lunes, 6 febrero 2023 13:11

La inflación pega el primer palo a la entrada de los cines

Por mucho tiempo, quizás demasiado, el precio de la entrada de los cines en España no ha seguido el ritmo de la inflación. Aun con las palomitas y demás aditivos el plan de ir a ver algún estreno recientemente. Sin embargo, revisando el precio de las entradas de algunas de las grandes cadenas de la capital se puede ver que empiezan a subir, aunque bastante lejos del ritmo de la inflación. 

Es un aviso de que aun aquellos bienes que hasta ahora se habían resistido a la crisis impulsada por la guerra en Ucrania pueden verse arrastrado por el espiral inflacionario de un día para otro. Lo cierto es que gastos como la energía, las compras de la comida para los servicios de bar y la cantidad de espectadores que ha saltado de golpe a las plataformas de streaming.

De momento es cierto que la subida no cubre del todo la inflación. Además de no ser generalizada el precio de la entrada de cine española había mantenido su promedio los últimos años, por lo que ver esta subida no deja de ser llamativo para los espectadores. Lo bueno es que ocurre en un año donde tendrán una mayor lista de estrenos que en 2021, y que en varios meses del 2022.

LAS GRANDES FRANQUICIAS SUBEN, PERO LOS CINES INDEPENDIENTES NO

Es bueno señalar que este aumento ocurre principalmente en las grandes franquicias de cine de España. Casos como el de Kinepolis, Cinesa y en especial el de Yelmo son evidentes. Pero al mismo tiempo los cines Renoir, Verdi y el cine embajadores, todas pantallas sin franquicias de la capital muestran que estos aumentos son más necesarios para las grandes empresas, que evidentemente tienen más gastos.

EuWTkYfdp1l4YL6YE0hdleazUpIRydkcrwGr9hRWr8QVlg8BJO 2Jm jahH0OerP02EQx1krTBtj0vD59oFKAMZdyW EsmBPCXH8Iqo26Sn8Tvn0FTdaGKpTNdGtPeZfb Merca2.es

Es un aumento relativamente ligero, cerca del 1%, donde se ha subido lo que mantiene un precio promedio mucho menor al de otros países. Al mismo tiempo vale estar atento próximamente a los cambios de precios en otros productos, de los cines, desde las palomitas de toda la vida a cualquier otra compra que hagamos para tener algo que comer durante la proyección. 

Después de todo estos son la principal forma en que los cines generan ganancias. Recordemos que la venta de entradas no es el principal ingreso de los cines que deben repartir cada una entre los estudios, las distribuidoras y las salas, convirtiendo las ventas de comida en su ingreso más directo.

UN MAL MOMENTO PARA EL BOLSILLO DEL CINEFILO

Lo cierto es que además de este aumento los amantes del cine tendrán que enfrentar varias dificultades nuevas para sus bolsillos. Por un lado, la mayoría de los cines están repletos de funciones de la secuela de Avatar, que al ser una cinta en 3D es un poco más cara, pero es que su plan casero parece está por enfrentar una subida similar. 

Plataformas como Netflix o Amazon han subido sus precios recientemente y otras como Disney+ o HBO Max probablemente lo hagan en los próximos meses. Esto hace que por cualquier método ver películas sea un poco más costoso. Sin embargo, por buscar un lado amable, es posible que estos aumentos de los precios del streaming sean una buena noticia para las salas de cine. 

Entre los aumentos y los modelos de suscripción con anuncios las plataformas de streaming están perdiendo uno de sus principales puntos a favor: La comodidad, pareciéndose un poco más a la televisión tradicional. Dado que los cines convivieron bastante tiempo con la televisión tradicional sin grandes contratiempos quizás sea bueno tener un rival algo más conocido. 

LOS CINES LEJOS DE LOS NÚMEROS DE 2019

Lo cierto es que para los cines han sido unos años difíciles. La pandemia no solo los cerró por varios meses, sino que sirvió para que sus espectadores de toda la vida se acostumbraran a ver los nuevos estrenos en la comodidad de su sofá. Si a eso se le suman la cantidad de producciones de medio y alto presupuesto hechas directamente para los streamers no es raro que algunos no hayan querido volver a la sala oscura aún tras el final de las restricciones pandémicas. 

Esto ha hecho que cierren 2022 con una taquilla 40% por debajo de los datos de 2019. Es cierto que la presencia de Avatar en las primeras semanas de 2023 sumada a una buena lista de estrenos desde finales de febrero puede darles buenas opciones en los próximos 12 meses. 

Tocará hacer seguimiento. Lo cierto es que el aumento de precios en algunas franquicias puede acercarlos a la soñada cifra con algunos espectadores menos, siempre y cuando no los aleje. También es cierto que han intentado otros tipos de ingresos, como el alquiler de salas para sesiones de videojuegos. Por lo que tampoco sería raro que aparecieran nuevas propuestas de algunas salas locales, o de algunas de las franquicias que busquen nuevas opciones. 


- Publicidad -