domingo, 29 enero 2023 22:42

La actividad de Naturgy gana fuerza en Australia de cara a cumplir con sus objetivos

Las metas de Naturgy pasan también por ser fuertes en Oceanía. En este camino hacia el cumplimiento de sus objetivos, Australia es una pieza muy importante. Todas las apuestas de Naturgy tienen como meta impulsar su papel en la transición energética y en la descarbonización, con el ambicioso objetivo de alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050 y una potencia instalada de fuentes renovables cercana al 60%.  De ahí, entre otras cosas, que Austria sea una prioridad para la compañía.

ESTRATEGIA DE DESARROLLO

Naturgy prosigue su estrategia de desarrollo de una cartera renovable disponiendo en la actualidad de más de 5,3 GW de potencia instalada en operación. Y tiene previsto invertir 14.000 millones de euros durante la vigencia de su hoja de ruta a 2025, de los que aproximadamente dos tercios se dedicarán al impulso de la generación renovable, para pasar a los más de 14 GW previstos para estar operativos a finales de 2025.

Estas inversiones confirman el giro estratégico de Naturgy hacia un mix energético más sostenible y su compromiso con la transición energética. Todo ello, sin abandonar los objetivos fundamentales de creación de valor y crecimiento para cada uno de los negocios, así como los objetivos en materia de ESG.

APUESTA POR AUSTRALIA

Australia es un país prioritario para Naturgy dentro de sus objetivos estratégicos para los próximos años. El grupo aspira a alcanzar una capacidad instalada en el país de 2,2 GW de aquí a 2025, con una inversión próxima a los 2.000 millones de euros enfocada al desarrollo de plantas de tecnología eólica, fotovoltaica y de sistemas de almacenamiento.

La presencia de la compañía en Australia se remonta a 2007 y siempre ha tenido como objetivo construir una sólida cartera renovable que proporcione fuentes de energía limpia y contribuyan al desarrollo de comunidades rurales y regionales. 

La presencia de la compañía en Australia se remonta a 2007

Naturgy cuenta con 276 MW de capacidad instalada en operación con los parques eólicos de Crookwell 2 (96 MW) y Berrybank 1 (180 MW). Asimismo, está ultimando la puesta en marcha de otros 109 MW en Berrybank 2. Adicionalmente, una cartera de proyectos eólicos de alrededor de 630 MW está respaldada por acuerdos de compras de energía (PPA) ya firmados (Ryan Corner, Hawkesdale, Crookwell 3 y Paling Yards). Por otro lado, Naturgy cuenta con una cartera de 417 MW de instalaciones eólicas en desarrollo en el estado de Victoria.

Cabe destacar que en este país se encuentra Queanbeyan, la primera instalación de almacenamiento de baterías que la compañía energética pondrá en operación a nivel mundial.  Está ubicado en la región de la capital australiana, junto a la ciudad de Canberra, y tendrá un carácter estratégico como apoyo a la red de distribución de la zona. A través de un sistema de baterías de Lithium-Ion con una potencia de 10 MW y una capacidad de almacenamiento de 20 MWh, podrá acumular electricidad de origen renovable y volcarla a la red cuando se requiera en momentos de menor producción eléctrica.

Naturgy ha anunciado la construcción de su primer proyecto híbrido solar y de almacenamiento a nivel mundial en Australia

Por otro lado, Naturgy ha anunciado la construcción de su primer proyecto híbrido solar y de almacenamiento a nivel mundial en Australia. Denominado Cunderdin, contará con una capacidad solar fotovoltaica de 125 MW y un sistema de almacenamiento de energía en baterías de hasta 220 MWh. Su construcción arrancará en el último trimestre del año, con el objetivo de que entre en operación comercial durante el primer trimestre de 2024.

INVERSIÓN DE 160 MILLONES

El proyecto, que suma un valor de inversión de 160 millones de euros, estará próximo a la localidad de Cunderdin, en Australia Occidental, y conectado al sistema interconectado del suroeste australiano (Western Australia’s South West Interconnected System, SWIS).

Además de ser la primera infraestructura híbrida en todo el mundo de la compañía, se trata de la primera de tecnología fotovoltaica que desarrolla en Australia, donde ya cuenta con un número destacado de parques eólicos, y de la primera instalación híbrida solar con baterías que será construida en el país.

La integración de un sistema de almacenamiento de energía en baterías con una planta fotovoltaica de gran escala permitirá a la infraestructura ofrecer mayor flexibilidad en su operación, lo que a la vez facilitará que respalde el mercado de energía mayorista australiano SWIS durante los periodos de máxima demanda energética en el país.


- Publicidad -