Fusilli, una receta de pasta que has comido mil veces pero no conocías su nombre

La cocina italiana es conocida por su rica tradición culinaria, y uno de los platos más emblemáticos es la pasta. La versatilidad de la pasta italiana es infinita, y cada región tiene sus propias recetas únicas y deliciosas. En este artículo, te llevaremos a un viaje culinario a través de Italia para descubrir una receta de pasta original y exquisita: Fusilli con Salsa de Limón y Albahaca. Esta mezcla de sabores frescos y vibrantes te transportará directamente a las soleadas costas italianas.

Instrucciones de la receta de Fusilli

lemon basil linguine Merca2.es
  1. Cocina la Pasta:

Comienza por cocinar los fusilli siguiendo las instrucciones del paquete. Asegúrate de que queden al dente, ya que continuarán cocinándose un poco más en la salsa. Una vez cocidos, escúrrelos y resérvalos.

  1. Prepara la Salsa de Limón y Albahaca:

Ralla la cáscara de los dos limones para obtener aproximadamente una cucharada de ralladura. Exprime el jugo de uno de los limones y córtalo en rodajas finas. Luego, en una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio y agrega los dientes de ajo picados. Saltea los ajos hasta que estén fragantes pero no dorados, aproximadamente 1 minuto.

  1. Combina la Pasta y la Salsa:

Añade la ralladura de limón y el jugo de limón a la sartén con el aceite de oliva y los ajos. Revuelve bien para combinar los sabores. Luego, agrega los fusilli cocidos a la sartén y mezcla todo suavemente para que la pasta quede impregnada con la deliciosa salsa de limón.

  1. Agrega la Albahaca y el Queso Parmesano:

Picotea finamente las hojas de albahaca fresca y agrégala a la pasta. La albahaca fresca aporta un aroma y sabor inigualables. También agrega el queso parmesano rallado para darle un toque cremoso a la salsa. Revuelve todo con cuidado hasta que la pasta esté bien cubierta y el queso se derrita.

  1. Sazona y Sirve:

Prueba la pasta y ajusta la sazón con sal y pimienta al gusto. La salsa de limón y albahaca suele ser
refrescante, por lo que la pimienta negra agrega un contraste delicioso. Si lo deseas, esparce piñones tostados por encima para un toque crujiente y un sabor extra.

  1. Presentación y Disfrute:

Sirve el Fusilli con Salsa de Limón y Albahaca en platos individuales. Decora con unas hojas de albahaca fresca y rodajas finas de limón para un toque visual impresionante. ¡Tu obra maestra culinaria está lista para ser disfrutada!