Antonio Coimbra
Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España

El verano pasado desde MERCA2 recomendamos a los principales directivos de empresas que operan en España alguna lectura sugerente, serie de moda o cine para pasar el calor. Este mes de agosto, y para ser prudentes con las aglomeraciones, nos llevaremos a CEOs y presidentes a una isla desierta. ¿Qué pensarán en la intimidad? ¿Cuáles son sus preocupaciones? ¿Cómo ven el futuro?

El CEO de Vodafone España, Antonio Coimbra, procede de una tierra de islas. Azores, Sao Miguel, Madeira… por eso, puede estar acostumbrado a ese ambiente tranquilo y pausado cuyo horizonte se pierde ante la vista. Además, últimamente también tiene costumbre de estar solo. Un ejemplo fue la salida del fútbol, donde se atrevió a dar el paso, y ser el único gran operador que dejó atrás el balompié.

Pero también ha tenido su parte positiva, al menos en la estrategia decidida para el operador rojo: la agilidad. Y es que, tanto para los negocios, como para estar en una isla desierta, llevar la mochila con poco peso puede ser beneficioso. Y eso es lo que quiere conseguir Vodafone en España.

El directivo portugués ha aligerado el peso de una compañía que, en pos de la competencia, había generado una estructura grandilocuente para intentar competir con las filiales de dos incumbentes, el español y el francés. En ese viaje, como si fuera un trayecto a una gran capital europea, la maleta se fue cargando. Pero en las islas es mejor llevar poco peso. Eso también ha supuesto, para pesar de Coimbra, tener que enfrentarse a un ajuste de plantilla. Movimientos complejos que a veces se deben tomar.

Ahora, en esta isla, Coimbra invita a ver la televisión; sin fútbol, pero sí con muchas series y películas. Porque desde la compañía están convencidos de que los futboleros ni son tantos, ni quieren gastar más de lo necesario.

COIMBRA ¿TIENE LOWI?

Como todos los directivos que están pasando por la isla desierta de MERCA2, Coimbra también ha traído móvil. Revisa su cobertura y no, aquí no hay 5G. Entonces saca pecho. Vodafone ha conseguido una ventaja relativa en ‘solo móvil’ gracias a ser los primeros en disponer de 5G. Ahora será el turno de administrar esa diferencia.

Pero algo curioso marca el terminal del CEO. ¿Tiene Lowi? La lógica hace pensar que sí. Se trata del gran amarre comercial de la compañía en estos últimos meses. En la guerra de bajo coste en la que se han metido todos los operadores, Vodafone ha jugado sus cartas con esta firma. Y el resultado está siendo positivo.

Más adelante tocará pensar en la rentabilidad y volver a la senda del crecimiento efectiva. No a la esdrújula forma del crecimiento decrecido creciente de ingresos. No será sencillo. Aunque con distancia social en la isla, Coimbra asume -como todos los jefe- que la economía se va a contraer; y que si existía un recelo por el ‘factor precio’, ahora será más elevado.

Como situación defensiva, Vodafone está explorando todos los negocios viables. Muchos huevos han ido a la cesta del segmento corporativo. Conectar personas y cosas, cosas y cosas, y muchas más cosas, terminará siendo lucrativo. Por eso, el operador rojo mueve sus piezas con prudencia y velocidad.