sábado, 13 agosto 2022 10:50

La CNMC manda al Gobierno un aviso sobre seguridad a través de Correos

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que el futuro reglamento postal debe garantizar la seguridad de las notificaciones administrativas y judiciales. La normativa prevé eliminar requisitos esenciales, como la mención del DNI y la firma, para comprobar la identidad del notificado y la CNMC estima que no se garantizan los derechos de los administrados y recomienda mantener la redacción del reglamento vigente.

SERVICIOS POSTALES Y CORREOS

La CNMC ha aprobado el informe sobre el Proyecto de Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios Postales. El proyecto normativo llega once años después de haberse aprobado la Ley del Servicio Postal Universal, de los derechos de los usuarios y del mercado postal; y sustituirá al reglamento actual, que se dictó en 1999 para desarrollar la ley anterior, que era previa a la liberalización total del sector.

En su informe, la CNMC expresa preocupación por la inseguridad jurídica que supone que la futura normativa no regule dos asuntos fundamentales: las notificaciones administrativas y judiciales y determinados aspectos relacionados con la calidad del servicio postal universal.

La modificación propuesta en el reglamento postal suprime la mención del DNI

La modificación propuesta en el reglamento postal suprime la mención del DNI, así como la exigencia de la firma de las personas físicas o el sello de las empresas u organismos receptores de las notificaciones administrativas.

LOS REQUISITOS Y CORREOS

Estos requisitos no se sustituyen en la propuesta por otros que garanticen la constancia de la identidad fidedigna del destinatario, en perjuicio de las garantías de los ciudadanos. Por ello, la CNMC considera necesario mantener la actual redacción del reglamento en materia de notificaciones administrativas.

La Comisión ya se había pronunciado sobre la importancia de realizar correctamente las notificaciones administrativas y judiciales para garantizar los derechos de los administrados (IPN/CNMC/002/21). A la hora de regular estas notificaciones, la CNMC considera que la mera remisión del reglamento postal a la Ley de Procedimiento Administrativo Común no es suficiente.

En cuanto al servicio postal universal, la CNMC considera que el proyecto de reglamento debería regular expresamente las siguientes cuestiones: las normas técnicas de medición de la calidad del servicio, la aplicación de la fuerza mayor al cómputo de los plazos de entrega de los envíos y el umbral de incumplimiento de los objetivos de calidad a partir del cual el operador designado podría ser sancionado.

SEGURIDAD JURÍDICA Y CORREOS

Por otra parte, la CNMC considera que el proyecto de reglamento debe redactarse de forma más detallada y coherente con otros textos normativos, incluidos la propia Ley postal y el reglamento postal vigente. De esta forma, se evitará volver a situaciones ya superadas por el sector y confundir con ello a operadores y usuarios. Además, según la Comisión, deben clarificarse los derechos de los usuarios en materia de reclamaciones e indemnizaciones.

el proyecto de reglamento debe redactarse de forma más detallada y coherente con otros textos normativos

Finalmente, la CNMC considera injustificado que el sello de excelencia de la empresa postal sostenible se otorgue mediante un concurso que se celebraría de forma periódica, limitando de forma injustificada el número de operadores que podrían acceder a esta distinción en el momento en que lo mereciesen.

TRANSPORTES

La CNMC también ha aprobado el informe sobre el Proyecto de Orden del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana por la que se establecen los modelos y se regula la liquidación de la contribución postal y de la tasa por la concesión de autorizaciones administrativas singulares. Ambos elementos nutren el fondo de financiación del servicio postal universal que, a su vez, sirve para compensar al operador designado para prestar este servicio.

MIQUEL ICETA Y CORREOS

Correos es la entidad encargada de actuar como puente entre el Ministerio de Cultura y Deporte y los más jóvenes para hacerles llegar el Bono Cultural Joven, la iniciativa del Gobierno de Pedro Sánchez para impulsar las actividades culturales entre las personas de 18 años.

La empresa ha sido designada por la cartera ministerial de Miquel Iceta para gestionar el pago del bono a través del convenio de colaboración, por el que Correos hará llegar la ayuda de 400 euros a los beneficiarios a través de la tarjeta Correos Prepago Ayudas Sociales, disponible en formato digital y, al solicitarla, se entregará en formato físico.

LOS JÓVENES Y CORREOS

De este modo, Correos se acercará aún más a las generaciones jóvenes del país y de la mano del sector cultural, haciendo así de “paloma mensajera” que hará entrega de la ayuda económica donde quiera que se encuentren los destinatarios. El objetivo de la campaña radica que revitalizar y dinamizar la cultura, así como fomentar la accesibilidad universal y diversificada a ella.

El presupuesto del Gobierno destinado al Bono Cultural Joven se ha cifrado en 210 millones

El presupuesto del Gobierno destinado al Bono Cultural Joven se ha cifrado en 210 millones de euros. Correos ha ganado la licitación pública por 2,8 millones para hacer realidad la gestión de los pagos. La entidad trabajará al unísono con la plataforma EML Payments, entidad emisora de las tarjetas Correos Prepago, para facilitar la transacción.

SOLICITAR LA AYUDA

La mecánica que tendrán que seguir los solicitantes del Bono Cultural Joven es de lo más sencilla. Después de que el Ministerio comunique los datos de los beneficiarios, Correos procederá a emitir la tarjeta digital o física para que se materialice el bono cultural en los comercios y otras entidades culturales en las que se podrá hacer uso del mismo.

CORREOS PREPAGO

La entidad enviará un correo electrónico a los jóvenes para indicarles cómo deben proceder: mediante un enlace para acceder a la app de Correos Prepago también aparecerán los pasos a seguir para vincular los pagos a Google Pay o Apple Play. En este punto, será el usuario el que tendrá que ver el saldo disponible de la aplicación, teniendo hasta un año para disfrutar de los beneficios de bono cultural.

El importe se abonará en un pago único, siendo este de 400 euros para la compra o disfruto de productos, servicios y actividades culturales. La mitad de la cuantía podrá destinarse a conciertos en vivo, patrimonio cultural o artes aud


- Publicidad -