viernes, 9 diciembre 2022 2:27

Galán (Iberdrola) firma la paz con Blackrock y Catar: nuevo CEO y lluvia de dividendos

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha logrado contentar a los máximos accionistas de la compañía sin renunciar a su parcela de poder. La gestora estadounidense BlackRock y el fondo soberano de inversión de Qatar exigieron–para cumplir con las reglas del buen gobierno corporativo– modificar la estructura de la cúpula del grupo energético español nombrando un consejero delegado con poder ejecutivo, pero finalmente han aceptado la solución intermedia propuesta por Galán: CEO sin poderes y lluvia de dividendos con un nuevo plan estratégico.

IBERDROLA: SE ACABA EL CULEBRÓN

Se cierra así uno de los culebrones que mantenían en vilo al consejo de administración de Iberdrola y a sus accionistas minoritarios, que esperaban como agua de mayo que se diera carpetazo a la implicación del grupo en el “caso Villarejo” –retirando la imputación de su presidente– y que BlackRock y Qatar Investment Authority (QIA) firmaran la pipa de la paz con Sánchez Galán. Con ambos objetivos conseguidos el grupo puede dedicarse a desarrollar su nuevo plan estratégico.

La solución propuesta (y aplicada) por el presidente de Iberdrola ha sido nombrar un consejero delegado pero sin cederle la labor ejecutiva. El elegido es un hombre de confianza de Sánchez Galán, Francisco Martínez, un ejecutivo del núcleo duro de la eléctrica y que ha demostrado fidelidad y buen hacer como director general de Negocios del grupo. Su puesto en el consejo de administración se lo ha cedido Francisco Martínez Corcoles, salpicado por el “caso Villarejo” y que ha presentado su cese “para facilitar los cambios en la gobernanza de la sociedad”.

A peSar de que el cambio en la cúpula no responde a la petición expresa de los fondos los máximos accionistas están satisfechos

Fuentes financieras aseguran a MERCA2 que, a pesar de que “el cambio en la cúpula no responde a la petición expresa de los fondos” (sobre todo de BlackRock) porque Sánchez Galán mantiene el poder ejecutivo, los máximos accionistas “están satisfechos con el movimiento del presidente al separar la presidencia del puesto de consejero delegado”.Y ahora se preparan para sacar rendimiento a su inversión gracias a los dividendos prometidos por el presidente.

MILES DE MILLONES EN DIVIDENDOS

En concreto, los grandes fondos –a los que hay que sumar también a Norges Bank– se llevarán buena parte de los miles de millones de euros en dividendos que espera repartir el grupo hasta el año 2025.

El nuevo plan estratégico presentado hace unos días contempla un beneficio operativo (EBITDA) de 17.000 millones de euros en los próximos tres años con un pay-out del 65%-75%, esperando repartir un dividendo de entre 0,55 y 0,58 euros por acción en 2025, cantidad superior a la previsión del plan anterior y que supone una rentabilidad por dividendo del 5,5%.

El nuevo plan estratégico no sólo ha sido del agrado de los accionistas, sino también de las principales casas de análisis, que consideran que el giro anunciado –potenciando la inversión en redes ante la incertidumbre geopolítica, en detrimento de las renovables– permite elevar el precio objetivo de los títulos del grupo español. Iberdrola fija un suelo del dividendo de 0,46 euros entre 2023 y 2024 y de 0,50 euros para 2025.

LA IMPORTANCIA DE EE.UU.

El principal destino inversor del grupo energético español será Estados Unidos, país que ha sido la gran apuesta de Sánchez Galán a través de la filial Avangrid, compañía que aspira a lograr contratos incluidos en el plan de infraestructuras impulsado por la Casa Blanca. Un programa de gasto público que estaba en el alero por la incertidumbre electoral pero que tras los primeros resultados de los comicios de midterm parece que saldrán adelante sin problemas. El Partido Demócrata ha salvado los muebles en unas elecciones muy disputadas y tendrá mayoría en el Senado mientras espera que finalice el recuento en el Congreso.

IBERDROLA QUIERE CERRAR LA COMPRA DE PMN RESOURCES PARA INTEGRARLA EN EL GRUPO, EN UNA OPERACIÓN VALORADA EN 11.000 MILLONES

De los 47.000 millones de euros en inversiones anunciadas por Iberdrola, prácticamente la mitad irán destinadas a Estados Unidos (el 47%), incluyendo aquí la integración de la empresa PMN Resources que tantos quebraderos de cabeza ha dado al grupo español. 

El regulador de Nuevo México vetó la adquisición, entre otras razones, por la crisis reputacional generada por el escándalo del “caso Villarejo”. Iberdrola acudió al Tribunal Supremo del citado estado norteamericano y espera lograr luz verde para realizar la operación, valorada en unos 11.000 millones de euros. 

El propio Sánchez Galán declaró en una reciente entrevista a Bloomberg TV que el mercado estadounidense “proporciona un marco predecible, estable y atractivo”, recordando que la compañía es una de las tres mayores empresas de energías renovables del país, con presencia en 23 estados.

En su opinión, “las oportunidades que Estados Unidos brinda en este momento son grandes”. Entre otras, mencionó los incentivos a la electrificación, materializados a través del apoyo a proyectos de hidrógeno verde, la movilidad sostenible y la expansión de las redes.

PENDIENTE DE LA AUDIENCIA NACIONAL

La única cuestión que aún le quita el sueño al presidente de Iberdrola es la resolución de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional sobre el recurso presentado por la Fiscalía Anticorrupción tras la decisión del juez Manuel García Castellón de retirar la imputación del propio Sánchez Galán. El magistrado considera que el“cohecho activo continuado”, el “delito contra la intimidad” y el “delito continuado de falsedad en documento mercantil”  están prescritos. Pero el Ministerio Fiscal no está de acuerdo. 

Fuentes jurídicas señalan a MERCA2 que una vez que se produzcan las últimas declaraciones de testigos y se conozcan los argumentos de la Abogacía del Estado –por la responsabilidad civil de los delitos cometidos presuntamente por el ex comisario– concluirá la instrucción y comenzará el juicio. En estos momentos el único imputado relacionado con Iberdrola es su ex jefe de seguridad, Antonio Asenjo.  


- Publicidad -