JP Morgan

JP Morgan Asset Management calcula que para poder jubilarnos con 100.000 euros hay que invertir unos 122,65 euros al mes, durante 30 años. Esto implicaría que para recibir este dinero con 67 años, deberíamos empezar a hacerlo con 37 años si esperamos una rentabilidad media de la inversión del 5%. Si queremos invertir a 40 años, bastaría con invertir 67,46 euros al mes.

Sin embargo, al asumir una inflación del 2%, la cantidad final en términos reales sería de 55.207 euros para 30 años y de 45.289 euros para 40 años. Por lo que, para alcanzar la cantidad deseada, los esfuerzos de ahorro mensual deben ser aún mayor.

Llegados a este punto preguntamos a la gestora, cuál es la mejor edad para empezar a invertir y poder contar con ahorros extra de cara a la jubilación. “Cuanto antes se empiece mejor, ya que nos favorecemos de los beneficios del interés compuesto a lo largo de los años”. Es decir, cuanto antes se empiece a invertir, menor será la cantidad de dinero que necesitemos “sacrificar” de forma periódica. La gestora dispone de una calculadora en su web para poder hacer estos cálculos.

LO IMPORTANTE ES “PARA QUÉ”

Sin embargo, no todo el mundo cuenta con dinero suficiente para ahorrar antes de los 30 años y en este sentido surge una segunda cuestión, ¿Qué productos de inversión son los más adecuados para personas con pocos recursos?

“Lo importante no es cuánto se tiene, sino para qué se quiere utilizar”. Los productos son el último eslabón en la cadena de decisión, lo principal es preguntarse para qué se quiere ahorrar o invertir, qué se quiere conseguir con ese dinero, establecer objetivos financieros, hacer un plan y en último lugar, ver qué productos pueden ayudar a conseguirlos.

Para JP Morgan, la gran ventaja del inversor es la persistencia, es decir, contar con un horizonte temporal de inversión amplio para cumplir un objetivo de medio plazo. Además, así se puede optar a productos más “agresivos” que si estuviéramos hablando de un objetivo financiero de corto plazo.

ASUMIR RIESGO Y DIVERSIFICAR

Cuanto más tiempo tengamos por delante, “mayor riesgo podemos asumir” ya que se mitiga el efecto de la volatilidad y nos beneficiaremos del interés compuesto, por lo que tendremos muchas más posibilidades de ver crecer nuestros ahorros en el tiempo y por lo tanto de conseguir todos nuestros objetivos, apuntan.

La gestora del grupo JPMorgan Chase, destaca que, en líneas generales, la mejor cartera de inversión siempre va a ser una “bien diversificada”, tanto geográficamente como por clase de activo, y con un nivel de riesgo acorde a la situación específica de cada individuo y su tolerancia a la volatilidad.

De ahí la importancia de la labor de los asesores financieros, que son quienes pueden ayudar a conseguir la cartera de inversión más apropiada para nuestras circunstancias.

LOS ESPAÑOLES PLANIFICAMOS POCO

Una de las principales conclusiones del último estudio de JP Morgan AM sobre “Confianza del Inversor español” destaca la falta de planificación y previsión de los españoles, pues cerca de la mitad de los encuestados afirma que ahorra o invierte de manera improvisada, dependiendo de las circunstancias.

Un 30,3% admite ahorrar o invertir únicamente en aquellos momentos en los que tiene una cantidad de dinero acumulada, mientras que otro 15,3% indica que las aportaciones que realizan a productos de ahorro o inversión se producen únicamente cuando ven “una buena oportunidad, con independencia del momento”.

En un segundo bloque figuran los españoles que tratan de ahorrar o invertir todos los años de una manera más o menos organizada, pero intuitiva. A este respecto, un 18,4% ahorra o invierte de manera periódica, pero sin ninguna planificación previa, mientras que otro 15,1% suele ahorrar o invertir todos los años una cantidad que puede ser fija o variable, pero sin planificación.

Tan solo el 16,5% de españoles declara marcarse objetivos financieros y planificar un esquema de ahorro e inversión para conseguirlos. Pese a las cifras, la gestora destaca que la proporción de inversores y ahorradores ha ido al alza desde 2019.

¿CÓMO AHORRAMOS?

Según la gestora, de lejos, el instrumento de ahorro predominante en España es el depósito bancario. Prácticamente nueve de cada diez españoles siguen teniendo dinero en al menos uno a pesar del entorno persistente de tipos de interés negativos en la eurozona.

Por detrás están los planes de pensiones, que está presente en las carteras del 42,3% de los españoles. La cifra de personas que se lanza a comprar acciones en España aún es baja. Solo lo hace uno de cada cuatro (26,5%) al igual que en fondos de inversión (25,2%).