viernes, 9 diciembre 2022 3:54

El PERTE del hub en QEV, en riesgo a 13 días por la falta de avales

El hub de QEV tiene tres días más de gracia para alcanzar un acuerdo con la banca y cerrar así la negociación de los avales del PERTE del vehículo eléctrico. En concreto, necesita 80 millones de euros, de los que la mitad los entregaría el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), pero el ente público controlado por la Generalitat no cuenta con ficha bancaria y, por tanto, no puede entregar directamente el dinero, según han señalado fuentes conocedoras de la operación a MERCA2.

Se está buscando un banco que haga fronting con los avales del ICF

«Este es el principal escollo en la negociación», según han señalado fuentes financieras a este medio. El hub de QEV obtuvo el pasado mes de agosto un total de 107,8 millones de euros del PERTE. Se trata de un montante que no es a fondo perdido, sino que tiene que estar avalado.

Para su entrega, el Ministerio de Industria, dirigido por Reyes Maroto, dio en un primer plazo hasta el 15 de noviembre para presentar la documentación. Pero el hub de QEV, liderado por Joan Orús, aún no tenía cerrado este acuerdo. Maroto prorrogó el plazo hasta el 25 de noviembre, diez días de gracia que se han extendido ahora hasta el próximo 28 de este mes, según ha podido conocer este medio.

MAROTO DA TRES DÍAS MÁS DE GRACIA AL HUB DE QEV

«Se está buscando un banco que haga fronting con los avales del ICF», han señalado fuentes del hub de QEV a este medio. Y está haciendo a la desesperada en vista de que apenas quedan 12 días para que expire dicho plazo, siempre y cuando no se prolongue de nuevo.

El CEO de QEV, Joan Orús
El CEO de QEV, Joan Orús

Según las fuentes financieras consultadas, Banco Santander lidera esta negociación, si bien no participan todas las entidades financieras más grandes de España en esta operación. Desde la entidad cántabra mantienen un prudencial silencio al no hablar de este tipo de negociaciones.

El motivo de este fronting, la compleja fórmula escogida por QEV para conseguir validar los avales del ICF sin que sean considerados ayudas de Estado, es que el Ministerio de Industria había rechazado la operación de los 40 millones de euros. En primer lugar, el Instituto Catalán de Finanzas no posee ficha bancaria alguna y por tanto no se considera legal en una auditoría de la Comisión Europea.

FRONTING, LA NUEVA ESTRATEGIA FINANCIERA DEL HUB QEV

«Como no está dado de alta en el Banco de España, se está buscando un banco que asuma los avales del ICF», han reconocido desde el hub de QEV a este medio, tal y como ha adelantado El Economista. De hecho, en caso de que se demostrara que se ha aceptado este montante de la Generalitat, el hub de QEV tendría completamente restringido el acceso al PERTE y por tanto su proyecto caería en la lucha por la reindustrialización de Nissan.

Para evitarlo, se estudia así la posibilidad del fronting, una modalidad que permitiría a la banca tener las garantías necesarias para evitar poner en riesgo su dinero. De hecho, se estima que junto a Banco Santander hay otras tres entidades más. En este sentido, cada entidad financiera aportaría 10 millones de euros, minimizando así los riesgos. El problema para el hub liderado por Joan Orús es que tendría que dar garantías para cubrir estos avales.

SANTANDER LIDERA LAS NEGOCIACIONES CON EL HUB DE QEV

Por definición técnica, el fronting es «designar a la entidad aseguradora que asume un riesgo pero transfiere realmente su cobertura íntegra o gran parte de ella a otros aseguradores o reaseguradores», según apuntan desde Mapfre. De esta forma, el ICF aceptaría como contraprestación los avales dados por el hub de QEV y la banca aceptaría el aval de ICF. No obstante, la banca corre el riesgo de que la entidad pública no abone la cantidad y tenga que asumir los avales dados de QEV que no cubrirían esos 40 millones. La operación, no obstante, esquiva las restricciones impuestas por el PERTE.

Para abrir más la posibilidad, la Generalitat tendría que articular nuevas fórmulas financieras para llevar a cabo la gestión. No obstante, cabe señalar que la banca conoce muy bien a este Govern y su forma de obrar. De hecho, el que haya tenido que rescatar de nuevo a la propietaria del Circuito de Cataluña es el último de los ejemplos.

El camino del hub de QEV para reindustrializar Nissan ha sido un auténtico dolor de muelas. Por ahora, no tiene la licitación de los terrenos de la Zona Franca, pero aún obteniéndola sin los avales para el PERTE el proyecto queda completamente fuera al no tener la financiación suficiente para acometer la remodelación.

AYUDAS PÚBLICAS, LA ÚNICA FINANCIACIÓN DEL HUB DE QEV

El Ministerio de Industria ha alargado ahora el tiempo hasta el 28 de noviembre, aunque todo está en manos de la banca. En total, está en juego una inversión de 800 millones para ensamblar las furgonetas de la marca Zeroid. En caso contrario, la logística tendría suficientes credenciales y sin ayudas públicas, para poder optar con mayores garantías la reindustrialización. Esta opción está descartada por la Generalitat y los sindicatos, debido a que se busca un proyecto de motor para sustituir a Nissan. No obstante, el concurso ya está en marcha y habrá que esperar para ver quién gana y quién puede llevar a cabo sus proyectos.

Del total de la ayuda pública, unos 877 millones, el Ministerio de Industria repartirá 397,3 millones para electrificar Seat, un montante del todo insuficiente y que tendrá que incrementarse en la segunda convocatoria para levantar la fábrica de baterías de Sagunto (Valencia). Asimismo, otros 159,3 millones irán a Mercedes; y el hub de QEV se queda en tercer lugar. El consorcio empresarial, además, pidió a finales del pasado año las ayudas que se iban a conceder a la china Great Wall Motors, cuyo proyecto no se realizará en la Zona Franca de Barcelona.

El Hub de QEV acude con el gigante Goodman, cuya apuesta industrial es la más sostenible, pero la logística ha apretado hasta el final, como la alianza de Mecalux. El plan de Orús depende en gran medida del dinero público para poder arrancar la primera fase del proyecto. Según fuera incrementándose la producción, el desarrollo de Zeroid daría salida a las siguientes fases. No obstante, hay interés privado pero no se ha materializado. En concreto y como publicó El Confidencial, el fondo HIG podría dar apoyo financiero al hub de QEV, aunque aún no se ha cerrado acuerdo alguno.


- Publicidad -