lunes, 24 junio 2024

Telefónica, Masorange y Vodafone: repercusiones del acuerdo de espectro rural

Las tres operadoras más importantes del panorama telco en España, Telefónica, Masorange y Vodafone han llegado a un acuerdo revolucionario por el que va a compartir sus frecuencias en las zonas rurales de España. Excelente noticia para ellas y los clientes de la España vaciada, que van a conseguir tener coberturas buenas, consecutivas, sin cortes de señal, y se van a convertir en españoles tan bien conectados como lo están los urbanos. Sin embargo, el acuerdo parece dejar un poco de lado a las operadoras locales y rurales, que se han «trabajado» la conectividad en materia de fibra óptica, pero que hasta ahora reclamaban frecuencias y espectro para poder ofrecer sus servicios en sus territorios.

Sin embargo, los analistas del mercado teleco consultados por MERCA2 ven esta asociación como «buena, muy buena para los usuarios rurales». Para la Asociación Nacional de Operadores de Telecomunicaciones y Servicios de Internet (Aotec), puede no ser tan buena noticia. Tal y como nos reconocía su presidente, Antonio García Vidal, durante la clausura de su reciente feria anual en Bilbao, para ellos resultaba doloroso que «los grandes operadores no utilicen el espectro que solo ellos tienen en zonas rurales«, y reivindicaba que el espectro radioeléctrico está mal repartido en España.

Telefónica, Masorange y Vodafone, como los grandes operadores que son, lo tienen, pero no lo estaban utilizando en las zonas rurales, donde hasta ahora no invertían demasiado y señalaba a la Administración como responsable. En la España la rural que cubre Aotec la fibra está, o se va a poner, que ya se encargan ellos. Pero falta la cobertura móvil y su presidente advierte que si los dueños del espectro, es decir, los grandes operadores, «no lo hacen, alguien lo tendrá que hacer».

Los grandes operadores tenían el espectro, pero no lo usaban en las zonas rurales, donde hasta ahora no invertían demasiado y señalaba a la Administración como responsable. En la España la rural que cubre Aotec la fibra está, o se va a poner, que ya se encargan ellos. Pero falta la cobertura móvil

Pues bien; estos grandes operadores acaban de llegar a un acuerdo para hacerlo, tal y como anunciaba el diario Expansión este sábado. Pero, en general, el mercado lo ve como algo positivo. Y eso es porque existe un acuerdo de mutualización de frecuencias que además está contemplado en el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias, por el cual desde el punto de vista técnico la compartición y o mutualización «permite cumplir los requisitos de velocidad que se establecen en la ayudas ÚNICO 5G Redes Activas de lograr velocidades 5G por encima de 100Mbps«, nos indican expertos del mercado de las telecos.

Los analistas ven positiva la alianza, porque las operadoras locales, rurales y resto de OMVs nacionales, van a poder beneficiarse de la misma si tienen acuerdos con alguno de los tres operadores que mutualizan el espectro, «por lo que podrán beneficiarse de la nueva cobertura 5G en estas zonas y que, precisamente, las ayudas van dirigidas a promover el despliegue de esta tecnología en estas zonas no rentables».

Huawei lidera 5G-Las repercusiones del acuerdo de espectro rural de Telefónica, Masorange y Vodafone
Telefónica, Masorange y Vodafone se han unido para compartir el espectro radioeléctrico en la España rural.

TELEFÓNICA, MASORANGE Y VODAFONE JUNTAS: MÁS COBERTURA Y CALIDAD DE SEÑAL

Otro analista consultado confirma a MERCA2 la «bondad» para todos de esta unión. Con ella, al ir «todas las operadoras juntas «va a ser mas fácil de alcanzar «unas altas cifras de cobertura, casi una cobertura total en España», que es un compromiso y una obligación que todas las operadoras deben conseguir, para así cumplir con los planes del gobierno. «El compromiso viene condicionado tanto por la asignación de espectro radioeléctrico, como por las ayudas públicas que reciben para ello», nos aseguran.

También nos señalan que este acuerdo entre Telefónica, Masorange y Vodafone consigue que el espectro sea tecnológicamente «más eficiente cuando se cuenta con muchos megahercios conjuntos o consecutivos. Que las operadoras, en la práctica, concentren y sumen sus espectros contiguos, va a ayudar a que la calidad de la señal sea mejor que si van por separado. De esta manera, el servicio de todas va a mejorar», señalan.

las operadoras locales, rurales y resto de OMVs nacionales, van a poder beneficiarse de la misma si tienen acuerdos con alguno de los tres operadores que mutualizan el espectro

La tercera lectura de los analistas que este tipo de acuerdos son una clara alternativa a «ganar tamaño vía adquisiciones, cuando con este tipo de acuerdos de colaboración y sinergias conjuntas (como ocurre con la iniciativa Open Gateway) todo el mundo gana. Sería deseable que se aplicara en otras áreas de la conectividad», y se refieren al ámbito de la red de fibra, en el que «llegan numerosos cables hasta el hogar, y eso el competencia ineficiente. El despliegue de infraestructuras fijas o móviles es muy caro, y no tiene sentido que sea tan redundante y aparezcan cables por triplicado o cuatriplicado».

Para los analistas consultados, «aunque los operadores sean competidores, pueden serlo en otros terrenos, pero en el de la optimización de las infraestructuras pueden ir de la mano, aunque en unos zonas geográficas les venga mejor a unos y en otras a otros, pero en el fondo ganan todos», insisten.

Telefonica masorange vodafone
Telefónica, Masorange y Vodafone han asumido su responsabilidad al ser las concesionarias del espectro para el desarrollo del 5G.

EUROPA Y EL REPARTO DE ESPECTRO

En cuanto al reparto del espectro radioeléctrico, los analistas entienden que sean las grandes operadoras (como Vodafone, Masorange y Telefónica) las que obtengan las adjudicaciones, «sobre todo para el 5G, porque tiene más sentido que nunca». Nos explican que la concesión de espectro es por 10 años, prorrogable a otros 20, se realiza con la visión de que la empresa concesionaria tenga la solvencia suficiente como para utilizarlo y desarrollarlo durante esos 20 años y que sea capaz de acometer todas las inversiones en infraestructura que van a hacer falta. «Por eso no se concede a los operadores pequeños, porque quizá luego no puedan cumplir sus obligaciones de despliegue de infraestructuras», apuntan.

también indican que «ser el adjudicatario del espectro, como es el caso de Telefónica, no quiere decir necesariamente que luego no haya pactos y una gran teleco esté obligada a compartir esas frecuencias para conseguir determinados niveles de cobertura en determinado plazo de tiempo, y con determinados niveles de velocidad. «El Estado no concede es espectro ‘gratuitamente’«, nos indican. «Hay que pagar muchísimo dinero por él, y después hay que invertir muchísimo más porque las condiciones que deben cumplir son muy exigentes, lo que se suma a una ‘fiscalidad grabosa’ que tampoco puede asumir cualquiera», analizan.

Que las operadoras, en la práctica, concentren y sumen sus espectros contiguos, va a ayudar a que la calidad de la señal sea mejor que si van por separado

Por esa razón no ven viable que cada operador local tenga su minifrecuencia, porque con el 5G «hay que tener una cantidad de frecuencias bastante significativa para que funcione bien. No obstante, la realidad es que en otros países europeos (como por ejemplo Alemania) se ha dejado una pequeña parte de espectro para «otros actores, pero no solo para telecos locales, sino también pues socios industriales de distinto tipo, en zonas donde se necesita una red propia una gran corporación» y ponen como ejemplo el caso del grupo Volkswagen en la zona de Munich, donde hay un gran hub de automoción que precisa un despliegue de redes 5G enfocadas en la industria.

Además, nos recuerdan que en el sector de las telecos «todo el mundo está de acuerdo en que Europa es poco competitiva porque no tiene empresas del suficiente tamaño como para competir con la capacidad de innovación que tienen empresas tecnológicas en Estados Unidos o en Asia, por lo que se está pidiendo desde Telefónica y el resto de grandes telecos que la Comisión Europea sea un poquito más flexible aceptando que haya movimientos de consolidación.

no ven viable que cada operador local tenga su minifrecuencia, porque con el 5G «hay que tener una cantidad de frecuencias bastante significativa para que funcione bien

Cabe recordar que según ha hecho público la Comisión Europea, se calcula que hacen falta otros 100.000 millones de euros para paliar el enorme déficit de inversión en redes que sería necesario para que como continente cogiéramos al ritmo y a la velocidad necesaria par alcanzar a las zonas geográficas más avanzadas.

Así, los analistas concluyen que el espectro, en cuantas menos manos esté, mejor. «El debate se produciría después al plantearse quién lo explota ese espectro, cómo lo hace y qué territorios hay que cubrir. Los despliegues de 5G en el área rural, así para conectar la España vaciada se realiza con la banda de espectro de 700 MHz, la banda más baja, «lo que supone menos cantidad de antenas con más potencia y más extensión. Por ello, «no tiene sentido la fragmentación», insisten.


- Publicidad -