ACS

ACS ha registrado un beneficio neto de 769 millones de euros en los primeros nueve meses del año. La cifra supone un incremento del 11,2% respecto al mismo periodo del año anterior, gracias a la actividad internacional y la contribución de su participación en Abertis.

ACS venta filial renovables

ACS, la constructora más expuesta a la desaceleración europea

Estación subterránea de cercanías de Marienhof, en Alemania. ¿Presupuesto? 197 millones de euros. ¿Constructor? ACS. Esta fue una de las obras claves conseguidas por...

Los resultados del grupo que preside Florentino Pérez se anotan 193 millones por la participación del 50% menos una acción que tiene en la compañía de autopistas, un 30% de forma directa y otro 20% a través de su filial constructora alemana Hochtief.

Además, ACS logró del exterior el 85,5% de sus ingresos, fundamentalmente de Estados Unidos y Australia, los dos primeros mercados de la compañía, dado que le aportaron el 42% y el 18,6%, respectivamente, del total.

En total, el grupo constructor, de concesiones y servicios elevó su cifra de negocio un 6,3% entre los pasados meses de enero y septiembre, hasta sumar 28.800 millones de euros, gracias al “sólido crecimiento” de todas las divisiones.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, progresó un 10,8% y alcanzó los 2.406 millones de euros, lo que arroja un márgen del 8,4%.

En el capítulo financiero, al término de los nueve primeros meses, ACS había repuntado su endeudamiento, que tenía puesto a cero, hasta los 1.236 millones de euros como consecuencia de la compra de Abertis y de la inversión que está acometiendo en energías renovables.

DIVISIÓN DE CONCESIONES

Por áreas de negocio, destaca el hecho que el grupo, tras la compra de Abertis, haya conformado una nueva división de concesiones, integrada por su participación en esta compañía y por su propia filial del ramo Iridim.

En el caso de la firma de autopistas, ACS informa de que cerró el periodo con un beneficio de 853 millones, del que el grupo se anota 193 millones en virtud de su participación, e ingresos de 4.059 millones, impulsado por el crecimiento de los tráficos de las vías de todos los países en los que opera.

En cuanto al grupo ACS, su tradicional actividad constructora se mantiene como principal fuente de ingresos, dado que generó 22.348 millones de euros, un 7,1% más, gracias al “impulso” del negocio en Norteamérica y a la “solidez” del mercado australiano. España apenas aporta el 4,2% de estos ingresos.

ACS cuenta con una cartera de contratos de obras pendientes de acometer por valor de 65.115 millones, el 96,3% de ellas, en el exterior.

La división industrial contribuyó con ingresos de 5.289 millones, un 3,4% más, por la referida “aceleración” del negocio de renovables, que “compensa” la conclusión de grandes proyectos en Oriente Medio y el “descenso” de actividad en México. De su lado, la rama de servicio, constituida por la filial Clece, aporta otros 1.180 millones, y crece un 5,3%.

La cartera de proyectos del negocio industrial está valorada en 9.968 millones y la correspondiente a la actividad de servicios, en otros 2.501 millones.

ACS DISPARA SU INVERSIÓN EN RENOVABLES

ACS disparó su inversión en activos de generación de energías renovables en los nueve primeros meses del año, dado que sumó 850 millones en este periodo y, de esta forma, ya superó a la de 480 millones ejecutada en todo 2018.

Este importe copó el grueso de la inversión neta total de 1.271 millones que el grupo que preside Florentino Pérez realizó en todos sus negocios entre enero y septiembre.

El incremento de la inversión en renovables se enmarca en la nueva apuesta de ACS por este negocio mediante el lanzamiento de una nueva filial de energía verde, Zero-E, y de una eléctrica, Eleia.

En el caso de Zero-E, el grupo informó recientemente que había recibido ofertas no vinculantes para comprar o entrar como socios en este negocio, que también, de forma alternativa, sopesaba sacar a Bolsa.

A través de esta nueva filial de energía verde, ACS prevé contar con una cartera de instalaciones de 4.500 megavatios (MW) de potencia, fundamentalmente en España, pero también en el exterior, en el horizonte de 2022, que duplicará hasta los 10.000 MW en una segunda fase.

Para ello, sumará a los 1.481 MW que el grupo tiene ya en explotación y construcción el desarrollo de su cartera de proyectos de 8.200 MW (entre ellos los 1.550 MW logrados en las últimas subastas en España) y otras oportunidades de negocio que surjan.

El acelerón en renovables derivó en un repunte del endeudamiento de ACS, que el grupo había logrado poner a cero, de forma que a cierre del tercer trimestre presentaba un endeudamiento neto de 1.236 millones.

El pasado mes de mayo, con ocasión de la junta general de accionistas del grupo, su presidente destacó las “muy positivas perspectivas” de la compañía en el desarrollo de energías renovables.

“Las actuales cifras de este negocio sitúan ya a la empresa como uno de los agentes más grandes y dinámicos del sector”, aseguró entonces Florentino Pérez.