Alcalá
Alcalá

Movistar+ ha acertado de pleno a la hora de dar luz verde a la valiente producción ‘LGTBI: Deporte invisible’, que ahonda en el tabú de la profesión deportiva: la homosexualidad. Juan Antonio Alcalá, estrella de COPE, participa en el documental y vuelve a aportar un testimonio tan acertado como sosegado.

Alcalá decía hace unos meses en la revista Shangay que ‘salió del amario’ porque “llegó un día en que yo no podía respirar. Era una sensación realmente asfixiante. No se puede pretender ser la persona que no eres en realidad, pero eran los años 90”.

Y es que su sector profesional “parece seguir instalado en la Edad Media, y la homosexualidad era entonces y sigue siendo hoy un tema tabú. No existe. No se habla. No se menciona”. Y este hecho le oprimía al ver “cómo a Michel y a Guti les insultaban al grito de ‘maricón, maricón’ en todos los estadios de España… y nadie decía ni hacía nada”.

LAS LÁGRIMAS DE ALCALÁ

El exconductor de ‘El partido de las 12’ recordaba que “algunos compañeros de redacción gritaban desde las ventanas de la octava planta ‘¡maricones, maricones!’. Unos gritaban y otros les reían las gracias”.

A las doce de la noche presentaba el programa en un estado anímico bajísimo. Han pasado más de veinte años, y duele recordarlo

Entonces él se iba “de la redacción para no presenciar aquello y para llorar sin que nadie me viera. A las doce de la noche presentaba el programa en un estado anímico bajísimo. Han pasado más de veinte años, y duele recordarlo”.

Y es que algunos creen que “el fútbol es un deporte de machotes”, en la peor acepción del término, y reconoció que su “compromiso firme con la diversidad es un pilar de mi vida”. Aunque todavía se pregunta “por qué el universo del fútbol sigue siendo un mundo aparte, y a veces me pregunto si habrá algún periodista de 20 años que esté sintiendo hoy lo que yo sentí entonces…”.

EDAD MEDIA

Alcalá reconoce que “en los ámbitos que yo conozco de la sociedad actual se ha decidido vivir en la Edad Media y noto que viven muy a gustito ahí. Yo crecí con gritos que me dolían en lo más profundo. Ese Guti, Guti, Guti maricón’ te hacía callarte y vivir escondido por si acaso”.

En Movistar+ recuerda que “el sábado que se hacía la manifestación presentaba ‘El larguero’ en sustitución de José Ramón de la Morena con un estado anímico lamentable por lo que yo había visto. Eran periodistas. Nuestra labor sería, precisamente, transmitirle a la gente que el ‘Michel, Michel, Michel, maricón’ que se llevaba por aquel entonces era intolerable; sin embargo, nunca nadie lo hizo”.

“Todos somos machos alfa súper heteros y si hay alguien que no responde a ese estereotipo, lo puede pasar mal. Me sorprende que nadie haga nada por erradicar algo que está erradicado y que no se admite en cualquier otro ámbito de la sociedad. Solamente quedan los toros y el fútbol”, añade.

PASO ADELANTE

Alcalá dio el paso en 2015 en una entrevista concedida a El Mundo: “Doy este paso tan difícil por si puede servir de ayuda. Este es un tema tabú en el deporte y el periodismo deportivo. Parece que no existe y no es así. Si alguno de los chicos, de 18 o 20 años, que van a entrar este verano de becarios en los medios de comunicación o cualquier chaval que esté en la escuela de fútbol del Real Madrid, el Barça o el Atleti están sufriendo porque se sienten raros o diferentes, quiero que puedan tener el ejemplo de alguien que se ha movido en este ámbito siendo gay”.

El reportero de COPE reconocía que se consideraba “un buen profesional y buena persona, que es lo importante. Igual que hay homosexuales en el mundo del arte, en los centros de trabajo, del Congreso o en la NASA, también los hay en el deporte. Cuánto más visible se haga, éste será un país más tolerante y decente”.

Lo que sí veo es que a este tema le envuelve un muro de silencio, un muro de 10 kilómetros de espesor.

Preguntado hace un lustro sobre si el deporte español es homófobo, decía que no con reservas: “Estamos en España y en el año 2015. Esto ya no es la Edad Media. Lo que sí veo es que a este tema le envuelve un muro de silencio, un muro de 10 kilómetros de espesor. El silencio es total, vaya. Haz cuentas. Hablando de fútbol, hay 20 clubs de segunda división y otros 20 de primera con 25 jugadores en plantilla. En total, habrá unos mil futbolistas… ¿y no hay un caso públicamente conocido?”. Y sigue sin haberlo…

Comentarios de Facebook