miércoles, 7 diciembre 2022 1:38

La recuperación del turismo español empieza a desvanecerse

La recuperación del turismo español está empezando a desvanecerse ante las negativas perspectivas económicas para los próximos meses. El efecto reapertura que ha experimentado el sector turístico en el país pierde fuelle, según un informe de ING Economics. Si bien el número de visitantes internacionales en julio seguía siendo del 92% con respecto al nivel prepandémico, esta cifra disminuyó al 87% en el mes de agosto.

«Las sombrías perspectivas económicas y la incierta situación geopolítica parecen estar ralentizando la recuperación del sector turístico español», aseguran los analistas de ING. En este sentido, los expertos señalan que, en agosto, España acogió a 8,8 millones de turistas internacionales, lo que equivale al 87% de su nivel prepandémico, mientras que en julio el número de turistas extranjeros que visitaron territorio español fue de 9,1 millones, lo que se correspondió con 92% del nivel registrado en 2019.

Además, el gasto total de los turistas internacionales, corregidos por inflación, cayó del 88% en julio al 85% en agosto en relación a los niveles registrados antes de la pandemia por Covid-19. «Estas cifras demuestran que probablemente tardará otro año en volver a los niveles prepandémicos», señalan desde la entidad neerlandesa.

LA CONTRIBUCIÓN DEL TURISMO A ESPAÑA DISMINUIRÁ EN LOS PRÓXIMOS MESES

Asimismo, los analistas destacan que la desaceleración del turismo nacional fue aún mayor que la del turismo extranjero. Una circunstancia que se ve reflejada en el número de estancias hoteleras reservadas por los residentes, que registran una disminución desde el 107% en julio al 101% en agosto en comparación con el mismo período de 2019.

El contexto económico no es favorable, pero los expertos consideran que el turismo seguirá siendo un pilar fundamental para la actividad económica de España en el tercer trimestre. Sin embargo, también destacan que las perspectivas son más débiles tras el impulso recibido en los meses estivales.

«Como el turismo es un sector económico importante en España, aportando un 14% al PIB total en 2019, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, una recuperación sostenida es un factor importante para el crecimiento económico. El sector turístico se ha mantenido mucho mejor que el resto de la economía hasta ahora», explican desde ING.

Aunque la recuperación parece estar desacelerándose, el turismo seguirá apoyando la actividad económica española en el tercer trimestre de 2022. «Sin embargo, las nuevas cifras también demuestran que es probable que la contribución del turismo al crecimiento económico de España disminuya en los próximos meses a medida que la eurozona hacia la recesión», añaden los expertos.

LA CONFIANZA DE LOS CONSUMIDORES VUELVE A CAER

Y es que, en el segundo trimestre, la economía española todavía creció un 1,5% gracias al fuerte crecimiento de la demanda interna, especialmente por la reactivación del turismo, sin embargo, las perspectivas de los analistas para el tercer trimestre son más débiles. Se trata de estimaciones que van acompañadas de los datos de algunos índices que miden el consumo poblacional.

De este modo, el último PMI manufacturero (que sondea a las empresas manufactureras del sector privado) lanzado el viernes pasado mostró que la actividad de fábrica se contrajo en septiembre debido a la alta inflación y la disminución del número de nuevos pedidos.

Este índice registró una caída desde los 49,9 puntos en agosto a los 49,0 puntos en septiembre, manteniéndose por debajo de la marca 50,0 que separa el crecimiento de la contracción. La caída esperada se situaba en los 49,3 puntos, por lo que la situación es peor de lo que se estimaba. Además, la confianza de los consumidores volvió a caer en septiembre, lo que para los analistas de ING no es un buen augurio para el consumo en el tercer trimestre.

Para este periodo que viene, «esperamos una desaceleración de la economía seguida de una ligera contracción en el cuarto trimestre. El crecimiento interanual alcanzará el 4,3% durante todo el año. Para 2023, esperamos un crecimiento entre el 0 y el 1%, ya que la crisis energética seguirá pesando sobre las perspectivas», concluyen los analistas del banco.


- Publicidad -