viernes, 9 diciembre 2022 20:43

Madrid se asoma al abismo inmobiliario

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), las operaciones de compraventa descendieron en Madrid casi un 5%, convirtiéndose Madrod en la segunda comunidad autónoma donde más cayeron estas operaciones (solo por detrás de Navarra). Los datos no son buenos y se vislumbra que Madrid se asoma al abismo inmobiliario. Mientras, otras comunidades y ciudades españolas han experimentado un sustancial aumento de las transacciones de compraventa de residencias de segunda mano.

La comunidad de Madrid ha sido la única que registra ya cuatro meses consecutivos de descensos

Ante el contexto macroeconómico, la situación en Madrid debería ser la norma, pero sin embargo resalta como la excepción.

Si hay algo que vienen advirtiendo los expertos desde hace tiempo es la falta de suelo para construir en la capital. Aunque no toda la responsabilidad recae en esta cuestión puesto que la gran mayoría de las operaciones para adquirir una vivienda se centran en el mercado inmobiliario de residencias de segunda mano.

No obstante, el panorama se presenta algo frío teniendo en cuenta las previsiones para 2023. A pesar de las voces que confirman el continuo alza de los precios de la vivienda (y no van del todo mal encaminados, ya que, solo en octubre, aumentó un 0,9% de media) el mercado inmobiliario ya comienza a dar síntomas de desaceleración. Y Madrid es la punta del iceberg.

Sin alarmas, ya se ha descartado la posibilidad de una burbuja inmobiliaria. El experto y profesional de XTB, Darío García, ha recordado en MERCA2 que los bancos están consiguiendo mantener los ratios de impagos y morosidad bastante bajos, y desde luego muy por detrás de los existentes en 2007, antes de la gran crisis.

Por eso, García insiste en que la situación del mercado madrileño podría ser algo coyuntural o que pueda afectar al resto del territorio, aunque no de una manera demasiado agresiva.

¿QUÉ LE PASA AL MERCADO INMOBILIARIO DE MADRID?

La tercera subida de los tipos de interés el pasado 27 de octubre ha sido la última medida que el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto de por medio para frenar el alza inflacionista y de pecios. Dos meses después se empiezan a notar los primeros efectos y Madrid es el claro ejemplo.

Aun así son muchos los factores que han provocado que hayan descendido las operaciones de compraventa en Madrid, aunque ninguno termina de explicar porqué es la única comunidad que lleva cuatro meses en ‘recesión’.

Si de una parte la justificación podría estar en la falta de suelo nuevo, de otra parte también destaca la falta generalizada de oferta de viviendas de segunda mano.

Madrid anticipa lo que ocurrirá con el sector inmobiliario en España

Madrid alberga uno de los grandes problemas del mercado inmobiliario español: el precio. Vivir en Madrid es caro. Alquilar un piso es caro. Y comprar una vivienda mucho más. Quizá esta sea una de las cuestiones básica que motivan la desaceleración del mercado madrileño.

Los pequeños inversores tardan años en decidirse por adquirir una vivienda en Madrid y la situación actual está provocando que ahora se lo piensen mucho más. La importante decisión de comprar una casa hoy por hoy tiene demasiadas variables. Ante las previsiones futuras de recesión prima el ahorro.

Situación paralela a lo sucedido con la pandemia de la COVID-19 cuando los españoles multiplicaron su ahorro un 2,3, según los datos aportados por la entidad bancaria BBVA Research.

MÁS ALLÁ DE LA SUBIDA DE LOS PRECIOS

Sin crisis sanitaria de por medio, el ahorro familiar sigue ganando peso en momento de incertidumbre económica. Destacando la continua subida de los precios de la viviendas cabe la posibilidad que los pequeños inversores se resistan a comprar una vivienda que, debido a la subida de los tipos de interés, les sale más cara.

Con todo, el freno inmobiliario de Madrid no es casualidad. La punta del iceberg siempre es la más expuesta y el mercado inmobiliario de la capital es el más sensible debido a que concentra un gran porcentaje de las operaciones inmobiliarias. Madrid siempre ha anticipado lo que posteriormente ha ocurrido en el resto de España, y así están siendo con la desaceleración actual del mercado inmobiliario.

Sin duda, alguna una de las razones para que ocurra una desaceleración en el mercado inmobiliario son los precios. Es una obviedad que cuanto más aumente el valor de la vivienda menos demanda habrá.

Partiendo de esa premisa, existen más razones para el enfriamiento de la vivienda en Madrid. Los expertos vienen avisando desde hace meses de la falta de suelo libre en la capital. Una situación incómoda para promotoras y constructoras que exigen la liberación de algunos terrenos para poder levantar nuevas promociones.

Aun así, y a pesar de que la desaceleración del mercado madrileño es más que patente, no hay ningún síntoma de burbuja inmobiliaria «ya que uno de los modelos que aceleró la crisis en 2008, los famosos promotores, en la actualidad son mucho más escasos», según insiste Darío García.


- Publicidad -