jueves, 6 octubre 2022 4:07

Samsung, la solución del Gobierno para paliar la crisis de microchips

La crisis de semiconductores sigue siendo una realidad tras haber atravesado una de las peores pandemias de los últimos siglos: el Covid 19. La fabricación de chips estuvo salpicada en todo el mundo desde el comienzo de la epidemia durante los primeros meses de 2020 y muchas empresas tecnológicas perdieron miles de ingresos. En este escenario, Samsung, que ya advirtió de una fuerte retención de chips para la producción de smartphones, mantiene conversaciones con el Gobierno de España para ser la solución como fabricante de semiconductores, al mismo tiempo que aumenta su proceso de expansión.

EL GOBIERNO SE REÚNE CON SAMSUNG

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reunió el pasado miércoles para atender en el Palacio de la Moncloa al CEO de Samsung Electronics, Jong-Hee Han, con la intención de invertir en suelo nacional para la manufacturación de semiconductores y conseguir nuevas fuentes de financiación en servicios de digitalización. Asimismo, durante el encuentro, las conclusiones que se sacaron a la luz fueron poco esclarecedoras, aunque Sánchez destacó la oportunidad de sacar hacia adelante nuevas oportunidades de inversión que ofrece España en el campo digital.

Corea del Sur es uno de los países que más producción de microchips abarca en todo el mundo, concretamente el 80%

A través de un PERTE de 12.000 millones de euros hasta 2027 que España solicitó a Europa para crear una nueva industria de producción de chips y semiconductores, Pedro Sánchez ha puesto sobre la mesa la posibilidad de expandir nuevas iniciativas de elaboración de productos electrónicos, como por ejemplo vehículos o smartphones. Para ello, es necesario que las empresas establezcan sus instalaciones y se asienten en España con el fin de que la producción no atraviese aduanas con costes engorrosos, además de que los envíos de las unidades no se vean afectados por ser más tardíos desde el extranjero.

En contrapartida, Corea del Sur es uno de los países que más producción de microchips abarca en todo el mundo, concretamente el 80%, y Samsung es una de las empresas que colabora en esta superficie. De este territorio dependen el resto de naciones para recibir unidades electrónicas. El objetivo concreto de la Unión Europea es producir una quinta parte de estos diminutos dispositivos electrónicos para 2030, que actualmente representa el 10%.

SAMSUNG ES OPTIMISTA

A Samsung no le preocupa la situación actual puesto que su división de producción a nivel mundial se encuentra altamente planificada para abastecer a todo el público, según ha corroborado el co-director de la compañía coreana, Kyung Kye-hyun, que espera que para el próximo año mejore la situación. En este contexto, Taiwán y China son los países que lideran la producción mundial de semiconductores, en un escenario donde el sector del automóvil es el que sale más perjudicado debido a la escasez de provisiones.

Tras el encuentro entre Sánchez y Jong-Hee Han, se han tratado los planes de Samsung Electronics, aunque no se han expuesto más detalles. Sin embargo, la compañía tiene grandes aspiraciones por invertir en fábricas españolas y conseguir llegar a acuerdos tecnológicos.

Pedro Sánchez ya había mantenido conversaciones en el Foro de Davos con los máximos directivos de Micron, Cisco, Qualcomm e Intel

EL GOBIERNO, CONVENCIDO DE ATRAER A MÁS FABRICANTES

El Ejecutivo español ya ha tenido conversaciones con otros fabricantes para atraer su atención e invertir en infraestructuras. Así lo confirmó el secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, Roberto Sánchez, subrayando que España ha contactado con «algo más de media docena de empresas» para albergar una fábrica de semiconductores en el país.

De hecho, Sasmung no es la única empresa con la que se ha reunido Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno ya había mantenido conversaciones en el Foro de Davos con los máximos directivos de Micron, Cisco, Qualcomm e Intel. Sánchez afirmó que las tecnológicas «se dirigen ahora mismo a sectores muy concretos y limitados, y este Perte les da la oportunidad de crecer en volumen y dirigirse a otros sectores», ha subrayado.

Es el caso de la compañía Taiwán Semiconductor Manufacturing (TSMC), que finalmente no logró convencerse de su asentamiento en España y apostó por instalarse en Alemania, ya que consideran que posee instalaciones digitalmente más avanzadas dedicadas a este tipo de tecnologías. Una de las razones por las que España no obtiene licencia de manufacturación de semiconductores es el coste de su producción, terreno en el que los analistas del sector siguen estudiando para potenciar los recursos necesarios. Según el portavoz de la Asociación Española de la Industria de Semiconductores (AESEMI), España es solvente en el diseño del producto, pero más inepto en su fabricación y ensamblado.


- Publicidad -