Los fondos de la gestora Azvalor han registrado rentabilidades negativas hasta agosto, frente a datos muy positivos de sus índices de referencia, lo que su socio fundador Fernando Bernad ha achacado a la “irracionalidad” del mercado actual que es similar al de la época de la burbuja puntocom en el año 2000.

La cartera ibérica de la gestora ha perdido un 1,1% en lo que va de año, frente a la rentabilidad del 5,4% del índice de referencia; mientras que el fondo internacional ha obtenido una rentabilidad negativa del 0,1% hasta el 9 de agosto, frente al 12,3% del índice.

“Las similitudes hoy con el año 2000 son cada vez más numerosas”, ha alertado Bernad en la carta trimestral a los accionistas, donde ha detallado que los “síntomas de ánimo especulativo e irracionalidad en el mercado”, que son “cada vez más”. En este sentido, Bernad ha considerado que el mercado “está dejando de calcular y ha hecho énfasis en la “burbuja sin precedentes de la renta fija”, ya que el 25% cotiza a rentabilidades negativas a nivel mundial, incluyendo algunas emisiones calificadas de bono basura.

Gestión pasiva

Finizens presenta el primer Observatorio de Gestión Pasiva en España

La firma de inversiones y gestión de patrimonios especializada en gestión pasiva indexada, Finizens, presenta el primer Observatorio de Gestión Pasiva en España, en...

Asimismo, ha recalcado la dispersión en valoración entre compañías caras y baratas “similar a la burbuja de hace 20 años”, en tanto que el valor en bolsa de Facebook, Amazon, Netflix,Google, Apple y Nvidia ya supone el doble que la suma del valor de todas las compañías cotizadas en Reino Unido, Alemania y Francia.

En esa línea, Bernad ha tildado de “absurdas” las valoraciones de compañías como Beyond Meat, WeWork, Tesla, Uber o Crowdstrike, con “seductores pero poco probados planes de negocio” y ha criticado el el uso de opciones de acciones a nivel “abusivo”en compañías de ‘social media’.

Por otro lado, ha denunciado la “fiebre de la gestión pasiva” y el “fenómeno de ESG (de inversión sostenible) y de lo políticamente correcto” que ha propiciado, según Azvalor, que “un creciente número de instituciones a descartar por completo sectores absolutamente indispensables para mantener el nivel de renta y bienestar global”.