miércoles, 1 febrero 2023 13:42

Fuerte caída en las materias primas: ¿tambores de deflación o un espejismo?

spot_img

¿Deflación o un espejismo? El precio de las materias primas cae con fuerza desde los máximos del año pasado, registrados en marzo de 2022. El trigo, por ejemplo, cae más de un 40%, mientras que el petróleo y el aluminio lo hacen en más de un 30%. El plomo cede cerca de un 10% en estos siete meses. La tendencia es claramente bajista desde el estallido de la guerra de Ucrania, más en los cereales, pese a las sequías, heladas y falta de producción, mientras que el consumo supera con creces al cultivo.

La caída se debe principalmente a la debilidad del dólar frente al euro, con un par que alcanza el 1,08 frente a la paridad registrada hace apenas unas semanas. Sin embargo, hay una materia prima que se está descolgando de las caídas: el oro. El metal preciado se ha disparado y se afianza en zona de máximos históricos, muy cerca de los 2.000 dólares por onza.

Una señal clara de que la demanda busca refugio tras la fuerte caída de la Bolsa en 2022 y la suma a este mercado por parte de los bancos centrales, especialmente de China, que está incrementando las reservas. El oro se encuentra en una tendencia alcista, un síntoma de deflación o inflación galopante en la economía.

EL ORO ROZA MÁXIMOS HISTÓRICOS

En un período de deflación, el dinero aumenta de valor frente a la inflación, que deteriora el poder adquisitivo. La deflación es un escenario probable dada la actuación de los bancos centrales. Las subidas de tipos de interés se están combinando con otras medidas, como endurecer las condiciones financieras, reducir sus balances y dejar de comprar deuda. Todo ello tiene como consecuencia no sólo una recesión, sino una contracción del volumen del crédito y del dinero disponibles, como está ocurriendo en Estados Unidos. De este escenario es complejo salir, ya que una de las soluciones es volver a imprimir dólares. Sin embargo, la deflación se registra únicamente con una caída real de los precios.

Desde hace una década se ha puesto en duda si los bancos centrales han actuado con éxito al bajar los tipos al 0%

Los bancos centrales han logrado con estos parches reducir el ritmo de subida de los precios, asegurando que se ha alcanzado el pico y despejando el camino para una menor subida de los tipos de interés. Desde hace una década se ha puesto en duda si los bancos centrales han actuado con éxito al bajar los tipos al 0% y a tipos negativos en algunos casos, con una compra masiva de deuda soberana y corporativa, así otras medidas de alivio y flexibilidad económica. Todo ha fallado estrepitosamente, hasta el punto de que son los propios organismos los creadores de mercado y poseer gran parte de la deuda, que pesa ahora como una losa en sus balances.

LOS BANCOS CENTRALES HUNDEN AL DÓLAR

Los bonos soberanos que ostentan los bancos centrales se emitieron a tipos nulos y precios elevados. Con las subidas de tipos, esta misma deuda se ha depreciado, mientras ofrecen un alto interés. Con este cambio de tendencia, la inversión en estos activos está generando abultadas pérdidas. En el caso del Banco de España, los números rojos se registrarán a cierre de 2022 y al menos hasta 2024. Por este motivo, los bancos deben vender la deuda y asumir las pérdidas, pero agitará las economías con mayor nivel de endeudamiento, elevando las primas de riesgo.

El oro, el refugio ante la deflación
El oro, el refugio ante la deflación

Para evitar la deflación, la Reserva Federal tiene que debilitar al dólar, su propia moneda. En caso contrario, contraerá el consumo aún más ya que los hogares y empresas esperarán a que caigan los precios más para dar la orden de compra. En la vivienda, ya se está registrando este escenario, que ha provocado a su vez despidos en las principales inmobiliarias y bancos hipotecarios.

LA BAJADA DE LA INFLACIÓN APOYA AL ORO

Por el momento, los precios continúan subiendo a un menor ritmo, si bien el mercado espera un replanteamiento de la agresividad mostrada por los bancos centrales, al menos por parte de la Reserva Federal.

Así las cosas, el impulso del euro frente al dólar es el factor más influyente en la caída de estas materias primas. El billete verde se hunde más de un 16% respecto a la divisa común, llevando así a las materias primas a mínimos. Todo ello, con la persistencia de las inclemencias meteorológicas y la salida de grano desde Ucrania persistan.


- Publicidad -