lunes, 28 noviembre 2022 23:08

El parón del transporte azuza la pugna entre las grandes marcas de leche

La reciente crisis provocada por la huelga de transportes afectó de lleno, principalmente, al sector lácteo. De hecho, durante ese período, la leche de un día para otro empezó a escasear en los supermercados y los consumidores acudían en masa para hacer acopio de esta bebida. Incluso algunas cadenas de supermercados a nivel nacional llegaron a aplicar restricciones para limitar la compra de este producto.

Una vez terminada la huelga de transportes, nos preguntamos si realmente ¿hubo este desabastecimiento? O ¿la compra masiva y el pánico de los consumidores vaciaron de inmediato los estantes de los productos lácteos? Asimismo, también nos planteamos si, actualmente, ¿ya se ha solucionado el problema de desabastecimiento en los supermercados? Y si ¿el sector lácteo ha recuperado la normalidad?

Sin duda, lo que destaca es que la huelga de trasportes ha supuesto un antes y un después para el mercado del sector lácteo, que ha cambiado su rumbo a raíz de esta crisis. El segmento de los productores de leche comenzaba el año muy castigado por la subida de los precios de la luz, una situación que después se agravó con la subida de los precios de los carburantes y, más tarde, a consecuencia de la guerra de Ucrania, por el encarecimiento de los costes de los piensos para el ganado.

los precios de la leche no cubrían los costes de producción

«Desde finales del año pasado, se ha precipitado la crisis de los costes de producción por el incremento del precio de la luz. La situación era muy mala porque los precios de la leche no cubrían los costes de producción. Entonces, en octubre y noviembre, empezamos con las movilizaciones, que coincidieron con la aprobación de la Ley de la Cadena», ha afirmado el responsable del sector lácteo de COAG, Gaspar Anabitarte a MERCA2.

Según Anabitarte, «con las movilizaciones se logró que el precio de la leche subiera un poco pero, después, con la llegada de la guerra de Ucrania, vino la subida de los piensos para el ganado y de los carburantes. Entonces es cuando empieza la caída y el cierre de ganaderías».

UN ANTES Y UN DESPUÉS PARA EL SECTOR LÁCTEO

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha vuelto a mostrar el apoyo del Gobierno al vacuno de leche, un sector «particularmente vulnerable», por lo que ha apelado al cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria para lograr «precios dignos» para los productores.

Además, este miércoles, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, se ha reunido por videoconferencia con sus homólogos de las comunidades autónomas para abordar los criterios para la distribución de las ayudas directas de 193 millones de euros aprobadas por el Gobierno para el sector agrícola y ganadero por el incremento de los costes de producción como consecuencia de la guerra en Ucrania.

«Actualmente, yo tengo la impresión de que está habiendo una hecatombe de la caída de las explotaciones ganaderas, es decir, de cierres. Es probable que la desaparición que está habiendo en este momento de ganaderías de leche, ha provocado el pánico entre la industria láctea que está captando a ganaderos grandes y ofertándoles los precios de la leche más elevados…Mucho más elevados. Una subida de 0,32 céntimos por litro de leche a 0,42 o 0,44 €», ha explicado Anabitarte.

En concreto, como aclara Anabitarte «la industria láctea preocupada, ha empezado a captar ganaderos, pero no sé si será suficiente para cubrir todos los costes, pero con la bajada de los precios de los carburantes y las ayudas del Gobierno puede que sí se estabilicen los costes. Esta guerra entre las industrias para captar ganaderos está consiguiendo la subida de los precios de la leche, lo que no conseguimos con las manifestaciones».

LA RECOGIDA DE LA LECHE HA RECUPERADO LA NORMALIDAD

El hecho es que, en muchos supermercados todavía se puede observar como los estantes destinados a la leche están vacíos cuando llega la tarde. Entonces, surge la duda sobre si realmente sigue habiendo un desabastecimiento o el motivo es que la logística y la distribución de los supermercados todavía necesitan más tiempo para reorganizarse y volver a la normalidad.

«En principio, cuando empezó la huelga de transportistas, a los ganaderos se les recogió toda la leche y no hubo que tirar nada. En Cantabria, los ganaderos, prácticamente, no han tirado un litro de leche y, en general, se ha tirado muy poco», ha afirmado Anabitarte.

Con respecto a la vuelta a la normalidad, Anabitarte explica que «hace una semana que los camiones están recogiendo la leche y, si ya funcionaban con la huelga, ahora están al día. Además, quiero agradecerle a todos los camioneros y a las asociaciones que pactaron recoger la leche a los ganaderos durante la huelga de transportistas, porque conocían la situación crítica que estaba viviendo el sector».


- Publicidad -