jueves, 13 junio 2024

El fracaso de Amazon: una expansión demasiado grande que se estrelló contra la inflación

En medio de la pandemia, Amazon planificó su desarrollo en grande: más centros logísticos, inversiones en mejoras tecnológicas, contrataciones y promesas de mayores crecimientos. Pero el Covid-19 se vino a menos con la vacunación, la potencia que registraban las compras electrónicas se desinfló y la invasión rusa en Ucrania pasó de la amenaza a la realidad. Estos factores fueron el cóctel perfecto para acabar con las pretensiones del gigante del comercio electrónico.

Los datos trimestrales que presentó Amazon la semana pasada son bastante explícitos sobre el impacto que ha tenido este panorama en sus operaciones. La plataforma de comercialización y envíos lo ha pasado mal en Estados Unidos, pero lo que más ha sufrido es el mercado internacional en el que Europa representa alrededor de la cuarta parte de todas las ventas de Amazon.

En el tercer trimestre, las pérdidas operativas de la empresa fuera de Estados Unidos encadenaron cinco trimestres consecutivos de caídas, y al tercer trimestre de este año se ubicaron en -2.466 millones de dólares, un resultado que contrasta con los -911 millones de dólares registrados en igual periodo del año 2021. Los datos de Amazon España no fueron informados por la compañía, pese a haber sido solicitados por Merca2.

Los gastos de la compañía aumentaron casi un 18% y superaron los 125.000 millones de dólares

Y esos resultados ocurrieron pese a la reducción de costos ejecutada por Amazon durante todo el año. En general, los gastos de la compañía aumentaron casi un 18%, hasta los 125.000 millones de dólares. El problema, indicaron los analistas, es que los gastos de la empresa aumentaron más rápido que los ingresos.

EL FORTALECIMIENTO DEL DÓLAR AFECTÓ A AMAZON

No solo el avance de la inflación y la caída de la demanda por parte de los hogares influyó en los números de la compañía. Amazon dijo que en el tercer trimestre del año los cambios en los tipos de cambio, principalmente un dólar estadounidense fortalecido, hizo que las ventas de la compañía en otras monedas fueran menos lucrativas.

El gigante del comercio electrónico estimó que solo este hecho redujo los ingresos en 5.000 millones de dólares, una situación que la compañía prevé que continuará durante el último trimestre del año. La proyección de los ingresos para el periodo comprendido entre octubre y diciembre -el de mayor demanda por el Viernes Negro y la campaña de Navidad- oscilarían entre los 140.000 millones a los 148.000 millones de dólares, una cifra por debajo de los 156.000 millones que los analistas estimaban.

En el transcurso de este año, la empresa ha pasado por un proceso de reorganización logística que ha afectado a todos sus negocios, incluyendo el de España. El frenazo de la demanda en todo el mundo, pero especialmente en Europa, ha provocado que la compañía retroceda en todos sus planes de expansión.

CUATRO CENTROS LOGÍSTICOS EN SUSPENSO

En España, dejó en suspenso la apertura de cuatro centros logísticos y ha cerrado al menos dos. Fuentes de la empresa han señalado que el plan, a mediano plazo, es concentrar las operaciones en los espacios logísticos más grandes y que, si bien están proyectadas nuevas aperturas, no ocurrirán hasta que la situación mejore y exista más incertidumbre sobre el panorama global.

A nivel mundial, Amazon detuvo los planes de abrir unos 66 centros logísticos, una decisión que en Europa afecta especialmente a España

A nivel mundial, Amazon detuvo los planes de abrir unos 66 centros logísticos, una decisión que en Europa afecta especialmente a España, al quedar en espera las instalaciones que estaban proyectadas en Tarragona, Girona, Vitoria y Sevilla.

El cierre más reciente de Amazon en España ocurrió en Valencia, en su planta de Paterna, cuyos trabajadores serán trasladados al espacio de Picassent, de acuerdo a los planes informados por la compañía.

El cierre más reciente de Amazon en España ocurrió en Valencia

El cierre de ese centro logístico ha abierto el pulso entre Amazon y los trabajadores de esa instalación con quienes está en pleno proceso de negociaciones para acordar los traslados a la unidad de Picassent, a 25 kilómetros de la de Paterna.

Está en discusión entre Amazon y los trabajadores la bonificación por los kilómetros de distancia adicional que deberán hacer la plantilla desde sus hogares hacia el nuevo lugar de trabajo, así como el paquete para aquellos empleados que se plieguen a las bajas voluntarias y los domingos trabajados.

Amazon ha asegurado que no habrá despidos en ese centro logístico y, en general, en España. La empresa ha dicho que mantiene su compromiso con España de ampliar su plantilla a 25.000 empleos fijos para el año 2025. Para este año, Amazon espera culminar este año con una nómina de 20.000 empleados fijos en España, tras sumar 2.000 puestos de trabajo para este año.


- Publicidad -