sábado, 3 diciembre 2022 7:55

Putin y la OPEP presionarán para disparar el precio del petróleo

Los mercados de materias primas siguen marcados por la alta volatilidad de precios por la incertidumbre económica. Los vaivenes en la cotización de los futuros del petróleo continúan a la espera de la próxima reunión de la OPEP+, donde se prevé otro giro en la producción para volver a disparar el precio del crudo. Los intereses de países como Arabia Saudí y de la Rusia de Vladimir Putin indican una mayor presión para equilibrar el mercado, según los expertos.

Desde el verano, el barril de oro negro pierde un 30% de su valor, tras haber tocado máximos en los 120 dólares. Con la incertidumbre económica derivada de la alta inflación y la fortaleza que ha mostrado el dólar gracias a las subidas de tipos de interés de la Fed (Reserva Federal de EE.UU.), el valor del petróleo ha encadenado meses de pérdidas. Sin embargo, las perspectivas a corto plazo están volviendo a avivar la llama inversora.

El crudo Brent, de referencia europea, y el West Texas repuntaban en torno a un 3% el martes por los movimientos geopolíticos. Así, los analistas de las grandes firmas de inversión creen que el cartel del petróleo tomará medidas para frenar su caída en el mercado de materias primas. De esta manera, para la próxima cumbre del 5 de octubre se espera el anuncio de un nuevo recorte en la producción de crudo.

RECORTE DE HASTA UN MILLÓN DE BARRILES DIARIOS

En los últimos días, el país dirigido por Vladimir Putin está recrudeciendo las represalias energéticas contra Europa. A los problemas de los gaseoductos Nord Stream se le añadirá el apoyo a la estrategia del cartel de países productores de petróleo, que seguirá presionando al alza los precios de los combustibles.

En este sentido, lo más probable es que Rusia proponga que la organización de países exportadores reduzca la producción de petróleo en aproximadamente 1 millón de barriles por día en su reunión de octubre, según ha informado Reuters citando a una fuente familiarizada con el asunto.

El banco suizo UBS también señaló el martes que Arabia Saudi y sus socios reducirán aún más la producción, ya que la caída desde agosto del precio del barril pone en peligro las grandes ganancias para los países productores que están registrando este año, especialmente a raíz de la guerra. Es por ello que los expertos en materias primas de la entidad consideran que la OPEP+ reducirá su producción en 500.000 barriles por día.

No es la única voz del mercado que se ha pronunciado en esta línea, sino que se trata de una opinión compartida por diferentes analistas. De este modo, desde JP Morgan, el director global de energía de JP Morgan, Christyan Malek, dijo a principios de septiembre que un recorte de hasta 1 millón de barriles puede ser necesario para «frenar el impulso a la baja en los precios».

ARABIA SAUDÍ LIDERA LA ESTRATEGIA

En su última reunión a principios de este mes, el grupo ya acordó una reducción simbólica de 100.000 barriles por día a partir del 1 de octubre, a pesar de las llamadas de los países consumidores para ayudar a controlar la inflación desenfrenada. Ahora, con la caída de los precios de la gasolina en EE.UU., es posible que parte de esa presión externa esté disminuyendo.

De esta manera, Arabia Saudita y otros miembros de la OPEP+ insisten en que no tienen ningún precio objetivo fijado con el que equilibrar la balanza, pero los expertos aseguran que la próxima reunión se saldará con un anuncio de intervención para corregir los desequilibrios en el mercado global.

En este sentido, algunos expertos aseguran que un recorte de 1 millón de barriles sería suficiente para llevar el barril de crudo al entorno de los 90 dólares. Tras superar la barrera de los 120 dólares el pasado mayo, el precio no ha hecho más que descender hasta los actuales 85 dólares en el caso del Brent y los 78 dólares en el barril de West Texas.

Por su parte, el ministro de Energía de Arabia Saudita, el Príncipe Abdulaziz bin Salman, ha prometido seguir siendo «preventivo y proactivo». También se ha pronunciado en esta misma línea el ministro de Petróleo de Nigeria, Timipre Sylva, quien señaló la semana pasada que la OPEP+ podría estar «forzada» a hacer recortes adicionales si los precios del crudo siguen cayendo.

GOLDMAN: EL BRENT PROMEDIARÁ 100 DÓLARES HASTA FINAL DE AÑO

Las medidas de la organización pretenden disparar el precio del crudo para seguir engrosando su cuenta de ganancias. Desde el gigante de inversión Goldman Sachs creen que el efecto de esta reducción puede acabar con el precio del petróleo en los 100 dólares por barril para los meses que restan para finalizar 2022.

Si bien la firma norteamericana ha reducido drásticamente sus previsiones sobre el comportamiento del petróleo por los crecientes signos de desaceleración económica mundial, también ha mantenido las previsiones de una subida desde los niveles actuales porque el mercado aún está «críticamente ajustado».

«Un dólar estadounidense fuerte y las expectativas de caída de la demanda seguirán siendo fuertes vientos en contra para los precios hasta fin de año», han señalado los expertos de Goldman, en una nota recogida por Bloomberg.

«Sin embargo, la configuración estructural de la oferta alcista, debido a la falta de inversión, la baja capacidad de reserva e inventarios, solo se ha fortalecido, lo que inevitablemente requiere precios mucho más altos», han añadido.

De este modo, el banco de Wall Street predice que el Brent promediará los 100 dólares por barril en los tres últimos meses del año, por encima de su precio actual, pero por debajo de su pronóstico anterior de 125 dólares.


- Publicidad -