domingo, 14 julio 2024

Alcampo y Lidl ‘pagan’ el gasto de las cajas de autocobro con despidos

Las cajas de autocobro son una de las soluciones que llevan meses aplicando tanto Alcampo como Lidl para conseguir liberar y ahorrar en costes. Con esta tipología de cajas las cadenas de distribución no necesitan un empleado por cada caja, tan solo se quedarán con dos empleados que controlen el funcionamiento y para evitar los hurtos. Actualmente, la cantidad de este tipo de cajas en la gran mayoría de supermercados supera en número a las cajas clásicas.

En este contexto, muchos son los consumidores que han declinado esta metodología, ya que prefieren y valoran una atención personalizada con un empleado y no con una máquina. Además, en redes sociales los usuarios están mostrando una gran preocupación por la posible destrucción de puestos de trabajo, ya que gran número de empleados con las cajas autocobro quedan relevados de sus funciones.

Tras el último informe sobre el Balance de la Criminalidad desarrollado por el Ministerio Interior, explicaba que en el segundo trimestre de 203 se produjeron 306.269 hurtos, esto supone un 44,6% más respecto al mismo período del año pasado. Puede ser que las cajas de autopago sean más vulnerables para cometer hurtos.

alcampo Merca2.es

LAS CAJAS DE AUTOCOBRO DE LIDL Y ALCAMPO

Esta nueva herramienta es un paso más hacia la digitalización y la innovación. El miedo es que estás cajas puedan sustituir al factor humano, quitando puestos de trabajo disponibles para la ciudadana. Ya no se necesitan tantos cajeros o cajeras ni en supermercados como Lidl y Alcampo ni en establecimientos como Decathlon o Zara, entre otros.

«He ido a comprar a Lidl y Alcampo, y estáis poniendo cada vez más cajas de autopago. Es decir, yo mismo tengo que hacer el trabajo cuando no me pagáis Seguridad Social, no cobró a fin de mes con el autopago y estáis formalizando el desempleo», señala un usuario molestó con este impulso cada vez mayor de varias cadenas de distribución para ir añadiendo más cajas de autocobro e ir quitando las cajas de pago de toda la vida, las clásicas.

ALCAMPO Y LIDL SE REFUGIAN EN QUÉ LAS CAJAS DE AUTOCOBRO SON MÁS EFICIENTES Y MEJORAN LA EXPERIENCIA DE COMPRA DEL CONSUMIDOR

Los consumidores están mostrando su enfado, ya que ellos tildan las cajas de autocobro como una obligación de hacer un trabajo que deberían de hacer los empleados de los supermercados, en este caso de Lidl y Alcampo, pero que con esta herramienta están recortando personal al mínimo, cerrando la gran mayoría de cajas normales ‘obligando’ al cliente a pasar si o si por las cajas de autocobro.

Además, al malestar por los despidos los clientes añaden la espera para qué la única empleada que esté vigilando las ocho o nueve cajas automáticas pueda pasar a solucionar cualquier problema de esta herramienta digital, o para quitar la alarma de algunos productos como del aceite o de los chocolates más caros como es valor que está en una caja alarmada.

IMG 1485 Merca2.es
Las ‘cajas amigas’ de Lidl.

No obstante, algunos consumidores defienden que habrá personal para vigilar y poner códigos en las cajas automáticas. Pero, poco a poco, hemos ido observando como este sistema empezó con cero vigilancia y a día de hoy ya se puede ver a una persona encargada de que no suceda ningún problema en este sistema, aunque a veces no es suficiente una sola persona si la cadena de distribución cuenta con gran número de cajas de autocobro.

LIDL Y ALCAMPO MIRAN SU PROPIO BOLSILLO

En este caso, la figura del cajero tradicional llegará un momento que ya no se verá en las cadenas de distribución que decidirán si despedir empleados o transformar algunos para que asuman otro tipo de responsabilidades. La formación en nuevas tecnologías y la reubicación de los trabajadores afectados, son aspectos clave para garantizar una transición justa hacia un modelo en Lidl y Alcampo casi un 90% tecnológico.

Hace unos meses vía redes sociales (en un TikTok) una abogada estadounidense, Lindsey Granados advirtió de los peligros que podían tener las cajas automáticas para los consumidores. La abogada aseguró que ya había varios clientes que fueron acusados de hurto en los supermercados de manera injusta, ya que era causa del mal funcionamiento de la caja automática. Hay que tener en cuenta que igual que los humanos, la tecnología también puede fallar y tener errores.

EuropaPress 4917825 caja autocobro consum Merca2.es

Porque aunque estás ‘cajas amigas’ no cuenten con el apoyo de la gran mayoría de los consumidores si cuentan con algunos beneficios para Lidl y Alcampo como que reduzcan el tiempo de espera en momentos de gran afluencia de consumidores en una tienda y garantizando una descongestión de colas en las cajas clásicas.

El beneficio que más gusta a las cadenas de distribución es que en estas cajas de autocobro el cliente desde el primer momento puede identificarse, y eso enriquece la base de datos de dicho supermercado, para que posteriormente Alcampo o Lidl puedan llevar a cabo acciones de marketing o promocionales de carácter totalmente personalizadas sabiendo de primera mano los gustos y los productos que compra el cliente.


- Publicidad -