viernes, 9 diciembre 2022 2:24

Preocupación en los contratistas por la inflación y gestión de los Next Generation

Máxima «preocupación» en la construcción y contratistas de obra pública en Cataluña debido a la alta cifra de disoluciones en el sector inmobiliario, el 24% del total, la nefasta gestión de los fondos Next Generation y la falta de un mecanismo que permita la modificación de los precios en las licitaciones públicas, al quedar desiertos numerosos contratos. En total, 5.376 empresas ha cerrado sus puertas para siempre debido a la actual crisis económica.

Esta situación «está provocando la muerte del inmobiliario en España», según ha sostenido el presidente de la Cámara de Contratistas de Cataluña, Lluís Moreno. Según ha contabilizado, se han registrado 994 concursos de acreedores en la construcción, un 20% del total presentado en España, y un 23% más respecto a los datos de 2021. Todo ello vaticina una posible entrada en recesión debido al gran peso del sector en el PIB. «El sector está atravesando su pandemia», ha sentenciado.

Las administraciones públicas han pisado a fondo el freno para rebajar las licitaciones de obras y servicios en Cataluña. Y es que, la mayoría de estos contratos no tiene demanda por parte de las empresas contratistas ante la inseguridad e incertidumbre en un momento de elevada inflación en las materias primas.

LAS EMPRESAS ABANDONAN LAS LICITACIONES POR LOS PRECIOS

El sector público se niega a modificar los contratos, pese a que las materias primas se están disparando a lo largo de este 2022 no sólo por la invasión de Rusia a Ucrania sino también por el efecto de la fortaleza del dólar.

Los contratistas de Cataluña advierten del frenazo
Los contratistas de Cataluña advierten del frenazo

Según los datos de la Cambra de Contractistes d’Obra de Catalunya (CCOC) correspondientes al tercer trimestre, el acero corrugado se ha disparado un 119,15% desde 2020. Este material es que se utiliza para formar los encofrados y cerchas en los cimientos de las obras. El aluminio, por su parte, se incrementa casi un 8% en apenas dos años; mientras que el petróleo lo ha hecho en un 64,3%, disparando los precios energéticos en un 184%.

A juicio de la entidad, las adjudicaciones se licitan a precios bajos respecto a la realidad. Las empresas «no entran» y por tanto se provocan cuellos de botella y retrasos al obligar a la administración a revisar los precios, mientras al mismo tiempo se suman nuevos proyectos y obras. «No hay licitadores que muestren interés», ha indicado.

TEMERARIO: EL 30% DE LOS CONCURSOS CON UN SÓLO LICITADOR

Con las actuales condiciones, las empresas «no se mojan por los precios debido al perjuicio patrimonial que representa». De hecho, el jefe de los contratistas ha alertado de las ofertas temerarias en los concursos a los que se presenta un único licitador, como ocurre en el 30%. «Los precios no están actualizados a la hora de publicar las condiciones», han alertado desde la Cámara de Contratistas.

Pese a que las licitaciones se han incrementado en un 24% en los primeros nueves meses de este año, hasta rozar los 2.740 millones de euros, la realidad es que apenas hay contratos adjudicados. De los más de 1.900 millones anunciados en el primer semestre, tan sólo el 8% ha terminado con un buen final.

LOS FONDOS NEXT GENERATION NO LLEGAN POR LA GESTIÓN PÚBLICA

Según esta entidad, las empresas contratistas están afrontando fuertes «desequilibrios» por el incierto precio de las materias primas. Asimismo, el presidente de la CCOC, Lluís Moreno, ha indicado que las administraciones están esperando a las elecciones municipales y frenan estas licitaciones. Sin embargo, una de las principales cuestiones que preocupan a los contratistas se centran en la gestión de los fondos Next Generation. Y es que, estas ayudas europeas están fiscalizadas y se están tardando en entregar ante la ineficacia de la administración. En este sentido, según Moreno, «se corre el riesgo de quedar desiertas».

La construcción está preparada para hacer un buen uso y que la administración haga una buena gestión

Este asunto es un verdadero problema, más cuando los fondos Next Generation se vendieron como el impulso al sector. De este pozo iban a beber multitud de empresas, desde las reformas hasta la obra nueva. Miles de millones de euros que iban a caer del cielo en plena recesión, pero ahora la situación dista y mucho de ser benigna. «Las constructoras están preparadas para hacer un buen uso y que la administración haga una buena gestión», ha sostenido Moreno.

156 PROYECTOS DESIERTOS EN NUEVE MESES

Así, de enero a septiembre de este año hasta 156 proyectos se han quedado completamente desiertos, por un montante de 48,3 millones. La cifra se acerca a los datos de 2021, con un total de 214 licitaciones sin demanda por parte de las empresas privadas. Si bien, el montante total del pasado ejercicio fue de 46 millones.

Estas licitaciones, además, corren el riesgo de paralizarse aún más con la salida de JxCat del Govern tras romper su pacto con ERC. Las Consejerías de la Generalitat están adaptándose ahora a los nuevos cambios y los planes anteriores podrían peligrar, como línea 8 del metro de Barcelona. A juicio de Moreno, los gobernantes deben realizar estas licitaciones estructurales sin importar el color político y por el bien común. No obstante, la política está enzarzada de cara a las municipales del próximo mes de mayo y las generales a finales de 2023.

LA TRIFULCA EN LA GENERALITAT RETRASA AÚN MÁS LOS CONCURSOS

«Entendemos que haya un periodo de aterrizaje de los nuevos cargos pero la licitación está programada. Pedimos que no se retrase por los cambios de sillas», ha considerado el presidente de los contratistas.

Por otra parte, Moreno ha denunciado la «terrorífica» cifra de ejecución de obras públicas del Estado en Cataluña. Apenas un 16% a junio, según los datos del Ministerio de Transportes, dirigido por Raquel Sánchez (PSC). La cifra es vergonzosa, más cuando se aseguró que se incrementaría esta ejecución presupuestaria a lo largo del segundo trimestre, pero de nuevo palabras vacías.


- Publicidad -