Airbnb app de alquileres turísticos

España es uno de los puntos favoritos para pasar las vacaciones de muchos extranjeros y para el turismo nacional. Además, muchos extranjeros, como los británicos, eligen este país para pasar el resto de sus días una vez se han jubilado. Por ello, los principales puntos turísticos de España tienen que regular los alquileres turísticos.

Eso hace que estas zonas de España sean de las más caras para alquilar vivienda, ya que los propietarios e inmobiliarias han orientado los precios hacia los alquileres turísticos que les resultan más rentables. Esto ha hecho que, en algunas ciudades, incluso sea complicado encontrar una vivienda.

Los extranjeros tienen mayor poder adquisitivo y por ello algunos aprovechan eso para inflar enormemente los precios de los alquileres. Eso excluye a muchos trabajadores que necesitan encontrar vivienda en estas ciudades turísticas y tienen que irse a otros lugares de la periferia o pueblos cercanos donde tienen viviendas mucho más baratas a cambio de desplazarse desde más lejos.

Barcelona es pionera en la regulación a través de un plan llamado PEUAT (Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos).

Origen del problema

Los alquileres turísticos en España están en alza, cada vez más gente alquila sus propiedades con fines vacacionales. El crecimiento ha sido exponencial, creciendo hasta un 50% de forma anual en algunas ciudades de España, especialmente en la costa. Los gobiernos no saben muy bien qué hacer para frenar este incremento.

Si sumas un sector poco regulado, y muy rentable, son los ingredientes perfectos para esa proliferación. Algunos alquileres son muy volátiles, y de tan solo un día, lo que también hace que muchas ganancias sean en negro al no hacer contratos. Eso evita pagar impuestos y supone un gran fraude fiscal. Algunos están proponiendo limitar el mínimo de días, pero es difícil controlar si se cumple realmente.

Las ciudades de España más afectadas por los alquileres turísticos son las del Mediterráneo, con algunas excepciones. En la lista negra está Barcelona, Madrid, Sevilla, Málaga, Denia, Marbella, Alicante, Granada, Adeje, Arona, aunque también va más allá de la península y afecta a las islas Canarias y Baleares, especialmente en Ibiza.

Situación de España en cuanto a los alquileres turísticos

El abuso y el incremento de los precios de las viviendas en algunas ciudades han hecho que el Gobierno de España presente propuestas para regular los alquileres turísticos. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo tomará medidas para controlar este tipo de servicios inmobiliarios. Y es que el alquiler vacacional tiene su cara oculta.

La ley de arrendamiento de 2013 se ha quedado obsoleta, más aún cuando han llegado a España apps de alquileres turísticos como Airbnb y Homeaway. Aparte de la escasez o elevados precios para los autóctonos, ahora muchas comunidades de vecinos se quejan por los problemas derivados de este turismo.

Y es que en cuanto al arrendamiento convencional sí que existen normas globales, pero los alquileres turísticos no entran dentro de este tipo de arrendamiento. Ese caos legal es contra el que están luchando ayuntamientos y autonomías afectadas con normativas propias. Esa fragmentación de las normas en España es precisamente lo que causa descontento.

Una vez publicada la propuesta del gobierno central en el BOE entró en vigor al día siguiente. No obstante, aún no es una regulación suficientemente efectiva y solo solucionan algunos de los problemas de este tipo de alquileres turísticos. Se necesita una ley más efectiva y universal en España.

Alquiler turístico pirata: chollazo para unos, quebradero de cabeza para otros

Laura y sus amigos han decidido pasar la Semana Santa en la playa. Son cuatro días para desconectar y volver a la rutina laboral...

El RD-Ley incluye propuestas del ministerio sobre la LAU y LPH. Estas propuestas permitirán a algunas comunidades de vecinos condicionar o limitar el ejercicio relacionado con alquileres turísticos. Además, ahora en España se sacan los alquileres turísticos de la LAU, y serán las comunidades autónomas quienes deban definir si se trata de una vivienda turística.