sábado, 3 diciembre 2022 22:46

El plan de vivienda de Ayuso: fracaso social y oportunidad para las promotoras

El 15,6% de los jóvenes viven de forma independiente a sus familias. Este dato, recogido por el Observatorio de Emancipación, corresponde al segundo semestre de 2021 y evidencia los problemas que reúne este colectivo a la hora de acceder a una vivienda.

En este contexto, la comunidad de Madrid puso en marcha este verano ‘Mi Primera Vivienda’, para ayudar a los jóvenes madrileños menores de 35 años y facilitar la concesión de hasta el 95% de la hipoteca de su primer hogar. Sin embargo, esta medida, que cuenta con un presupuesto de 18.000 millones de euros, que aspira a avalar 800 pisos, según cálculos de los medios de comunicación, tan solo dará para entre 460 y 615 pisos. Esta es una de las medidas estrella de Isabel Díaz Ayuso junto con el Plan Vive, el cual concluirá la legislatura sin una sola vivienda construida.

Este plan, recogido en la estrategia de natalidad aprobada a finales de julio, está inspirado en el Help to Buy que lanzó Reino Unido en 2013, y que ya dejó en su momento evidencias del resultado: aumentar los precios y márgenes de las promotoras.

LOS BANCOS DECIDEN A LOS BENEFICIARIOS

Las solicitudes para acceder a este plan, que podrán presentarse durante el último trimestre de este año, requieren de una serie de requisitos. Los interesados deberán ser menores de 35 años y tener acreditada su residencia legal en la Comunidad de Madrid desde hace dos años. Además, no deben disponer de otra vivienda en propiedad. Estos jóvenes tienen que poseer la suficiente solvencia económica para poder hacer frente a las cantidades restantes del importe de la vivienda.

Los préstamos hipotecarios por un importe entre 80% y el 95% del valor del inmueble serán concedidos por las entidades bancarias firmantes dentro del proyecto presentado por la Comunidad de Madrid. Hasta el 15 de septiembre los bancos y cajas tienen de plazo para la firma de este convenio con la administración autonómica. Acuerdos que se darán posteriormente a conocer para facilitar las gestiones burocráticas en la solicitud de las hipotecas para los interesados.

EL MODELO DE REINO UNIDO

El drama por la imposibilidad de los jóvenes para acceder a una vivienda por su falta de recursos económicos lleva tiempo siendo un motivo de discusión en el sector inmobiliario. La apuesta de las empresas por el alquiler a través de la fórmula ‘build to rent’, la selección de promociones específicas para arrendamiento y fórmulas como el ‘coliving’ ha buscado desde el principio facilitar la entrada en el mercado de aquellos que tienen entre 18 y 35 años.

Por este motivo, promotoras y bancos empezaron desde el pasado 2021 a plantear la necesidad de que el Gobierno central y las comunidades autónomas ofrezcan ayudas con ese objetivo. Una reclamación en la que la fórmula ‘help to by’ era la que más llamaba a las empresas. Esta propuesta se basa en la iniciativa que surgió en Reino Unido en 2013, ideada para fomentar todo lo posible la compra de un activo residencial por los británicos que empezaban a entrar en la etapa adulta. Sin embargo, este ambicioso plan acabó inflando los precios y aumentando los márgenes de las promotoras, algo que podría repetirse en Madrid, teniendo en cuenta que es el esquema en el que se ha basado la Comunidad.

SOLO AYUDA A UN 0,07 DE LOS JÓVENES MADRILEÑOS

Los pisos a financiar no podrán costar más de 390.000 euros. El precio medio de un piso de 90 metros cuadrados en la región es de 261.990 euros, según un cálculo reciente realizado por los medios de comunicación.

Si la Comunidad tiene que avalar una media de 39.298 euros por piso, los 18 millones de euros se quedan cortos. Tan solo cubrirá para 458 pisos. Incluso si consideramos que los pisos a avalar cuestan una media de 195.000 euros (la mitad del tope establecido), estaríamos hablando de un total de 615 pisos.

El modelo ‘Help to buy’ de Reino Unido en el que está basado el programa sirvió para inflar los precios y aumentar los márgenes de las promotoras

En la Consejería de Vivienda son más positivos. Prevén llegar a 800 beneficiarios e incluso 1.000 en su racha más optimista. Para alcanzar esta última cifra, el precio medio de los pisos avalados no podría superar los 120.000 euros. Solo el 8% de los pisos con al menos una habitación que se anuncian en la región está por debajo de ese precio.

En Madrid viven 1,39 millones de jóvenes de entre 18 y 35 años, según el padrón de 2021, con lo cual, solo ayudaría al 0,07% de los jóvenes madrileños.

OTRAS PARTIDAS IMPORTANTES

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad tiene 526 millones de euros de presupuesto para este año. Otras partidas importantes relativas a vivienda corresponden al pago del IBI de los pisos de la Agencia de Vivienda Social (el antiguo IVIMA) y al desarrollo del Plan Estatal de Vivienda y fomento del alquiler del Ministerio de Transportes, dotado con 17,8 millones.

El otro gran pilar de la política de vivienda de Ayuso es el Plan VIVE, que preveía la construcción de 15.000 viviendas en alquiler durante esta legislatura pero que no va a llegar a tiempo. No habrá un solo piso terminado antes de finales de 2023. La fórmula escogida para este programa es la cesión de suelo público a promotoras que exploten las viviendas durante cincuenta años.


- Publicidad -