jueves, 6 octubre 2022 2:24

Caixabank, Banco Sabadell, Bankinter y el Gobierno evitarán el impacto doble del impuesto a la banca

Aunque queda por delante la tramitación parlamentaria, el impuesto a la banca ha tenido ya algunos efectos sobre las empresas afectadas. En el caso del sector bancario se dejó notar en la cotización tras el anuncio, pero ese efecto, al menos, en lo relacionado con esta decisión de tipo impositivo, no se repetirá, según los análisis a los que ha accedido MERCA2. De ello se beneficiarán sobre todo las entidades financieras cuyo negocio principal es España: Caixabank, Banco Sabadell y Bankinter.

LA TEMIDA SEGUNDA RONDA

No habrá un efecto de segunda ronda en la cotización de las entidades financieras españolas por el impuesto temporal que les será aplicado por decisión del Gobierno, según un análisis de Bloomberg. Esto beneficiará a las entidades con más exposición al negocio doméstico español y al Estado, que es accionista de Caixabank, cuyo CEO es Gonzalo Gortázar, y está presente en el consejo de administración del banco por medio del FROB- de cuya comisión gestora forman parte el Ministerio de Economía, que encabeza Nadia Calviño, y el de Hacienda, que tiene como titular a María Jesús Montero.

Lo peor puede haber pasado para las entidades de crédito españolas centradas en el mercado nacional

“Lo peor puede haber pasado para las entidades de crédito españolas centradas en el mercado nacional, CaixaBank, Sabadell y Bankinter, cuyas cotizaciones se han visto afectadas durante el último mes por los planes de España de imponer 3.000 millones de euros en gravámenes bancarios durante 2023-24”. Pese a ello, estas tres entidades, que son las que más se benefician de la subida de tipos,  han visto como el precio de su acción ha crecido desde que el Gobierno anuncio el impuesto hace un mes.  “La propuesta del Ejecutivo es gravar el 4,8% de los ingresos netos de intereses y comisiones de los bancos españoles, y según el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, sólo se dirige a los bancos que generan más de 800 millones de euros de NII y comisiones anuales”, destaca el breve informe Bloomberg.

El gravamen propuesto parece haber sido descontado y no habrá otros adicionales

“El gravamen propuesto, que calculamos que podría recortar los beneficios de los bancos nacionales entre un 10% y un 18% y entre un 2 y un 4% en el caso de Banco Santander y el BBVA, parece haber sido descontado en gran medida, y creemos que es improbable que haya otros adicionales”, señala Bloomberg en un análisis sobre el impuesto que afectará a Caixabank y otras entidades.

LAS PREVISIONES

De este manera, si se cumple esta previsión y no aparece por el camino una extensión de los años sobre los que pagarán el impuesto ni otros nuevos gravámenes, las entidades financieras conseguirán evitar no solo que sigan dañando sus beneficios sino lo que se podría denominar un efecto de segunda ronda, término que se utilizan, sobre todo para la inflación, pero que, en este caso, se refiere a la consecuencia que podría tener una variación que fuera negativa en cuanto al recargo del impuesto en cuanto a porcentaje y periodo de tiempo.

Caixabank será el más castigado, por el impuesto que aplicará el Gobierno

Por ahora, lo que hay son estimaciones. Según Bloomberg, el banco que preside José Ignacio Goirizolgarri será el más castigado, por el impuesto, con 485 millones euros en 2023 con cargo a 2022 (11% del beneficio) y 518 en 2024 (12% del beneficio y 11%) respectivamente). A pesar de que la cotización de Caixabank cayó el día del anuncio, el banco ha visto como su acción crece un 12% desde que hace un mes el Gobierno hizo el anuncio. Las perspectivas para el banco son buenas y eso beneficia al Estado que está presente en Caixabank. En cuanto a la posible repercusión de cara a los accionistas, Caixabank mantiene que repartirá 9.000 millones de euros hasta 2024, es decir, no variará, pese al contexto y el impuesto, lo previsto por la entidad en su plan estratégico 2022-2024.

EL MÁS AFECTADO

Está por ver qué tipo de efecto pueda tener sobre Banco Sabadell y Bankinter, que pagarán 190 y 09 millones respectivamente en 2023, cifra que subirá a 200 millones en el caso de Banco Sabadell y 95 millones en el de Bankinter ya en 20203. La entidad que preside Josep Olíu será la más afectada, según Bloomerg,  por el impuesto en porcentaje sobre sus beneficios: 18% y 16% en 2024.

En cuanto a Bankinter, el impuesto le restará el 11% de sus ganancias en 2023 y otro 11% en 2024.

Mientras, los bancos españoles más internacionales, Banco Santander y BBVA, serán los menos perjudicados en cuanto a sus beneficios por el impuesto ya que tienen una parte muy importante de su negocio fuera de España y por tanto sufrirán menos el castigo impositivo temporal del Gobierno, que pese al mismo, seguirá sacando rédito de Caixabank.

 Banco Santander y BBVA, serán los menos perjudicados en cuanto a sus beneficios

Falta aún para ver cómo queda el impuesto tanto en cuanto al número de afectados como a los porcentajes y conceptos que sufrirán el recargo temporal.

EL DICTAMEN DEL BCE

En este punto, uno de los temas que tendrán que quedar claros, tarde o temprano, es si el Banco Central Europeo (BCE) elaborará un dictamen sobre el impuesto.  Esta valoración no es obligatorio que el Gobierno la tome en cuenta, pero le será difícil no hacerlo. Y es que, entre otras cosas, el BCE juega un papel fundamental en la compra de deuda española.

Además de la presión de la banca y de la presión implícita que pueda llegar del supervisor europeo, el Gobierno también tendrá que lidiar con sus socios, tanto en el Ejecutivo como en el Congreso. No serán tareas fáciles, si bien hasta ahora, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha salido bien librado de las batallas que suponen las votaciones. En septiembre se retomará este tema.


- Publicidad -