lunes, 26 septiembre 2022 21:41

La misión de Fernando Alonso le costará más de 250 M€ a Aston Martin

Alpine decidió renovar a Fernando Alonso demasiado tarde. Tras meses de dudas, y cuando el acuerdo parecía inminente, el español anunció a principios de semana su marcha a Aston Martin. Una posibilidad que existía, pero que a la par sonaba extraña, porque no es mejor escudería que la francesa y el asiento parecía reservado a Mick Schumacher. Ahora en las redes no se habla de ‘el plan’, sino de ‘la misión’, una tarea que le va a costar una fortuna a Lawrence Stroll.

Este inversor, director de Aston Martin y padre del próximo compañero de Fernando Alonso, tiene una fortuna de más de 2.500 millones de euros. Es un apasionado de los coches, como puede intuirse al ver su colección de coches de Ferrari, los cuales tiende a exhibir continuamente. En 2018, con el equipo de Force India en concurso de acreedores, aprovechó para tomar el control. Ahora, pocos años después, tiene la intención de hacer una escudería campeona, pese a que en este Mundial de Constructores ocupen la penúltima posición.

MÁS DE 200 M€ SOLO EN INSTALACIONES

La decisión de Fernando Alonso no ha sido pura casualidad. El proyecto de Aston Martin es ambicioso. La inversión habla por sí sola. El equipo prepara una nueva sede que tendrá una extensión total de 37.000 metros cuadrados y que estará finalizada a principios del próximo año.  El desembolso para este proyecto ha sido de en torno a 200 millones de libras.

Aston Martin dispondrá de tres edificios. Uno de ellos será la casa de los departamentos de diseño, fabricación y comunicación del equipo. Otro, una remodelación de la fábrica actual, que funcionará como centro de logística. Por último, un túnel de viento, el primero propio de la escudería, que utilizará tecnología puntera.

Más allá de las instalaciones, lo que ha convencido a Fernando Alonso a pelear por esta ‘misión’ son los hombres que han llegado al equipo. “He visto como el equipo ha atraído sistemáticamente a grandes personas con pedigríes ganadores, y me he dado cuenta de este gran compromiso y deseo de ganar”, comentó el asturiano en su cuenta de Instagram. Aston Martin ha contratado al jefe de aerodinámica de Red Bull, Dan Fallows y al de Mercedes, Eric Blandin, entre otros. Un motivo, como siempre, para que los aficionados aún tengan esperanzas.

EL SALARIO DE FERNANDO ALONSO

El otro gran despilfarro de Aston Martin llegará con el salario de Fernando Alonso. El asturiano cumplió los 41 años el pasado mes de julio, uno de los motivos por los que Alpine dudó tanto para extenderle el contrato. El equipo británico no ha tenido tantas dudas y ha depositado en él toda su confianza con un contrato de tres años que solo el bicampeón del mundo puede romper cuando le dé la gana.

La confianza proviene del director ejecutivo Martin Whitmarsh, un hombre que intentó llevarse a McLaren a Fernando Alonso en el pasado. El dinero, de Lawrence Stroll. El caché del español pese a su veteranía es elevado, o sino que se lo digan a Alpine. El español ha cobrado por estas dos temporadas alrededor de 35 millones de euros. Vettel percibía algo menos, pero, aunque las cifras no han trascendido, es lógico pensar que el asturiano cobrará al menos 15 M€ por cada temporada.

FERNANDO ALONSO TRASTOCÓ LOS PLANES DE ALPINE

El desembolso en las instalaciones, en los ingenieros y la flexibilidad de un contrato (elevado) terminaron por convencer a un Fernando Alonso que tampoco tenía muchas más alternativas. Las formas de dejar Alpine, eso sí, han sido sorprendentes. El español anunció su marcha en el momento en el que la escudería francesa había decidido dar el paso para renovarle. Y, curiosamente, la declaración del español ha coincidido con la libertad de Piastri de irse a otro equipo (McLaren). De un plumazo, Alpine ha pasado de jugar a dos bandas a no tener el compañero de Ocon.

El paso de Fernando Alonso es, con casi total probabilidad, el último que da en su carrera. Aston Martin no tiene motor propio, y el hijo del dueño es su dupla. Pero con eso y con todo, el asturiano confía en que la apuesta económica del equipo británico no tarde en traducirse en un mejor rendimiento sobre la pista. Una apuesta arriesgada, cuanto menos, aunque tampoco tenía más opciones en la baraja. Ahora ‘el plan’ deja paso a ‘la misión’, un objetivo que de no llegar a cumplirse puede ser una decepción para el bicampeón del mundo, pero un despilfarro sin efecto para Lawrence Stroll.


- Publicidad -