lunes, 6 febrero 2023 10:46

José Elías, entre el quiero y no puedo en Audax

spot_img

José Elías no ha podido aún descorchar el cava con las renovadas subidas en Audax. La compañía de energías renovables, recientemente sancionada con 9,2 millones por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, promete en los primeros compases de este 2023 tras arrastrarse durante el pasado ejercicio y perder un 40% a lo largo del año. Las subidas desde el inicio del año son del 14%, hasta los 0,86 euros. Sin embargo, en la jornada de este miércoles se ha desinflado por completo, al caer más de un 3%.

Citadel mantiene intacta su posición del 3,58% desde el pasado 23 de diciembre

El fuerte recorte podría entenderse como una lógica recogida de beneficios tras los ascensos. No obstante, el gráfico técnico muestra su primer intento de romper la fuerte directriz bajista a la que se enfrenta. De hecho, las subidas no preocupan a los bajistas en Audax. Citadel mantiene intacta su posición del 3,58% desde el pasado 23 de diciembre, mientras que Linden continúa con su apuesta contra la evolución positiva del valor desde abril del año pasado, con el 1,09%. DE Shaw, por su parte, prosigue con su 1% a la baja desde noviembre; y por último, Polar AM continúa con su 0,69% desde hace 15 meses.

ELÍAS NO LOGRA ROMPER LA DIRECTRIZ BAJISTA EN AUDAX

Y es que, Audax rebota desde la zona de mínimos de octubre, pero no logra romper al alza pese al importante aumento del volumen de cotización en estos últimos días. El valor viene de una caída del 65% desde los 2,5 euros que marcó en febrero de 2020. Desde entonces, ha emprendido un camino lleno de obstáculos, hasta registrar los 0,6 euros por acción.

José Elías, dueño de Audax
José Elías, dueño de Audax

De esta forma, los inversores esperan un fuerte rebote, al menos para descargar pérdidas e incluso los beneficios registrados desde entonces. La subida desde mínimos supera el 40% y los accionistas han esperado a este primer choque para descargar los títulos, según apuntan fuentes del mercado a MERCA2. Se trata de un movimiento habitual, más cuando los fondos oportunistas continúan al acecho al no deshacer posiciones y aguantar después este imponente rebote.

La pauta mensual descrita por el valor es de máximos y mínimos crecientes desde hace tres meses, pero dentro de una clara tendencia bajista. No obstante, la resistencia se sitúa ahora un 3% por encima del nivel actual, donde pasa ahora la media de las últimas 200 sesiones.

AUDAX Y SU BALÓN DE OXÍGENO

Para retomar la confianza del mercado, Audax ha llevado a cabo movimientos importantes. La compañía ha anunciado la amortización de forma anticipada de bonos por importe nominal de 5,9 millones de euros emitidos en el Mercado Alternativo de Renta Fija (Marf). Asimismo, selló un acuerdo con Alantra en octubre para aumentar la cotización.

Este pacto se firmó a finales de octubre con un socio estratégico, que permite comprar energía más barata. En concreto, dispondrá de unos 100 millones de euros. La falta de este músculo financiero ha llevado a la quiebra a medio centenar de comercializadoras y era un soplo de aire fresco para la compañía de renovables al no tener que adelantar el dinero en el mercado mayorista y sin tener que disponer de los necesarios avales. Esta es la causa del empujón que ha tenido Audax desde octubre.

Esta nueva alianza supondría elevar el beneficio bruto de explotación (ebitda) en un 66%, hasta los 100 millones de euros en este 2022, mientras que la deuda, el gran quebradero de cabeza, se reduce directamente en un 20%. A cierre del tercer trimestre del año, Audax obtuvo un beneficio de 2,3 millones frente a las pérdidas de 4,2 millones de julio a septiembre de 2021, mientras los ingresos alcanzaron los 2.033 millones, un 78% más.

EL PATRIMONIO DE JOSÉ ELÍAS CAE UN 38%

El también dueño de varias empresas, como La Sirena, Ezentis y Atrys, ha tenido un año para olvidar. Su imperio se ha desmoronado por una crisis energética, multas y rescates. Ezentis se encuentra en situación de preconcurso, mientras Atrys continúa sin levantar cabeza en Bolsa.

El catalán ha perdido parte de su patrimonio por la exposición a estas sociedades. Su patrimonio, según la lista Forbes, ha pasado de 900 a 550 millones, una pérdida de un 38% o lo que es lo mismo 350 millones de euros para situarse en el puesto 54 frente al 31.


- Publicidad -