domingo, 14 agosto 2022 18:23

El calor amenaza el suministro de leche en septiembre

En las últimas semanas se está comentando mucho la posibilidad de que en septiembre se produzca una cierta escasez de leche de vaca en los supermercados, pero ¿a qué se debería esto?

La subida de los precios del pienso como consecuencia de la guerra de Ucrania sería una de las principales casusas, pero también las altas temperaturas tienen mucho que ver.

Debido a que estos intensos meses de verano están pasando factura en la producción porque el exceso de calor reduce la cantidad de leche que las vacas pueden ofrecer.

Asimismo, desde principios de este año, se están produciendo varios cierres de ganaderías, motivados por las jubilaciones y por la falta de nuevos ganaderos, lo que está dando lugar a que las grandes empresas lecheras estén absorbiendo a las pequeñas ganaderías.

UNA POSIBLE ESCASEZ DE LECHE

Las distintas circunstancias como la ola de calor, unido a la sequía y a la reducción de ganaderías por el gran número de jubilaciones en el sector puede dar lugar a que en septiembre se presente una cierta escasez de leche.

«Leche va a haber, no sería alarmista con la población»

«El suministro va a bajar porque, por un lado, la ola de calor está bajando la producción y ya se preveía que hay mucha gente al borde de la jubilación. Sobre todo, a raíz de la crisis que pasamos hace un año, que tuvimos que hacer movilizaciones porque el precio de la leche estaba a 0,32 céntimos, un precio inaceptable. Pero, la industria nos sometió a esas circunstancias y la gente empezó a abandonar», ha afirmado el responsable del sector lácteo de COAG, Gaspar Anabitarte a MERCA2.

«Ha habido una bajada importante de producción de leche en Europa y en España. Para otoño habrá escasez porque para la leche el momento de mayor producción es la primavera y luego va descendiendo en el invierno. Pero, de ahí a que no haya leche, hay mucha diferencia. Leche va a haber, no sería alarmista con la población», ha indicado Anabitarte.

EL PROBLEMA DEL COSTE DEL PIENSO

El coste del kilogramo de pienso ha llegado a valer lo mismo que un litro de leche, lo que supone un nuevo problema añadido.

«El tema de costes de producción llevaba años por encima del coste del litro. Los costes de producción en el mes de abril subieron mucho y empezaron las movilizaciones. El precio del concentrado está subiendo, el coste de la electricidad es muy alto y con el gasóleo ha pasado lo mismo», ha expuesto Anabitarte.

MÁS CALOR Y SEQUÍA, MENOS LECHE

«Se ha añadido un gran problema que es la sequía en España. Hemos tenido la mitad de cosecha de forraje y también en mayo no llovió. Además, en julio ha sido una catástrofe, ya que gran parte de la cosecha de maíz, que es forraje para el ganado, se va a perder», ha asegurado Anabitarte.

Las altas temperaturas provocadas por varias olas de calor este verano, también merman la producción de leche.

«El estrés térmico que ha tenido el ganado también baja mucho la producción, una vaca de alta producción puede bajar del 10% al 20% en estos días que ha hecho tanto calor», ha expuesto Anabitarte.

Las circunstancias adversas también están causando que los ganaderos tengan que sacrificar.

«Se está sacrificando mucho ganado de vacas por el problema de la sequía y la falta de alimentos que está provocando, así como el precio que tiene el mantenimiento tanto de la ganadería de leche como de la ganadería extensiva de carne», ha indicado Anabitarte.

EL BAJO PRECIO DE LA LECHE

El precio de la leche siempre ha sido la gran lucha de los ganaderos, lo que llevó a organizar grandes concentraciones a principios de año.

«La leche líquida en España, el precio que tenía era ridículo porque el ganadero cobraba 0,32 céntimos, y después pasó a ser 0,52 céntimos, medio euro por un litro de leche era irrisorio, valía más un litro de agua. Esto se está corrigiendo», ha asegurado Anabitarte.

Sin embargo, en España se sigue pagando la leche al precio más barato de Europa.

«El precio de la leche para pagar adecuadamente la cadena se debería pagar al euro, en España tenemos el menor precio de leche de toda Europa. En Europa, supera los 1,5 euros», ha aclarado Anabitarte.

EL GRANDE SE COME AL PEQUEÑO

Las jubilaciones y la falta de relevo en el sector están precipitando los cierres.

«Los ganaderos van cerrando las ganaderías porque se jubilan o porque antes de la jubilación cambian a vacas de carne porque es menos trabajo, y ese espacio lo van ocupando las grandes ganaderías de corte industrial», ha expuesto Anabitarte.

El sector está cambiando y va hacia un modelo más industrial, que deja de lado la ganadería tradicional.

«En España están las ganaderías de leche más grandes de Europa, con 4.000-3.000 vacas, y estas están destruyendo el tejido familiar y social de la ganadería de leche española, ya que la ganadería se está industrializando», ha asegurado Anabitarte.


- Publicidad -