jueves, 8 diciembre 2022 15:13

La Barcelona anticoches ahoga al vehículo privado para favorecer al taxi

Nueva pinza a la movilidad en Barcelona. El Ayuntamiento dirigido por Ada Colau y Jaume Collboni prosigue con su plan de ahogar al vehículo privado en favor del taxi y tras el intento de eliminar a los vehículos de alquiler con conductor (VTC) de las calles de la ciudad.

En pleno inicio de la temporada vacacional más importante del año, el Consistorio ha dado luz verde a la medida para eliminar más plazas de aparcamiento y desincentivar así el uso del vehículo privado por las calles de la ciudad. Con las 191 nuevas paradas, el mínimo de aparcamientos suprimidos alcanzaría otros 400.

La medida, acordada con el sector, reduciría así las peticiones a mano alzada en las calles. Los taxistas consultados por MERCA2 consideran que este servicio continuará realizándose y que no hay plan alguno para prohibir a los taxis poder buscar clientes vacíos.

COLAU AFIANZA LAS MICROPARADAS TRAS LA ELIMINACIÓN EN TODOS LOS HOTELES

El fin que se persigue con estas ubicaciones especiales es eliminar parte del tráfico en la ciudad, a pesar de que los taxistas cuentan con carriles exclusivos para ellos. Los taxistas, por el momento, acogen de buen grado la iniciativa. «La mano alzada no va a desaparecer«, han asegurado fuentes del sector.

Taxistas de Barcelona
Taxistas de Barcelona

Estas estaciones están dotadas con entre dos a cuatro plazas y por ahora se han instalado ocho de las 191 que se pretenden alcanzar antes de fin de año. El Ayuntamiento, no obstante, había eliminado desde hace meses las paradas en determinados hoteles, especialmente todos los ubicados en la Gran Vía de Barcelona, una de las principales arterias. Ahora, suplirá estas paradas suprimidas con otras en los barrios de la ciudad.

COLAU BUSCA ELIMINAR LOS TRAYECTOS VACÍOS DEL TAXI

Según Collboni, los taxistas circulan en vacío el 48% de su tiempo. Con la medida, el Consistorio cree que se dota a Barcelona «con más puntos de parada», pese a la eliminación de cientos de ellos desde que gobierna Colau y con una ciudad abierta por las obras, donde algunas calles con paradas son intransitables.

Según el alto cargo del PSC, la medida dotará de paradas a algunos barrios de Barcelona que carecían de ellas. Sin embargo, el mapa de paradas oficiales del Instituto Metropolitano del Taxi refleja que todos los barrios están cubiertos con las 273 paradas convencionales actuales, si bien la inmensa mayoría de éstas se sitúan en las zonas con mayor afluencia de público, mientras que en otros escasean. Con la medida, la Barcelona anticoches restará lugares de aparcamiento al vehículo privado.

Collboni ha apuntado que es una «medida muy ambiciosa» y que ayudará a garantizar la accesibilidad al servicio del taxi, pese a la gran cantidad de emisoras que funcionan por teléfono. A estas ocho microparadas se añadirán otras 51 entre septiembre y octubre, mientras se habilitarán otras 140 hasta fin de año. La nuevas paradas están ubicadas en Llançà 25, Fluvià 198, Cinca 9, Gargliano 23, Alfons el Magnànim 57, rambla Guipúscoa 65 y 101, y Cardedeu 2. La ubicación de los puestos se ha pactado con el sector del taxi. El Ayuntamiento asegura que, por ejemplo, en el Eixample cada ciudadano dispondrá de una microparada a un máximo de 120 metros de distancia.

COLAU PRIORIZA AL TAXI DE BARCELONA EN PARADA

En paralelo, el Gobierno municipal pondrá en marcha la aplicación pública para integrar a todos los taxistas de la ciudad. La app Picmi Taxi entrará en funcionamiento tras el verano y permitirá pedir un taxi de forma instantánea con un sistema de geolocalización, prohibida a las VTC. De esta forma, el Ayuntamiento pretende sustituir a la mano alzada de forma virtual, mientras que los taxistas que esperan en las paradas tendrán prioridad al realizar el servicio.

Esta nueva operativa para el taxi de Barcelona se produce en pleno cambio urbanístico de Barcelona, con numerosas obras y calles cerradas al tránsito. Asimismo, la medida entrará en vigor con la gratuidad del servicio de Renfe a partir del 1 de septiembre y una sustancial rebaja del transporte público autonómico y municipal.

Sin embargo, no es el único cambio que afectará a los usuarios del taxi. La aplicación Free Now ha decidido subir los precios a los clientes a partir del próximo 16 de agosto. El ya de por sí caro servicio para solicitar un taxi ha copiado el sistema de Uber y Cabify con la inclusión de una nueva tarifa por «alta demanda». Hacer un trayecto con esta aplicación puede llegar a suponer un 50% más que parando un taxi por la calle. La única ventaja para el usuario es disponer de un vehículo al momento, pero a costa de un precio más elevado sobre las tarifas reguladas.

FREE NOW SUBE PRECIOS EN MITAD DE AGOSTO

A partir de mediados de agosto, la aplicación ha eliminado el cargo de sostenibilidad para dejar paso a «otras iniciativas» que les ayudarán a seguir mejorando. Así, introducirá el «cargo por servicio», aplicable en todos los trayectos de los taxistas acogidos a esta empresa en España, con un coste de 0,8 euros. Este montante se añade a cada trayecto completado. Este recargo servirá para cubrir los gastos asociados a la «excelencia, sostenibilidad y seguridad».

Este cargo excluye las propinas, los peajes, los impuestos y los recargos de aeropuerto

Según ha explicado la compañía, el cliente no abonará este cargo «siempre que el trayecto se pague vía app y no se haga con una cuenta de empresa, ni se seleccione la opción de pago directamente al conductor«. Es decir, se trata de una comisión que pagará el cliente directamente a Free Now por ser el intermediador entre el taxi y el particular. Estos 80 céntimos se abonarán de forma independiente de la tarifa por el servicio de taxi. «Este cargo excluye las propinas, los peajes, los impuestos y los recargos de aeropuerto», ha señalado.

Pero no es el único pago que abonarán de más los clientes. La aplicación ha incluido el «cargo por alta demanda«, que se activará cuando la demanda a través de la aplicación exceda en un 20% a la media de la semana. El valor de esta tarifa es completamente variable, hasta un máximo de 1,5 euros.


- Publicidad -