Las amenazas a Lola van a hacer explotar la convivencia en ‘Amar es para siempre’

‘Amar es para siempre’ nos está regalando una última temporada llena de emociones. En estos capítulos están teniendo lugar el amor, los desengaños, los misterios e incluso los crímenes. Además, muchos secretos están saliendo a la luz, cambiando para siempre la vida de sus protagonistas.

Esta presente semana nos hemos encontrado una Plaza de los Frutos más revuelta de lo habitual. Por ejemplo, Lola ha sido víctima de las amenazas de Crespo en el supermercado, algo que Manolita no está dispuesta a consentir. Asimismo, la familia Quevedo sigue ocultando un oscuro pasado. Te contamos más sobre lo que ha ocurrido y va a ocurrir muy próximamente en ‘Amar es para siempre’.

‘Amar es para siempre’: Crespo, en la cuerda floja por la detención de Felipe Soria

Amar es para siempre Roman Merca2.es

Los personajes de ‘Amar es para siempre’ se encuentran muy tensos últimamente, especialmente desde que el secreto de Lola fue descubierto. Aunque ha disfrutado de una pequeña tregua durante la cual ha podido visitar a Malena en el hospital, ahora las cosas han vuelto a ser como antes. Con la diferencia de que ahora Claudia también sabe que su amiga es la madre biológica de la joven.

La situación es tan delicada que Lola se está planteando aceptar una oferta de empleo en Barcelona. Sin embargo sus padres, Manolita y Marcelino, se niegan a que su hija huya de Madrid y le han prometido ayudarle a fundar su propio taller de costura.

Por otro lado, Malena sospecha que algo ocurre entre su familia y los Gómez, más aún después de que le prohibieran ver el programa de cocina de Marcelino. Además, ha logrado sonsacarle una importante confesión a su hermano Román: sigue enamorado de Lola.

Mientras tanto, en los últimos episodios de ‘Amar es para siempre’ vimos como Chimo abandonaba Confecciones Quevedo para trabajar con Crespo, quien ya le considera su mano derecha. El empresario también ha descubierto el parentesco entre Lola y Malena y no ha dudado en amenazarla para que no vuelva a acercarse a los Quevedo.

Pero el empresario tiene otros problemas, unos problemas que también preocupan a Alicia. Tras la detención de Felipe Soria se preguntan cómo afectará esto a la Banca Crespo; no obstante, Crespo asegura guardarse un as en la manga.

La hija de Crespo, a su vez, está iniciando un nuevo negocio junto a Victoria. Juntas van a fundar su propia firma de ropa, aunque los precipitados planes de la abogada están comenzando a agobiar a la diseñadora. Además, se está cargando con demasiado trabajo, pues está realizando una colección para Confecciones Quevedo y otra para su nueva empresa al mismo tiempo.