viernes, 19 julio 2024

Gucci, Balenciaga y H&M lideran las plataformas de reventa y alquiler

Grandes líderes como Kering, empresa matriz de Gucci, Balenciaga y Alexander McQueen entre otras, y H&M abogan por el alquiler y la reventa, brindan a los minoristas de alto nivel la oportunidad de desarrollar sus propias capacidades de segunda mano para captar nuevas fuentes de ingresos y clientes, mientras que la moda rápida puede quedar en un segundo plano.

En este contexto, por lo tanto, incorporar un diseño circular es clave. Tanto H&M y Kering lideran a sus rivales para lograr un diseño 100% circular para 2025, lo que debería ayudar a avanzar en regulaciones como el ‘Ecodiseño’ y la Estrategia de la Unión Europea para ‘Textiles Sostenibles y Circulares’, según la cual los textiles que ingresen a la Unión Europea deben ser duraderos, reparables y reciclables para 2030.

Si nos centramos en H&M dice que en 2023 solo el 24% de los textiles recolectados mediante su programa ‘Close the Loop’ fueron reutilizados o reciclados, alrededor del 8% incinerados, y el 68% revendidos, lo que podría generar una gran cantidad de desperdicios textiles en los países en desarrollo. Además, la gran cantidad de firmas de moda rápida durante su producción causan una gran cantidad de desperdicio textil.

La debilidad de Gucci arrastra a Balenciaga y Alexander McQueen

KERING Y H&M: REDUCIR DESPERDICIOS Y AUMENTAR LOS INGRESOS

De cara a 2028, los expertos del mercado prevén que la segunda mano crezca hasta alcanzar un valor de 326.000 millones de euros. Una cifra que representaría la oportunidad para que las marcas de retail impulsen de forma propia la reducción de desechos, junto con los ingresos. En este caso, «El programa ReRun de Allbirds, ha generado el doble del pronóstico original de ventas brutas desde que comenzó en 2022, Athleta, propiedad de Gap, ha vendido 4,4 millones de unidades de reventa desde 2020», señalan los analistas de Bloomberg.

En este caso, las firmas retailers como H&M y la matriz de Gucci, que desarrollen sus propias plataformas de reventa pueden obtener un flujo de ingresos, mientras que las firmas que se queden atrás corren el riesgo de canibalizar las ventas a sitios de segunda mano de consumidor a consumidor, como es el caso de la plataforma Vinted.

KERING ADQUIRIÓ UNA PARTICIPACIÓN DEL 5% EN VESTIAIRE COLLECTIVE

Las marcas de lujo como Balenciaga y Gucci, entre otras, han sabido encontrar en las tiendas de segunda mano una opción para que otro nicho de mercado, sin un alto poder adquisitivo, pueda acceder a comprar bolsos, zapatos y accesorios de marcas que son exclusivas. La casa de moda, propiedad del grupo Kering, continúa con el firme propósito de convertirse y ser una compañía totalmente sostenible con el proyecto ‘Re-Sell Program’. Un proyecto diseñado con el objetivo de fomentar las prácticas de reducción, de reutilización, reciclaje y recompensar a los clientes por su participación. 

No obstante, la reventa es una oportunidad para que las firmas de lujo de alta gama adquieran consumidores que antes no tenían precios y poder generar nuevos ingresos. La participación del 5% de Kering en la plataforma de reventa de ‘Vestiaire Collective’, tiene como objetivo captar consumidores más jóvenes y que cada vez son más conscientes con el medio ambiente.

Balenciaga desluce el lujo con las compras de segunda mano
Balenciaga apuesta por las compras de segunda mano.

Por otro lado, las identificaciones digitales probablemente serán fundamentales para superar los riesgos de falsificación en la reventa de productos de lujo. En este caso, Chloé, propiedad de Richemont, ha lanzado también una serie de identificaciones de productos que le permitan a la casa de lujo la ‘reventa instantánea’ con autenticidad y credenciales ecológicas.

EL LUJO OPTA POR EL ALQUILER Y LA REVENTA GRACIAS A KERING CON BALENCIAGA Y GUCCI

El lujo es sinónimo de longevidad y calidad, lo cual es clave para el valor de la reventa en cuanto a las casas de lujo y los consumidores. En este caso, Vestiaire (plataforma de Balenciaga y Gucci, marcas de Kering), ha prohibido la moda rápida en su plataforma para así aumentar el margen y desafiar a los minoristas que producen en exceso.

Uno de los objetivos de este modelo es conseguir desacoplar el crecimiento de los ingresos y la producción para ser clave en la reventa, y además el crecimiento financiero debería provenir de un menor uso de recursos, como bien, apuntaba la firma de lujo, Ralph Lauren. Por supuesto, muchas de las casas de lujo quieren apoyarse en la tecnología, ya que puede contribuir a reducir los 45.000 millones de prendas que se fabrican cada año y que terminan sin venderse o en vertederos.

Madrid

LA MODA RÁPIDA PRINCIPAL PROBLEMA DE LOS EXCEDENTES TEXTILES

En este contexto, en 2017 H&M fue acusada de quemar un total de 12 toneladas de prendas. No obstante, ahora la firma de moda cuenta con la inteligencia artificial para predecir la mejor demanda, mejorar la ubicación de la ropa en las tiendas, y obtener información sobre el reabastecimiento. Además, cuentan con un ‘extra’ de ayuda en minimizar el inventario improductivo que a consecuencia debería aumentar los márgenes y reducir el desperdicio.

Las marcas de moda rápida basadas en la premisa de que la moda es desechable, como Shein, que produce alrededor de 10.000 prendas nuevas al día, y pueden verse afectadas por la legislación propuesta en Francia. En este caso, nos remontamos a la nueva ‘ley’ que quiere imponer la cámara baja del Parlamento francés, que ha respaldado un proyecto de ley que impondría un recargo por prenda de cinco euros a partir de 2025, y hasta 10 euros de cara a 2030.


- Publicidad -