Caser Helvetia acuerdo final

Será el próximo 20 de enero, salvo sorpresa de última hora, cuando la aseguradora suiza Helvetia se haga con el 56% de las acciones de Caser. De esta manera, se convertirá en el accionista mayoritario. Se ha impuesto a la belga Ageas, a la española Santalucía y a la holandesa Nationale-Nederlanden.

En su desembarco se va a encontrar con una plantilla compuesta, por término medio, por unas 3.800 personas. De esa cantidad, el 54% corresponde a mujeres. El 46% restante, son hombres. Una mayoría que no se traslada a final de mes a unos emolumentos paritarios.

El salario promedio de los hombres es superior en diez de las doce categorías profesionales existentes en Caser

Así, y a modo de ejemplo, el salario promedio de los hombres en el puesto de director N1 es de 125.250 euros anuales. Trasladado a mujeres, la cantidad es de 108.813 euros. Se trata de 13,1 puntos en contra de estas últimas. Dichas cantidades incluyen la retribución fija, la variable y la ayuda a comida.

Si bajamos un grado en el escalafón, los directores perciben 78.546 euros, frente a los 67.798 euros de las directoras. Por tanto, la diferencia es de 13,7 puntos. Son sólo dos casos, referentes a las categorías profesionales más elevadas. Y no son una excepción. Porque de las doce categorías profesionales recogidas en el informe de gestión consolidado de Caser, visado por EY, sólo en dos (y muy ligeramente) los salarios de las mujeres están por encima de los de los hombres. Eso sin contar el Comité de Dirección, cuya brecha salarial es inexistente porque el mismo está compuesto exclusivamente por hombres.

BRECHA EN CASER POR EDAD

Es en la categoría de director comercial donde la brecha salarial se inclina a favor de las mujeres: 2,2 puntos. Los hombres perciben 72.143 euros de media, frente a los 73.756 de las mujeres. Un dato: en las tres categorías citadas, las posiciones son ocupadas de manera abrumadora por hombres. Ellos son 110, y ellas, 16.

Desde responsable-jefe de proyecto o área, hasta auxiliar, siguen siendo ellos los que más ganan. Sólo en el caso de gestor de clientes, las mujeres están 0,70 puntos por encima. Traducido a euros, hablamos de 164.

Si damos un salto, y en vez de centrarnos en las remuneraciones promedio por categoría profesional, lo hacemos por rangos de edad, las diferencias son todavía más significativas. Sobre todo, cuando la horquilla se refiere a quienes tienen más edad.

En el tramo de edad de 20 a 30 años, la brecha salarial es un 14,2% en contra de las mujeres. Hablamos, por término medio, de salarios de 28.461 euros para los hombres, frente a los 24.433 euros para las mujeres.

La diferencia es similar para aquellos cuya franja está de 30 a 40 años. Pero se dispara hasta 25,5 puntos (de 40 a 50 años), y llega a 38,9 puntos para los que tienen entre 50 y 60 años. En este último caso, el salario promedio para los hombres es de 55.762 euros, frente a los 34.074 euros para las mujeres.

Según el informe de gestión consolidado de Caser, esto se debe al estar los niveles directivos y de categorías más altas ocupados en su mayoría por hombres. Por poner un ejemplo, y con edad entre 50 y 60 años, hay 22 hombres con la categoría de director, frente a cinco mujeres. Los primeros cobran, por término medio, 81.735 euros, mientras que ellas se quedan en 61.759 euros. Una brecha salarial de 24,4 puntos desfavorable para las mujeres.

La brecha salarial en el personal directivo de Caser (sin considerar al comité de dirección) es negativa para las mujeres en 16 puntos. Según el informe de gestión consolidado, “como consecuencia de que las mujeres directivas ocupan en general posiciones en la estructura algo inferiores y con menor antigüedad que los hombres”. La presencia femenina en este nivel es del 11%, claramente inferior al 16% del sector.

Lo que también se va a encontrar Helvetia en Caser es que el 41% del total de la plantilla son empleados con salario a convenio. El 59% restante está con condiciones retributivas por encima de convenio, o con salario cerrado. Las mujeres representan el 40,3% del empleo con salario cerrado, y el 73% del personal con condiciones de convenio. Esto último se debe a que la presencia femenina es mayor en las posiciones administrativas y de call center.