viernes, 19 agosto 2022 11:09

BBVA pone en manos del Gobierno un arma electoral de doble filo

El Gobierno se ha mantenido, por ahora, al margen de la negociación entre patronal y sindicatos para conseguir un pacto en el marco de acuerdo nacional de empleo y negoción colectiva (ANEC). Ante la ausencia de entendimiento entre la patronal CEOE y los sindicatos, BBVA ha subido la apuesta. Así, en el informe “Situación España” el servicio de estudios del banco reclama al Gobierno que intermedie para que se consiga este pacto, ya que estima que hay tremendos riesgos relativos a la inflación si no se actúa. De este modo, la petición del banco que preside Carlos Torres Vila deja la pelota en manos del Ejecutivo, que tiene ante sí un arma electoral de doble filo: si el pacto sale bien, se anota un tanto; si sale mal, le culparán, en ambos lados, el empresarial y el sindical, de no conseguir un acuerdo y lo pagará caro en las urnas. La pelota está en el tejado de Pedro Sánchez.

Preguntadas por la petición del BBVA, fuentes del Gobierno han remarcado a MERCA2 que el Ejecutivo ya ha pedido a los agentes sociales que se sienten a negociar. Insisten en que son patronal y sindicatos los encargados de llegar a un acuerdo y que el papel del Gobierno en este caso no está en la mesa de negociación

DESDE LO GUBERNAMENTAL

El Gobierno ha instado en numerosas ocasiones en público a los sindicatos y patronal a un acuerdo entre ellos que permita a empresas  y trabajares transitar este periodo de turbulencias inflacionarias. Su éxito ha sido escaso. Además,  en este punto, la patronal CEOE considera que para hablar de un pacto de rentas hay que meter en la ecuación las pensiones y los funcionarios, dos cuestiones que el Ejecutivo no quiere tocar y que dificultan que quiera sentarse a la mesa en una negociación así.

No obstante, lo que pide BBVA no es que el Gobierno participe directamente en la negociación, algo que no sería del agrado de los sindicatos, según deslizaron a MERCA2 fuentes de CC OO y UGT, sino que sea haga labor de intermediación, de facilitando, ayudando a que haya un pacto entre las partes. BBVA hace esta petición porque hay  un sesgo al alza en la inflación, según destaca el servicio de estudios del banco en su habitual informe “Situación España”.

BBVA RESEARCH

La solicitud llega después de que BBVA Research dijera que prevé que la variación en el IPC se mantenga elevada, alcanzando casi un 8% en promedio durante 2022 y un 3% en 2023. “Más preocupante aún puede ser la tendencia de la subyacente, que podría alcanzar el 5% en promedio este año y el 4% el siguiente. Distintos indicadores muestran que la variación en los precios de la mayor parte de los bienes y servicios ha continuado aumentando o se ha estabilizado en niveles elevados”.

Según el servicio de estudios del banco,  “la evolución hacia delante dependerá de varios factores en los mercados internacionales, como el impacto de la invasión de Ucrania sobre el precio de las materias primas o la continuación de problemas en las cadenas de suministro”. “Sin embargo, será determinante el efecto que pueda tener el comportamiento de los márgenes empresariales, el resultado de la negociación colectiva y el impacto de las políticas públicas. En este sentido, es necesaria la toma de decisiones que ayuden a distribuir los costes de manera equitativa y a evitar que la inflación se enquiste, lo que aumentaría el riesgo de recesión”.

ALTA INFLACIÓN

En este contexto, la probabilidad de transitar a un régimen de alta inflación, con una presencia de efectos de segunda ronda en los salarios, va en aumento. Por ello, “va ser clave que el Gobierno intermedie un pacto de rentas entre los agentes sociales para evitar entrar en una espiraal inflacionista  entre márgenes y salarios, remarcaron desde BBVA Research.

La evolución de la inflación dependerá del impacto de la invasión de Ucrania sobre el precio de las materias primas

La evolución de la inflación dependerá del impacto de la invasión de Ucrania sobre el precio de las materias primas y los problemas en las cadenas de suministro. Serán determinantes el comportamiento de los márgenes empresariales, el resultado de la negociación colectiva y el impacto de las políticas públicas.

Al respecto, el banco señala que “la caída en los márgenes en 2021 se ha revertido a partir del primer trimestre de este año y el crecimiento salarial pactado en convenio se ha acelerado, pero por debajo de la inflación y de lo que sería consistente con la variación de la productividad por trabajador”.

PREVISIONES DE BBVA

En este marco, el servicio de estudios de BBVA ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento del PIB español para 2023, desde el 3,3% al 1,8%, aunque mantiene la previsión de crecimiento para 2022 en el 4,1%. Las razones incluyen la escasez de algunas materias primas, el incremento en su precio y la reciente traslación que se ha observado de este aumento en los costes de producción hacia la inflación, así como el esperado repunte en la carga financiera de empresas y familias a medida que el Banco Central Europeo (BCE) avance en la retirada de estímulos monetarios, tal y como indica el último informe ‘Situación España’, presentado por Jorge Sicilia, director de BBVA Research y economista jefe de BBVA; Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico; y Miguel Cardoso, economista jefe para España.

ECONOMISTAS DEL BANCO

A pesar de la revisión a la baja del crecimiento esperado del PIB para 2023, los economistas de BBVA Research sostienen que por el momento la recuperación se mantiene y la inercia es positiva de cara al tercer trimestre de este año. Esperan que la desaceleración de la actividad sea acotada y de corta duración, gracias a diversos factores. En primer lugar, la riqueza acumulada durante el confinamiento podría sostener el consumo durante los próximos trimestres pese a los riesgos que rodean a la economía y ayudaría a suavizar el impacto de varios de los elementos negativos descritos previamente, o bien destinarse a la compra de vivienda.

la ejecución de los fondos Next Generation EU (NGEU) podría acelerarse

En segundo lugar, la ejecución de los fondos Next Generation EU (NGEU) podría acelerarse durante los próximos trimestres. Por último, los efectos positivos de la reforma laboral podrían ayudar a sostener la evolución del consumo, particularmente de los más jóvenes, además de favorecer la productividad. Los datos de contratación apuntan a que los cambios en la regulación están reduciendo el peso de la temporalidad, especialmente entre los menores de 25 años. La mayor seguridad en el empleo podría reducir el ahorro precautorio entre este tipo de trabajadores o incrementar su disposición a endeudarse. Además, una relación laboral más estable podría aumentar los incentivos a invertir en el capital humano de las personas contratadas.

LOS TIPOS

BBVA Research explica en su informe que el aumento en las expectativas de inflación ha tenido consecuencias en las perspectivas sobre los tipos de interés. De cumplirse sus previsiones, los tipos de política monetaria en EE.UU. y en la eurozona podrían terminar el año 325 y 125 puntos básicos -pb- por encima de sus niveles de final de 2021 (hasta alcanzar los 350 pb y 125 pb, respectivamente). En este sentido, se podría incrementar la carga financiera de hogares y empresas, y reducir los recursos disponibles para consumo e inversión. Las estimaciones de BBVA Research apuntan a un impacto negativo directo de siete y tres décimas sobre el crecimiento económico de España en 2022 y 2023 respectivamente. Además, la menor demanda europea recortará el avance de las exportaciones y, por tanto, de la actividad de la economía española (-0,8pp para el conjunto del bienio). 

En todo caso, el informe ‘Situación España’ señala que el incremento en los tipos de interés encuentra a la economía española mejor preparada que en períodos recesivos anteriores. La deuda de familias y empresas se ha reducido con intensidad en los últimos años, y actualmente está en niveles similares a los del resto de países de la eurozona. Adicionalmente, el sector privado ha acumulado activos que pueden ayudar a suavizar el impacto de una mayor carga financiera. Más vulnerable puede ser la situación del sector público, con umbrales de endeudamiento elevados.


- Publicidad -