‘La Moderna’: La difícil situación de Marta

‘La Moderna’ pinta un panorama cada vez más oscuro para Raimundo, Emilio y Pablo, acusados del asesinato de don Jaime a pesar de no ser los autores. A Matilde se le acaba el tiempo para demostrar la inocencia de su hermano y también de ella misma, sometida a las constantes calumnias de la prensa, y sin poder contar con el apoyo de Íñigo. El dueño del Madrid Cabaret tiene sus propios problemas, debido al regreso de Aguirre para atormentarle. Todo esto y mucho más en nuestro repaso de los últimos acontecimientos.

LA DESESPERACIÓN DE MATILDE CAUSA NUEVOS PROBLEMAS

Don Fermín se plantea echar a Matilde

La protagonista de ‘La Moderna’ está superada por completo. Pablo sigue en la cárcel, el abogado que les ha pagado Manuel no está haciendo bien su trabajo, y encima tiene que soportar las continuas insidias en la prensa, que han provocado que Clarita reciba insultos en el colegio. De nada sirvió dar una entrevista a Evaristo Senabre, puesto que el periodista trabaja en secreto para Carla y retorció esas declaraciones, dejando de nuevo a Luisa y Matilde en pésimo lugar.

De camino a La Moderna, Matilde ve que Senabre está hablando con Miguel en la librería, así que va directa a decirle cuatro cosas. Íñigo también está presente y decide ponerse gallito, llegando a las manos con el periodista, un acto impulsivo que Senabre usará en su beneficio. Ahora el periódico acusa a Matilde de usar tácticas intimidatorias, y esta nueva información es demasiado para don Fermín, dispuesto a despedir a la camarera.