miércoles, 17 agosto 2022 19:37

Cantabria, el otro refugio del lujo de los mexicanos que compite con Madrid

Históricamente el cliente mexicano ha tenido un protagonismo importante en la ciudad de Madrid y en Cantabria. Actualmente, para muchas inmobiliarias el comprador mexicano es el principal inversor extranjero tanto en vivienda de lujo, como en hoteles, oficinas, etc.

Aunque dentro de España el mexicano pone claramente el foco en la ciudad de Madrid, y en concreto, en los barrios de Chamberí y Salamanca; en Cantabria, es tradición desde hace muchos años que el mexicano compre. Además, también se ha experimentado un incremento de mexicanos de origen cántabro que vuelven a Cantabria con los bolsillos llenos a comprar vivienda de lujo. El motivo principal ha tenido su origen en cierta incertidumbre por parte de muchos mexicanos a como pueda funcionar la economía en México y a su propia situación económica, tanto por el escenario político como el de los bajos tipos de interés.

Mikeli pertenece a Luxury Real Estate, la asociación de agencias inmobiliarias de lujo más importante del mundo. Mikeli es la representante en Cantabria. Merca2.es ha hablado con su CEO, Antonio Avilés, quien subraya que el perfil del mexicano es un cliente que busca comprar lo mejor: en zonas nobles como por ejemplo El Sardinero y grandes espacios.

MEXICANOS EN MADRID

Madrid es el paraíso de los inversores extranjeros millonarios. El mercado residencial en España ha estado experimentando una nueva oleada de fortunas latinoamericanas, encabezada por los mexicanos. Este fenómeno ya se pudo ver hace unos años cuando las grandes fortunas venezolanas colonizaron la distinguida Milla de Oro madrileña. Desde hace unos años el comprador mexicano con alto poder adquisitivo les ha tomado el testigo en la capital.

El idioma o las costumbres compartidas, es uno de los motivos por los que el cliente mexicano considera Madrid y España un lugar muy razonable que les permite mantener sus ahorros en activos de una manera segura.

El perfil de vivienda que demandan los inversores mexicanos es viviendas de alto standing: pisos de 200 metros cuadrados que alcanzan una cifra por encima de 1,5 millones de euros. No les importa que se tengan que rehabilitar. Este tipo de inversores se ha ido haciendo con la parte más noble del barrio de Salamanca en los últimos años, dónde no quitan ojo a las posibles oportunidades que se puedan presentar.

UNA TRADICIÓN DE MUCHOS AÑOS

La compra de vivienda por parte de los mexicanos en Cantabria es una tradición que se remonta a hace más de 100 años ya que existía una línea transatlántica Santander-Veracruz. Esta línea pertenecía a la Compañía Trasatlántica Española (CTE), que fue una empresa de transporte marítimo en grandes buques transoceánicos. Esta compañía tuvo edificios de valor arquitectónico en Santander, donde se hallaba la sede de la empresa.

A lo largo de varias generaciones, encontramos a un grupo de mexicanos que emigraron de Cantabria a México y volvieron rápidamente. También están los que nunca volvieron. Y por último, los que han vuelto con el dinero acumulado en el país latinoamericano. Es este último grupo el que vuelve a Santander a comprar vivienda de lujo. Una tendencia que se ha incrementado en los últimos tiempos.

“Se nota un ligero incremento de operaciones y de interés por parte de los mexicanos. Esto ha sido huyendo un poco de la situación política de México con López Obrador, donde no han capitalizado y vuelven a capitalizar aquí”, destaca Antonio Avilés, CEO de la inmobiliaria Mikeli, cuyo nicho de mercado se centra en zonas como El Sardinero, Castelar o paseo Pereda. Y es que su motivación principal es la situación de inestabilidad política en su país y el miedo financiero de muchas familias, que prefieren tener su capital fuera de México, así cómo por el contexto de bajos tipos de interés y la previsión de recuperación en España.

“Se nota un incremento de operaciones por parte de los mexicanos. Esto ha sido huyendo un poco de la situación política con López Obrador, donde no haN capitalizado y vuelven a capitalizar aquí”

Antonio Avilés, CEO de la inmobiliaria Mikeli.

Estas zonas nobles como El Sardinero son las que interesan a este perfil de cliente. “Les gusta comprar lo mejor. Los oriundos de Cantabria vuelven y compran hoteles para convertirlos en hotel-boutique o edificios enteros de 60 habitaciones”. En estas zonas no existe obra nueva, todo es obra vieja con opción de rehabilitación. “Estos edificios suelen ser de muchos años protegidos por interés histórico. Hay que respetar la estética de la fachada, la piedra o los balcones”.

En Cantabria, el cliente mexicano con alto poder adquisitivo es un cliente potencial. “No está copado pero aunque tenemos en nuestra cartera clientes de Madrid, Nueva York o Miami, la colonia más grande es la de mexicanos. Trabajamos con mercado alto y muy alto. En cuanto tenemos un edificio grande los mexicanos se interesan por él. Trabajan con grandes operaciones”, añade Avilés.


- Publicidad -