eroski

Si Mercadona consiguió entrar y asentarse en el País Vasco, ¿por qué no iban a poder los supermercados vascos salir de sus dominios y hacerse un hueco en territorios como Madrid? BM y Eroski están inmersos en estos planes, aunque con resultados diferentes. El primero abrirá 50 establecimientos en los próximos diez años; mientras que la estrategia del segundo está en horas bajas. Madrid tiene potencial de crecimiento, pero los errores se pagan caros.

BM es la marca de supermercados de Uvesco, que también engloba a Super Amara (exclusiva de Guipúzcoa). El grupo ha abierto este año una tienda de BM en Villaviciosa de Odón, Boadilla y Hoyo de Manzanares (Madrid), a la que le seguirán otras dos más en Tres Cantos y Majadahonda. En esta última ubicación acaba de abrir también Sánchez Romero su primer supermercado con gasolinera y Conforama.

Sánchez Romero supermercados gasolinera

Sánchez Romero extenderá los supermercados con gasolinera

Los supermercados premiun Sánchez Romero prevén superar los 40 millones de euros de facturación al cierre de 2019, un 10% más que...

Así, estas aperturas encajan dentro del plan de expansión de Uvesco en Madrid. La compañía tiene previsto abrir 50 supermercados de su marca BM en los próximos 10 años. Este plan contará con una inversión de 150 millones de euros, anunció recientemente la compañía. Aunque los planes de la compañía vienen de atrás, concretamente desde 2017, cuando compró 16 tiendas de Gigante en Madrid por 10,5 millones. A partir de aquí se inicia la expansión de los 50 locales que se ha acelerado este 2019 con cinco aperturas de supermercados.

No obstante, a la enseña le está costando encontrar locales que se adecuen a las salas de venta a su modelo de negocio, basado en un servicio personalizado, en la apuesta por el producto local y fresco y el compromiso con el surtido de primeras marcas.

Sus planes chocan de lleno con Eroski. El liderazgo de la cooperativa, que ha tenido que cambiar varias veces de estrategia en la región, se ve ahora amenazado por su rival vasco. Este llegó mucho antes al mercado madrileño. Sin embargo, los problemas de reestructuración de la deuda y la crisis interna que vivió el grupo dieron al traste con sus planes. En 2014 traspasó los 140 supermercados en toda España a DIA. También vendió a Carrefour otros; algo que provocó que la cadena desapareciera casi por completo del resto del territorio nacional, especialmente de Madrid.

Años después, Eroski volvió a la carga. Tras reestructurar la deuda, anunció su intención de crecer fuera del País Vasco y la zona norte de España con nuevas aperturas. Eso sí, a golpe de franquicias. Solo en 2016, Eroski alcanzó los 10 supermercados franquiciados en la Comunidad de Madrid. A cierre de 2018, contaba con nueve supermercados franquiciados y cuatro agencias de viaje. Cifras muy lejanas a las del medio centenar que espera BM.

Por lo que su crecimiento es muy sostenido y lento. De hecho, Eroski también llevó su marca de conveniencia, Rapid, a la capital. Pero este modelo no tuvo el éxito deseado en Madrid, donde sigue estando presente solo con una tienda a pesar del plan de expansión en España. En Baleares y Cataluña cuaja mejor.

DOS HISTORIAS MUY DISTINTAS

En el País Vasco, ambas compañías son rivales. A nivel nacional es Eroski la que más peso tiene con el 4,9% de la cuota de mercado, según Kantar WorldPanel. Esta surgió del cooperativismo de consumo en la década de los 60, cuando siete pequeñas cooperativas de consumo se unieron con el objetivo de lograr productos de calidad a buen precio. A cierre del ejercicio 2018 contaba con 1.644 establecimientos (1.123 propios y 529 franquicias).

El grupo Eroski logró en 2018, por segundo año consecutivo, un beneficio positivo, de casi 2 millones, frente a los 33 millones de 2017. Las ventas en 2018 ascendieron a 5.393 millones, un 2% menos. Y en el primer semestre de 2019, obtuvo un resultado positivo de 85,6 millones. La cifra de negocio descendió de los 2.313 millones de 2018 a los 2.250 millones de este curso.

Por otro lado, la historia de Uvesco es más corta que la de la cooperativa. El grupo se fundó en 1993. Cuenta con un total de 234 supermercados propios repartidos en las provincias de Gipuzkoa, Bizkaia, Álava, Navarra, Cantabria, La Rioja, Madrid y Ávila. La cadena cuenta en Euskadi con una cuota de mercado cercana al 20% y concentra el 75-80% de sus ventas. Su objetivo para cerrar este ejercicio 2019 es llegar a 770 millones de facturación y mejor los resultados del año anterior.