miércoles, 1 febrero 2023 12:58

Netflix afirma sus «problemas de negocio» tras la dimisión de su CEO Reed Hastings

Netflix ha comunicado el cese de su principal directivo que ha sustentado la compañía durante 25 años, Reed Hastings. La plataforma ha anunciado que Ted Sarandos y Greg Peters serán ahora los responsables que compartirán funciones en sacar adelante la crisis que acarrea Netflix desde hace dos años, tras perder el pasado año un millón de suscriptores. Hastings asegura sentirse afortunado de formar un proyecto que empezó con alquileres de películas en discos DVD hasta convertirse en un gigante del streaming, a pesar de que «la pandemia del covid y los problemas recientes en nuestro negocio» protagonizaron la decadencia, según el ya ex director.

Por otra parte, suenan otros nombres en la cúpula de Netflix, como Bela Bajaria como nueva directora de contenido y Scott Stuber como presidente de Netflix Film. No obstante, Hastings, que deja sobre la mesa 223 millones de suscriptores en todo el mundo, cede el cargo empujando a la empresa a realizar acciones a las que se resistía rotundamente: series canceladas, un plan básico con anuncios y el fin de compartición de cuentas. Pero no hubo otra opción que imponerlas después de experimentar una profunda reducción de clientes por primera vez en una década.

Netflix ha logrado unos ingresos de 7.840 millones de dólares en 2022, unas cifras por debajo de lo previsto según los últimos estudios

NETFLIX SE QUEDA SIN SU GRAN FIGURA AL FRENTE

«Ted y Greg ahora son codirectores ejecutivos. Después de 15 años juntos tenemos una gran taquigrafía y confío mucho en su liderazgo. El doble de corazón, el doble de capacidad para complacer a los miembros y acelerar el crecimiento. Orgulloso de servir como presidente ejecutivo durante muchos años«. Así, de forma repentina, anunciaba Reed Hastings, en su cuenta oficial de Twitter, su dimisión en Netflix como director durante esta madrugada en horario peninsular español.

Así, Hastings ha matizado en un reciente comunicado que seguirá dentro de la compañía colaborando con los co-directores para futuros proyectos. «En el futuro, me desempeñaré como presidente ejecutivo, un rol que los fundadores suelen asumir (Jeff Bezos, Bill Gates, etc.) después de pasar la batuta de director ejecutivo a otros. Ted, Greg y yo hemos estado trabajando en estrecha colaboración en diferentes capacidades durante 15 años. Como es común en las relaciones duraderas y efectivas, todos hemos aprendido a sacar lo mejor de cada uno. Espero trabajar con ellos en este puesto durante muchos años más».

Por otra parte, Hastings se quedará a las espaldas de Sarandos y Peters para controlar que las acciones de la empresa van por buen camino. Sin embargo, el valor de las mismas ha caído casi un 38% a cierre de 2022, repercutido por la acuciante pérdida de clientes en el mes de abril y una reducción significativa de ingresos.

Los expertos vaticinan que el plan con anuncios no triunfará en países como Estados Unidos y Canadá, sino en territorios más vulnerables

LOS RESULTADOS DE NETFLIX NO SON LOS ESPERADOS

A pesar de que Netflix subió en el cuarto trimestre 7,6 millones de suscriptores de los 4,5 millones evaluados, sus beneficios no han sido los esperados. La compañía ha logrado unos ingresos de 7.840 millones de dólares, unas cifras por debajo de sus estimaciones ya que son las más bajas desde que salió a bolsa en 2002, representado solo un 1,7% respecto al año anterior.

Este hecho podría provocar que se invierta menos dinero en producciones durante 2023, a la espera de ver cómo funciona el fin de compartición de cuentas los próximos meses. Según los analistas, 100.000 millones de suscriptores en Estados Unidos comparten su cuenta y más de 50% de los usuarios españoles utilizan su perfil en otros hogares y dispositivos. Pero aún hay más, ya que Sarandos y Peters deberán lidiar con una competencia cada vez más agresiva, como Disney Plus, Amazon Prime Video y HBO Max.

No obstante, la cancelación de temporadas de series en Netflix durante el pasado año ha levantado ampollas entre los fans, una situación que no favorece en absoluto a la plataforma con mayor número de adeptos. Habrá que esperar si el mercado estadounidense responde de buena manera a la incorporación del plan con anuncios (6,99 dólares) y la eliminación de la compartición de cuentas.

LOS ANALISTAS NO PREVÉN MEJORAS CON EL NUEVO PLAN

Según los expertos del sector, Netflix luchará en 2023 por el crecimiento más lento de su historia. «Al observar la saturación del mercado y la variedad de diferentes opciones disponibles, y el hecho de que el precio no es necesariamente significativamente inferior al de la competencia, existen algunos desafíos para lograr esos objetivos de suscriptores«, dijo Jamie Lumley, subraya el analista de Third Bridge.

Aun así, algunos analistas creen que el plan protagonizado por anuncios dará sus frutos a largo plazo, especialmente en los mercados en desarrollo donde el poder adquisitivo es más débil. Pero destacan que Estados Unidos y Canadá no son los territorios adecuados para imponer dicha estrategia de negocio. Netflix había puesto sus esperanzas en que el lanzamiento de su nueva suscripción aumentaría su rentabilidad, pero lo cierto es que los analistas visualizan que no existe tal explosión.


- Publicidad -