sábado, 26 noviembre 2022 21:09

La venganza azulgrana de Figo en el Clásico con la marca Real Madrid como testigo

Este fin de semana se jugará un nuevo clásico Real Madrid-Barcelona. El partido centrará la atención del mundo del deporte, aunque de cara a la clasificación, más allá de quien quede como líder, es aún demasiado pronto para que tenga trascendencia. Una vez más, la hemeroteca permite echar la vista atrás, en este caso 20 temporadas, para poner el foco en el jugador más detestado por la afición azulgrana: Luis Figo y la venganza que este consumó como futbolista del Real Madrid ante su ex equipo. El documental de Netflix sobre el caso Figo revive escenas brutales vividas por el que fuera ex jugador del Barça. Figo le pasó la primera factura al cuadro azulgrana en un choque en el que los merengues se impusieron y el portugués marcó el segundo tanto. La elástica blanca llevaba entonces la publicidad de realmadrid.com.

LA RIVALIDAD SALVAJE

La rivalidad entre el Real Madrid y el Barcelona ha tenido siempre un punto salvaje cuando un jugador destacado fichaba por el eterno adversario. Los ejemplos más claros son Michael Laudrup y Luis Figo.  En el segundo, el salvajismo superó con creces lo que se podía esperar, pero el jugador luso se tomó cumplida venganza cuando los azulgrana visitaron el estadio Santiago Bernabéu en noviembre de 2001. Veinte temporadas más una, 21, se cumplen desde que el crack portugués mando a la lona a los culés.  La 2001-2002 fue una campaña en el Madrid no ganó la Liga, pero sí la Champions. La competición doméstica se la llevó el Valencia y la Octava, la alzó el cuadro blanco, el Madrid, en Glasgow, la primera vez que Casillas fue “El Santo” eterno, ya que sus paradas hicieron campeón al Real.

El partido llegó en el ecuador de la primera vuelta de la Liga

El partido llegó en el ecuador de la primera vuelta de la Liga, con el Barcelona con seis puntos de ventaja sobre el Real Madrid, que había realizado un inicio de liga algo flojo, en una liga liderada por el Depor, pero estrechamente seguido por Barça y Valencia.

Los merengues fueron terceros esa campaña, al partido con el Barcelona el Madrid llegó después de vencer 2-3 en el campo del Villarreal.

ZIDANE, EL JUGADOR MAYÚSCULO

Figo fue titular en un equipo que tenía como figura mayúscula a Zidane, como pulmón a Makelele y como puñales en la delantera a Morientes y Raúl.

El Barcelona inicio bien el choquem, con llegadas con peligro, pero la fortuna acompañó al Madrid, que a las primeras de cambio  perforó la portería azulgrana. Zidane abrió a la izquierda para que McManaman centre el balón al área hacia Raúl que remata con la cabeza. El balón rebota en De Boer y llega a Morientes que, en la misma línea de gol y de cabeza marca el primer gol que pone en ventaja al Real Madrid.

El partido no tuvo mucho que llevarse a la boca, salvo los tradicionales piques entre Rivaldo y el defensa del Madrid Fernando Hierro

El partido no tuvo mucho que llevarse a la boca, salvo los tradicionales piques entre Rivaldo y el defensa del Madrid Fernando Hierro -muy duro siempre con el brasileño, al que sacaba de sus casillas con sus entradas y jugo sucio- y un paradón de Casillas, que evitó que el Barsa pusiera el empate en el marcador. 

No sucedió mucho, hasta que sucedió lo que Figo esperaba. Su momento: el gol al Barcelona, el plato frio de la venganza.  El plató lo cocinó el cuadro blanco en el último suspiro del choque.

Fue una jugada por la derecha de Makele que cede a Zidine Zidane, que le devuelve la pelota para que centre al área donde se encuentra Raúl. El 7 con su habitual pillería, esa de los chicos de barrio que siempre ven que pasa por retrovisor,  realizó un movimiento clave para el gol. El punta deja  pasar el balón por debajo de las piernas y posibilitando que el balón llegue hasta Figo, que de fuerte disparo con su pierna derecha, introduce el balón en la red.

LA CELEBRACIÓN DE FIGO

Minuto 89, el Madrid vence dos a cero y Figo celebra el gol con una mezcla de alegría, alivio y rabia. Nada mejor que darle en los morros a quien ha hecho sufrir a uno debió pensar el portugués. Fue su primer momento de la temporada. Después llegaría la victoria en el campo del Barça en las semifinales de la Champions, la eliminación de los azulgrana y levantar la Orejona en Glasgow.

Esa temporada el Madrid llevó en su camiseta RealMadrid.com, pero la elástica merengue se volvió de nuevo blanco puro el 1 de enero de 2002. Lo hizo porque el club quiso mantener inmaculada la zamarra en el año del centenario.


- Publicidad -