martes, 31 enero 2023 12:16

Deutsche Bank, una reputación por los suelos por una supuesta manipulación

spot_img

Deutsche Bank vuelve a estar en el punto de mira por manipulación del mercado. La sanción por la última acusación, lanzada este martes por la Comisión Europea, podría alcanzar el 10% de su facturación mundial, más de 2.400 millones de euros en base a los ingresos obtenidos el pasado 2021, cuando la entidad financiera alemana registró el mayor beneficio desde 2011, uno de los años en los que se le acusa de manipular el mercado secundario de deuda y en pleno rescate de países como España, Portugal, Grecia e Irlanda, entre otros.

Los ciudadanos deben poder estar seguros de que las instituciones financieras no emplean prácticas que restrinjan la competencia en los mercados de negociación de bonos

La Comisión Europea ha esperado seis meses a las alegaciones de Deutsche Bank y Rabobank antes de pronunciarse sobre esta acusación. En concreto, ha señalado a las entidades germana y holandesa, respectivamente, de haber formado un cártel para distorsionar la competencia mediante el intercambio de información comercial sensible y otras prácticas contrarias al reglamento de la Unión Europea entre los años 2005 y 2016.

DEUTSCHE BANK, DE MANIPULAR EL EURIBOR A CASI QUEBRAR POR LAS SANCIONES

Durante la crisis subprime -hipotecas basura-, Deutsche Bank fue acusada y sentenciada a pagar miles de millones por manipular los tipos de interés interbancarios, como el líbor y el euríbor, y vender bonos tóxicos. Asimismo, algunos de sus brókers fueron condenados y sentenciados a pagar con cárcel sus actividades.

Sucursal de Deutsche Bank
Sucursal de Deutsche Bank

La acusación actual se centra en un mercado muy sensible, el secundario de deuda, con el que se mide la prima de riesgo de los países. La manipulación consistió en coordinar estrategias de precios y negociación de cara a las negociaciones de estos bonos dentro de la Unión Europea. Es decir, concertó precios durante los años más duros de la crisis de 2008 y en un activo que mide el riesgo país.

Para ello, Deutsche Bank y Rabobank realizaron comunicaciones por mail y mensajes en distintos foros de discusión. Por el momento, se abre oficialmente el plazo para recabar los argumentos y razones de las dos entidades para responder a las durísimas acusaciones.

LA CE TARDA 17 AÑOS EN ADVERTIR UNA SUPUESTA MANIPULACIÓN DE DEUSTCHE BANK

Y es que, la Comisión Europea ha tardado un total de 17 años en averiguar esta manipulación en el mercado. Pese a ello, ha tratado de alcanzar un acuerdo, pero ambas entidades se habrían cerrado supuestamente en banda. Por este motivo, se ha abierto la investigación y continuar con las pesquisas, según ha comunicado la institución europea.

«Para garantizar una competencia efectiva, es fundamental que los operadores económicos determinen sus precios de forma independiente», ha afirmado la vicepresidenta de la Comisión Europea de Competencia, Margrethe Vestager. «Los ciudadanos deben poder estar seguros de que las instituciones financieras no emplean prácticas que restrinjan la competencia en los mercados de negociación de bonos», ha afirmado.

Una vez que la Comisión Europea recoja estas alegaciones, se abre un plazo indefinido para poder corroborar y examinar las respuestas antes de tomar una decisión final. Según la propia Comisión, es la tercera investigación abierta por los servicios comunitarios por prácticas contrarias a la competencia en el mercado de deuda.

LAS MULTAS MILLONARIAS CONTRA DEUTSCHE BANK

Deutsche Bank ha pagado 2.515 millones por la manipulación de los tipos de interés más utilizados para el cálculo de los intereses de la hipoteca, como el euríbor, el libor y el tibor, entre 2005 y 2009. La sanción se pactó en Estados Unidos y Reino Unido, con una avalancha de demandas en España. Esta manipulación se produjo en plena burbuja inmobiliaria y su posterior estallido. La entidad se comprometió a despedir a los empleados que realizaron estas operaciones fraudulentas.

La entidad alemana pagó un total de 600 millones de dólares al Departamento de Servicios, Financieros de Nueva York; otros 800 millones al regulador del mercado de futuros en EE UU junto con otros 775 millones del Departamento de Justicia. El supervisor financiero inglés percibió 340 millones por la manipulación de estos índices.

Durante la crisis subprime tuvo que abonar 7.200 millones de dólares por la venta de activos tóxicos. La sanción de EE UU casi quiebra a una entidad que registró después un fuerte beneficio en 2011. Asimismo, en 2017, el Departamento de Justicia de EE UU ordenó una investigación sobre el Deutsche Bank por manipular el dólar canadiense y el dólar neozelandés desde 2008 a 2012.

UNA FILIAL DE DEUTSCHE BANK, EJEMPLO DE GREENWASHING

Este mismo año, la Fiscalía alemana ordenó registro de las oficinas del administrador de fondos de inversión DWS, filial del Deutsche Bank, por sospecha de manipular criterios de sostenibilidad ecológica en algunas inversiones, el llamado «greenwashing».

Según la Fiscalía, en la operación participaron 50 agentes, entre los que había representantes de la agencia de supervisión financiera Bafin y de la Oficina Federal de lo Criminal (BKA). Todo ello, por manipular la presentación de sus productos financieros ‘verdes’, es decir, aseguraban una mayor sostenibilidad medioambiental de lo que eran.

LAS OTRAS DOS INVESTIGACIONES DE BRUSELAS

En abril de 2021, la Comisión multó a tres bancos de inversión por un total de 28 millones de euros por participar en un cártel de negociación de bonos soberanos denominados en dólares estadounidenses. En mayo de 2021, la Comisión constató que siete bancos de inversión participaban en un cártel comercial de bonos estatales que acabó con multas de 371 millones.

Entre las entidades financieras multadas se encontraron el japonés Nomura, la suiza UBS y el italiano Unicredit. El resto de entidades que participaron en el cártel -(Bank of America, Natixis, RBS -NatWest-, y WestLB – Portigon-) se libraron por haber destapado la trama o bien no tuvieron un volumen de negocios positivo en el año comercial; otros como Bank of America y Natixis se libraron por la prescripción del plazo para imponer las sanciones.

Todas ellas habrían infringido las normas antimonopolio de la UE mediante la participación de un grupo de comerciantes en un cartel en el mercado primario y secundario de bonos gubernamentales europeos.


- Publicidad -