dirigida por Ismael Clemente no son estos activos secundarios, sí es cierto que viven un gran momento debido a la escasez de oficinas en zonas como Madrid o Barcelona. Por este motivo, es el mejor momento para desprenderse de esta parte de su portfolio no estratégico.

Merlin

Merlin apuesta por las oficinas prime de Lisboa ante el agotamiento español

La socimi cotizada en el Ibex 35 acaba de presentar resultados y en ellos se concluye que la apuesta por invertir en...

En paralelo a esta más que posible venta, Merlin ha recibido la valoración positiva de Barclays. Los analistas de la compañía de servicios financieros consideran que la venta de estos activos permitiría al gigante inmobiliario reducir su nivel de apalancamiento hasta un loan to value del 38%, según relata ‘Expansión’.

Barclays considera que Merlin podría ir más allá de las previsiones de vender activos por valor de 450 millones de euros en los próximos cuatro años, y captar recursos adicionales para financiar los proyectos de inversión en marcha y mejorar su situación financiera.

La empresa cuenta con dos carteras de oficinas no estratégicas en venta valoradas en 400 millones de euros -entre las que se encuentra Juno-, otra de centros comerciales con valor de 300 millones de euros y podría vender sucursales a BBVA por 300 millones de euros, según el informe.

MERLIN SUMA UN NUEVO ESPACIO FLEXIBLE

Además de todo esto, Merlin ha presentado este miércoles un nuevo espacio flexible de oficinas en el barrio de Salamanca -Madrid- a través de su filial Loom. La instalación, tiene una superficie de 1.900 metros cuadrados y una capacidad para 270 puestos de trabajo.

En concreto, la instalación tendrá 110 puestos fijos y otros 160 distribuidos en casi veinte despachos. Además, el espacio contará con seis salas de reuniones. “Con Loom Salamanca queremos crear un espacio inspirador y exclusivo en consonancia con el barrio que habita y con el espíritu de la marca”, asegura la consejera delegada y fundadora de Loom, Paula Almansa.

El nuevo espacio será la sede de CryptoPlaza, el primer ecosistema de start ups especializadas en cripto activos, con el objetivo de acelerar el desarrollo de la actividad cripto y crear “uno de los ecosistemas de referencia, que conecte la comunidad con inversores e instituciones”, según la compañía.

Los espacios flexibles y el coworking no es uno de los pilares de Merlin, pero tampoco quiere estar alejado de este segmento del sector oficinas. Por este motivo, el pasado marzo adquirió Loom para que llevara la gestión de este tipo de activos. Hasta ese momento, la compañía operaba tres espacios de trabajo flexible, sumando un total de 3.500 metros cuadrados. Con la apertura de Loom Salmanca, Loom suma seis oficinas de trabajo flexible con una superficie total de 10.500 metros cuadrados. Una cifra que permiti a la socimi competir -aquí también- con su máximo rival, Colonial.