martes, 7 febrero 2023 15:19

La huelga en Renfe revienta el puente de noviembre

Una protesta a las puertas del congreso -el día de hoy- y tres días de paro, que incluyen el viernes antes del puente de noviembre, son las medidas más recientes de los trabajadores de Renfe para intentar llegar a un acuerdo con la Estatal. Según un comunicado conjunto de CC OO, UGT y el Semaf (Sindicato Español de Maquinistas Ferroviarios), esto se debe a condiciones que consideran insostenibles. 

La protesta espera conseguir respuesta a tres reclamaciones clave. Se refieren a mejorar las condiciones de algunos puestos que describen como «olvidados» como los Supervisores de Sección, Supervisores Comerciales de Estaciones y de trenes, aumentar el personal para poder funcionar de forma eficiente con los abonos gratuitos. Esto, además de pedir medidas concretas que aseguren el pago de los salarios tras la extensión de los abonos gratuitos durante el 2023.

Desde UGT aseguran que el grupo Renfe está «está bloqueando unilateral y deliberadamente la negociación colectiva», con lo que señalan que el llamado al paro y a protestar en la única medida que les queda. Según la organización, las demandas no son nuevas, pero el fracaso de la reunión con el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) los ha dejado sin más opciones.

DOS PUENTES EN HUELGA

Los tres días en que se verá afectado el servicio serán el 28 de octubre, el viernes previó al puente por el feriado de todos los santos, el lunes 7 de noviembre y el viernes 18 del mismo mes. Como podía esperarse, el día al que hacen más hincapié es el que coincide con el día festivo, un día para el cual anuncian un parón de 23 horas: desde la media noche hasta las 11 de la noche del día siguiente. Los otros dos días coinciden con la semana de la fiesta de La Almudena en la capital, así que también podrían dejar una marca importante en los números de noviembre en la empresa.

Pero además es primera vez que la estatal tendrá que lidiar con un paro teniendo competencia en las vías. Es un mes en el que valdría revisar los números que consiga Ouigo, que bien podría salir beneficiada de la situación, además que de alargarse la situación no hay nada que impida que termine coincidiendo también con los primeros viajes de Iryo en las fiestas decembrinas. 

Son fechas preocupantes que deberían obligar a la estatal a reaccionar. Sin embargo, la ministra Raquel Sánchez aún no ha dado declaraciones al respecto. Lo cierto es que sus declaraciones recientes han girado alrededor de la defensa de los abonos gratuitos, un punto que no se discute en desde el sindicato donde exigen condiciones para implementarlo de la forma correcta. 

De momento, desde el sindicato insisten en buscar «una salida dialogada al conflicto que se está generando en el Grupo Renfe», aunque en el mismo documento aclaran que «no permitirán que la empresa continúe ninguneando la negociación sin aportar soluciones a los problemas e intereses de la plantilla». De haber respuesta en los próximos días, aún queda tiempo para que la estatal salve un mes que puede ser clave para ellos.

SEGUNDA PROTESTA DE LOS TRABAJADORES

En realidad es la segunda vez que la empresa y la ministra tienen que afrontar huelgas del sector transporte en 2022. Más temprano en el año tuvo un choque con la Plataforma de Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por el aumento del precio del combustible, una situación derivada de la guerra en Ucrania. Si bien la situación parecía controlada, una nueva convocatoria en Zaragoza podría causarle aún más problemas. 

Pero incluso ya anteriormente había tenido que enfrentar una convocatoria de huelga de los sindicatos de la propia Renfe en 2021, donde ya se señalaba la necesidad de aumentar las contrataciones indefinidas en la compañía. Según explican en esta nueva convocatoria, la idea es evitar tercerizaciones y contratos temporales que dejen a los trabajadores lidiando con situaciones de incertidumbre y precariedad, además de corregir «falta de personal en todas las áreas y colectivos de la empresa, prorrogando los contratos temporales realizados con motivo de la medida del Gobierno de mantener la gratuidad de los abonos durante 2023». 

UN MOMENTO CLAVE PARA RENFE

Lo cierto es que la huelga ocurre en un momento clave para la estatal. La llegada de nuevos competidores y la apertura de los bonos gratuitos por otro año hará que los usuarios pongan la lupa sobre su servicio más que nunca. Además, que han intentado recuperar varios de sus servicios y rutas de cara a la llegada de nueva competencia, y son proyectos que tendrían que poner en pausa si no resuelven rápidamente la situación. 

falta personal en todas las áreas y colectivos de la empresa 

Es una situación donde es particularmente incómodo tener que enfrentar una huelga de trabajadores. Son muchos los motivos que empujan a la estatal a resolver el problema de la forma más rápida posible, por lo que parece probable que tengan más reuniones en los próximos días y que haya algún tipo de acuerdo. 


- Publicidad -