domingo, 29 enero 2023 21:30

Uber, Cabify y Bolt fintan las trabas del PSC y Colau para operar en Barcelona

Uber, Cabify y Bolt, las principales plataformas de vehículos de alquiler con conductor, mantienen intacta sus operaciones en Barcelona tras la entrada en vigor del decreto redactado por el taxi y el PSC.

La normativa exige a las licencias de VTC una larga lista de requisitos, entre los que se encuentran una longitud mínima de 4,9 metros para todos los vehículos -medida obligada por los socialistas del PSC para dar el sí al decreto-; disponer de un seguro que cubra hasta los 50 millones de euros; y que los nuevos coches tengan su correspondiente etiqueta ECO o Cero emisiones.

las VTCs se mantienen en Barcelona, a pesar de los mensajes del PSC de que se acabaría esta actividad

Además, estos vehículos tendrán que disponer de una autorización de ámbito urbano, una licencia que otorga la propia administración y cuya solicitud debió presentarse entre el 1 y el 30 de septiembre del pasado año. En concreto, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), presidido por Ada Colau, tenía el plazo de tres meses para responder. «El silencio administrativo es de carácter negativo», según estipuló el decreto. De esta forma, si las licencias no tienen este permiso no podrían operar.

Bolt instala extensiones homologadas en los vehículos VTC de Cataluña
Bolt instala extensiones homologadas en los vehículos VTC de Cataluña, mientras Cabify no se marcha

Desde el sector de las VTC guardan con celo el número de licencias que finalmente se han otorgado en Barcelona y tampoco dan pista sobre el número aproximado de licencias que operan en la Ciudad Condal, lo mismo hace el Área Metropolitana de Barcelona a través del Departamento de Presidencia, que no ha dado respuesta a las preguntas realizadas por MERCA2.

EL TAXI ESPERA LA ACCIÓN DE LA GUARDIA URBANA PARA ATENAZAR A LAS VTC

Así las cosas, las VTCs se mantienen en Barcelona, a pesar de los mensajes del PSC de que se acabaría esta actividad. De hecho, en una primera estimación tan sólo habría 300 licencias como máximo, según señalan fuentes conocedoras a este medio. La realidad es muy distinta. «Barcelona está infestada de VTC», según aseguran desde Élite Taxi. Esta situación se ha dado por descontada una vez que empezó el año, pero los taxistas rehúyen ahora de la presión en las calles.

Eso sí, afirman que lo harán en los despachos para expulsar a la competencia definitivamente, al menos tratar de hacerlo. Y es que, el último informe del abogado general de la UE apunta que no se pueden poner trabas al sector de la movilidad y ha criticado duramente el anterior reglamento de Cataluña, que fijaba una licencia de VTC por cada 30 de taxi. Es decir, que en Barcelona solo podrían operar unas 350 licencias de vehículos de alquiler con conductor.

«Operan de forma ilegal. Ninguna VTC que trabaja con las plataformas tiene la licencia», aseguran desde el sector del taxi. «No tienen autorización urbana», han matizado las mismas fuentes, que señalan directamente a Cabify. «Ninguna VTC de Bolt, Uber ni de Cabify opera con la autorización», han asegurado. Desde la AMB no han respondido a la pregunta de cuántas autorizaciones se han concedido entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre.

«Hay 600 autorizaciones concedidas, pero son todas de las VTC tradicionales», según ha asegurado Alberto Álvarez, líder de los taxistas en Barcelona. En este sentido, ha destacado que ninguna empresa de las que suelen utilizar las plataformas registra autorización alguna porque no han pasado los filtros. «Se ha hecho un protesta formal ante la actividad ilegal de las VTC», ha afirmado.

EL TAXI PRESIONA A LA ADMINISTRACIÓN PARA ELIMINAR A LAS VTC DE UBER, CABIFY Y BOLT

La Administración ha tardado poco en responder a Álvarez. El plan que se pondrá en marcha estos próximos días consiste en una mayor presión de la Guardia Urbana para pedir los papeles reglamentarios a los conductores. En caso de no disponer de estas autorizaciones, las sanciones van de los 2.000 a la retirada de todo permiso. «Es una vergüenza que estén operando sin estas autorizaciones», ha continuado.

En este sentido, espera una contundente actuación de la Guardia Urbana de Barcelona para inmovilizar los vehículos. «No va a haber depósitos suficientes para aparcar los coches de las VTC», ha indicado tras recordar el régimen sancionador. La primera sanción alcanza los 2.000 euros y la inmovilización del vehículo para quienes trabajen con una autorización de fuera de Cataluña o bien no respeten los 15 minutos de precontratación.

La cuantía se duplica a los 4.000 euros con inmovilización para quienes recojan a los clientes a mano alzada o bien circulen en busca de éstos; mientras que alcanza los 6.000 euros si se trabaja sin la respectiva autorización. «La reincidencia de infracciones puede acabar con multas de entre 2.001 y 6.000 euros o con la retirada de la autorización», se recuerda en la normativa.

EL RÉGIMEN SANCIONADOR A LAS VTC OPERADAS POR BOLT, UBER Y CABIFY

Según los datos de la Generalitat, en toda Cataluña se han concedido un total de 4.000 autorizaciones de VTC, de las que entre 2.500 y 3.000 han tenido un vehículo adscrito, aunque sólo 1.455 están activadas y prestando servicio. De todas ellas, 600 pertenecen a las VTCs tradicionales, cuyos clientes suelen ser empresas y que son contratadas hasta con 24 horas de antelación.

n Catalunya existen unas 4.000 autorizaciones de VTC. De éstas, existen entre 2.500 y 3.000 que han tenido un vehículo adscrito en los últimos tiempos, pero sólo 1.455 están realmente activas y prestaban prestando servicio actualmente.

UBER, BOLT Y CABIFY OPERAN SIN TRABAS EN NOCHEVIEJA

Las VTCs, por su parte, mantienen intacta la estrategia operativa en Barcelona. Las aplicaciones funcionan con normalidad, incluyendo Nochevieja, cuando entró en vigor este decreto. Bolt entró en Barcelona con 1.000 conductores asociados, mientras que para cumplir con los requisitos del decreto ideó un sistema de extensiones homologado para poder alcanzar la longitud mínima de los 4,9. Además, en esta estrategia también sumó a licencias de taxi. Uber, por su parte, se mantiene, mientras que desde Cabify prosiguen con su decidida apuesta de continuar sus operaciones en Barcelona.

Ahora todo queda en manos de una Administración que ha recibido un serio revés desde Bruselas y la presión de los taxistas, que podrían volver a poner el Mobile World Congress como objetivo para que se satisfagan sus exigencias. Si bien, Álvarez afirma que no es momento de caldear la calle.


- Publicidad -