miércoles, 1 febrero 2023 12:56

De BBVA a Abanca: las enormes diferencias entre las tarjetas revolving

Es un recurso muy habitual para quienes tienen problemas de financiación. No es barato, es más bien caro, pero mucha gente lo pide porque no puede conseguir crédito. Se trata de las tarjetas revolving. Es un mundo muy variado en el que BBVA tiene la tarjeta que sale más cara, el interés más alto y Abanca, la más asequible. La diferencia entre la tarjeta más cara y la más barata,
es del 24,49% TAE.

LA TAE Y LAS COMISIONES DE BBVA

Entre las tarjetas que ofrecen una TAE más cara, la tarjeta” Después Oro”, de BBVA, con un 36,34% TAE, mientras que  la más barata, es la Visa “Proyecto”, de Abanca, con un 11,85% TAE. Esta diferencia se debe, en primer lugar, a los tipos nominales: el de BBVA es del 18%, mientras que el de Abanca es del 11,25%. En segundo lugar, se debe al cobro de comisiones. Por ejemplo, y si tenemos en cuenta los costes de emisión, las dos tarjetas más caras, la Después Oro de BBVA y la Después de BBVA tienen un coste de emisión de 80€ y 43€, mientras que la de Abanca no los cobra, según un informe de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin). La diferencia entre la tarjeta más cara (BBVA) y la más barata (Abanca) es del 24,49% TAE.

BBVA Banco Santander ha abandonado el mercado de tarjetas específicamente revolving

Según Asufin,  “la que fue durante mucho tiempo la tarjeta más cara, la Visa Diamond Infinite Credit de Openbank, se sitúa ahora la quinta en la cola (20,57% TAE), ya que aunque también tiene un coste de emisión (lo ha rebajado hasta 55€) también ofrece el tipo de interés nominal más económico, un 9,57%”. En el lado más caro, se sitúa la tarjeta Visa & Go de CaixaBank, que en tercera posición con un 22,42% TAE debido a que es la tarjeta con el tipo nominal más elevado, un 20,40%.

Por su parte, “Banco Santander ha abandonado el mercado de tarjetas específicamente revolving, al simplificar su cartera y ofrecer activamente solo un único modelo de tarjeta de crédito, aunque con un tipo de interés similar a las de la revolving (18,00% nominal, 19,56% TAE)”, indican desde Asufin.

EL SEGURO

En un momento en el que suben los tipos de interés, los costes añadidos cobran mayor importancia y en las tarjetas revolving, el mayor coste añadido lo representa el seguro. Su impacto en el precio es indirecto, porque eleva el coste global de la operación. Así, por ejemplo, el seguro de la Visa Pass Carrefour (19,99% TAE) da un salto hasta el 30,07% de coste, un 10,08% más que sin seguro.

El coste es también relevante en las otras dos tarjetas que comercializan de forma activa este complemento. Así, la TAE de la tarjeta WiZink pasa del 19,99% al 29,52% TAE (9,53% más) y de Bankintercard Platinum, del 19,99% al 27,39% más, un 7,40% de subida.

Aunque se esté produciendo una subida general en los diferentes instrumentos de financiación, es más acusada en las tarjetas revolving

Por otra parte, estos seguros también suponen un encarecimiento en la forma de pago. En todas las tarjetas, lo primero que se descuenta de la cuota son los intereses, pero lo segundo es el seguro. Por ello, solo el remanente de sumar estos dos conceptos se dirige a amortizar el capital, a disminuir la deuda. Por tanto, no solo es una práctica que eleva el coste, aunque sea para constituir un elemento de protección, sino que alarga el proceso de pago de la deuda generada con las tarjetas revolving.

Aunque se esté produciendo una subida general en los diferentes instrumentos de financiación, es más acusada en las tarjetas revolving, tal y como se refleja en su diferencia de coste. No solo es mayor, un 21,15% TAE en tarjetas revolving frente al 18,00% de la media de todas las tarjetas de crédito, un 3,15% más. Pero además, esta diferencia es más acusada que el año anterior cuando era del 2,46%.

PRÉSTAMOS QUE LLEGAN A CINCO AÑOS

De forma parecida ocurre con los préstamos de 1 a 5 años, en el que entre la diferencia entre el 21,15% y el 7,51% alcanza un 13,64% más, un claro indicativo que cuando se quiera financiar compras de elevada cuantía los préstamos al consumo son casi tres veces más baratas. Esta diferencia del 13,64% es también más elevada que el 13,02% del año anterior.

Aunque la subida de tipos nominales no es tan importante como la TAE (16,56% en 2021 a 16,66% en 2022), se eleva el coste de intereses. «En nuestro ejemplo de amortización de una deuda de 1.000€ con cuotas fijas de 25€ mensuales eleva los intereses a pagar hasta 469,50€ (464,70€ en 2021)», destaca asufín.

Aunque la subida es leve, consolida la tendencia que se inició en junio de 2021, dando por finalizada la bajada que sí se produjo ese año

Aunque la subida es leve, consolida la tendencia que se inició en junio de 2021, dando por finalizada la bajada que sí se produjo ese año, condicionada por la sentencia 142/2020, de 4 de marzo, del Tribunal Supremo, que consideró usurario el tipo de interés del 26,00% de una tarjeta WiZink. «Lo que sí se mantiene es el plazo de amortización. Para nuestro ejemplo pagar 25€ mensuales supone tardar 4 años y 11 meses en pagar los 1.000€ de deuda», indican en Asufin.

LAS SEÑALES QUE DA WIZINK

Hay algunas señales que adelantan cambios positivos. A partir del mes de febrero de 2023, WiZink elimina dos de las más peligrosas modalidades de pago para el cliente: el pago mínimo y el pago de un porcentaje sobre deuda. La primera conllevaba que se cubrieran los intereses y la amortización del capital fuera mínima o inexistente, elevando el tiempo de pago de la deuda y los intereses a pagar. En la segunda, daba una falsa sensación de mejora económica al cliente, al pagar cada mes una cuota inferior siempre que no incluyera nuevas compras, pero alargando el tiempo de pago y su coste al quedar siempre una deuda pendiente. Desde ese mes, solo se podrá pagar la totalidad de la deuda o establecer una cantidad fija al mes que permite un mayor control de la deuda.

Otro cambio es el iniciado por ING. A través de su tarjeta de crédito, con la opción pago flexible, ofrece la posibilidad de financiar compras individuales (por encima de 90 euros) con un tipo de interés del 15% TAE, inferior al 18,95% TAE que cobra por otras opciones de financiación.


- Publicidad -